Archivo del sitio

Semana 2: Día 13: La leche, ¿fortalece los huesos o los debilita?

El Dr. T. Colin Campbell es profesor emérito de Bioquímica nutricional de la Universidad de Cornell de los Estados Unidos de América e investigador del MIT. Escribió una impresionante cantidad de investigaciones y formó consejos de nutrición. Su trabajo lo llevó de ser un muchacho de granja a un vegano militante. Es el co-autor (junto a su hijo) de The China Study, un libro que bien podría competirle a cualquiera de Stephen King (por eso de que te entra cierto terror cuando lo lees…).

Nunca fui muy adepto a la leche, de hecho decidí evitar los lácteos por puro capricho. Con Semana 52 aprendí a incorporarlos a mi dieta, por consejo de mi nutricionista. Casi dos años después de nuestra primera cita, ella misma me prestó The China Study, la obra que me terminó de convencer de abandonar los lácteos y sus derivados para siempre, y convertirme en un vegano.

Pero siempre está el fantasma de que la leche de vaca es necesaria para fortalecer los huesos, así que el veganismo se ve como algo riesgoso, casi ilógico. Y este libro plantea justamente el cuestionarse todo. ¿Cómo sabemos que la leche de vaca nos aporta el calcio que necesitamos? Más allá del boca en boca y las publicidades de la misma industria lechera… Si nos ponemos a pensar, mucha de nuestras nociones sobre alimentación son herencia familiar o dictámenes de campañas de marketing. ¿Puede ser que los lácteos en realidad debiliten nuestros huesos? Campbell no solo dice que sí, sino que en The China Study ofrece una amplia base científica para afirmarlo. Aquí los dejo con el doctor. El texto sin abreviar y con las citas a los distintos papers pueden encontrarlo en el libro original:

¿Alguna vez tuvo un maestro en la primaria que le decía que si no tuviera huesos, solo sería una mancha amorfa en el suelo? (…) En ese mismo momento en su vida, probablemente le hayan dicho que tome leche para tener huesos y dientes fuertes. Porque ninguno de nosotros quiere ser una mancha deforme, y porque les han pagado a nuestras celebridades para anunciar los supuestos beneficios de la leche, nosotros la bebemos. La leche es para la salud ósea como las abejas a la miel.

Los estadounidenses consumen más leche de vaca y sus derivados por persona que la mayoría de las poblaciones del mundo. Así que los estadounidenses deben tener huesos increíblemente fuertes, ¿verdad? Lamentablemente, no. Un estudio reciente demostró que las mujeres estadounidenses a partir de los cincuenta años tienen una de las tasa más altas de fracturas de cadera en el mundo. Los únicos países con tasas más altas se encuentran en Europa y en el sur del Pacífico (Australia y Nueva Zelanda), donde consumen incluso más leche que en los Estados Unidos. ¿Qué está pasando?

Un exceso en la tasa de fracturas de cadera se utiliza a menudo como un indicador fiable de la osteoporosis, una enfermedad ósea que afecta especialmente a mujeres después de la menopausia. A menudo se afirma que se debe a una ingesta inadecuada de calcio. Por lo tanto, los legisladores de políticas de salud normalmente recomiendan mayor consumo de calcio. los productos lácteos son particularmente ricos en calcio, por lo cual la industria lechera apoya con entusiasmo los esfuerzos para impulsar el consumo de calcio. Esos impulsos tienen que ver con la razón por la cual le han dicho que debe tomar leche para tener huesos fuertes (…).

Algo anda mal, sin embargo, porque los países que utilizan la leche de vaca y la mayoría de sus derivados también tienen las tasas meas altas de fracturas y la peor salud ósea. Una posible explicación se encuentra en un informe que demostró una impresionante y sólida asociación entre el consumo de proteínas animales y la tasa de fractura ósea en mujeres en diferentes países. Realizado en 1992 por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale (…), se descubrió que un impresionante 70% de la tasa de fracturas era atribuible al consumo de proteína animal.

Estos investigadores explicaron que las proteínas animales, a diferencia de las proteínas vegetales, aumentan la concentración de ácido en el cuerpo. Una alta cantidad ácida implica que la sangre y los tejidos causan malestar en el cuerpo, que comienza a luchar, intentando neutralizar el ácido. Entonces, el cuerpo utiliza el calcio, que actúa como una base muy eficaz. Esta sustancia, sin embargo, debe venir de alguna parte y el cuerpo termina sacándolo de los huesos; la pérdida de calcio los debilita y los pone en mayor riesgo de fractura. (…)

Un estudio más reciente, publicado en el 2000, proviene del Departamento de Medicina en la Universidad de California, en San Francisco. Con ochenta y siete encuestas en treinta y tres países, se comparó la proporción de vegetales en el consumo de proteínas animales con la tasa de fracturas óseas. Una alta proporción de vegetales en el consumo de proteína animal demostró estar asociado de una manera impresionante con la desaparición de fracturas en los huesos. (…)

El grupo de Investigación para el estudio de Fracturas Osteoporóticas de la Universidad de California, en San Francisco, publicó otro estudio de más de 1000 mujeres de sesenta y cinco años o mayores. Al igual que el estudio en varios países, los investigadores caracterizaron la alimentación de las mujeres según las proporciones de proteínas animales y vegetales. Después de siete años de observaciones, las mujeres con la mayor proporción de consumo de proteína animal tenían 3,7 veces más fracturas óseas que las mujeres con la proporción más baja. También durante este tiempo las mujeres con una alta tasa tuvieron pérdida de masa ósea casi cuatro veces más rápido que las mujeres con la proporción más baja. (…)

Estas observaciones plantean un serio interrogante sobre la ampliamente publicitada afirmación de que los alimentos lácteos, ricos en proteínas, protegen nuestros huesos. Y sin embargo, todavía se advierte casi a diario acerca de nuestra necesidad de alimentos lácteos para proporcionar el calcio y así tener huesos fuertes. Una avalancha de comentarios advierte que la mayoría de nosotros no alcanzamos la dosis necesaria de calcio, especialmente mujeres embarazadas y en período de lactancia. Esta bonanza, sin embargo, no está justificada.

Semana 8: Día 53: Power Balance: Se acabó la mentira…

Seguramente tengamos una de estas pulseras en nuestro poder, o conozcamos a alguien que las use. Prometen balance y energía, aunque la fuente de sus habilidades mágicas es un misterio. Hicimos las pruebas, nos maravillamos con los resultados, y quizá poco nos haya importado que algunas las considerasen un fraude.

Hablamos de las pulseras Power Balance, que aparecieron en el mercado en 2009, prometiendo beneficios para la salud, y que ahora se declaró en quiebra ya que debe indemnizar con 57,4 millones de dólares a un grupo de consumidores norteamericanos que presentaron una demanda por publicidad engañosa. No se trata de una empresa que vendía un producto novedoso, ya que los fundadores de la firma, los hermanos Josh y Troy Rodarmel, terminaron por admitir que “el equilibrio, la fuerza y la flexibilidad” atribuidos al producto no tenían base científica. Admitieron, además, haber incurrido en conducta engañosa penada por las leyes y pidieron disculpas públicas.

El proceso contra la compañía se inició en enero pasado en Estados Unidos, cuando un grupo de consumidores presentaron una demanda colectiva al sentirse engañados y argumentaron que el objeto “no tenían más poder que el que se puede esperar de un simple trozo de goma”. Según los medios locales, la firma californiana en enero adquirió los derechos para poner su nombre al estadio del equipo de la NBA Sacramento Kings, pero ahora no podrán hacerlo por su supuesta quiebra.

La pulsera, una banda de silicona con un holograma de la marca, se ofrecía en Estados Unidos a 30 dólares, y en los últimos tres años se colocó la salvajada de tres millones de piezas. Prometían ser antiestrés y antifatiga, y en nuestro país tuvieron un éxito rotundo. A pesar de conocerse la noticia de la quiebra, todavía se vendían por 120 pesos.

“Hemos asegurado en nuestra publicidad que las pulseras Power Balance mejoran la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad. Admitimos que no hay pruebas científicas creíbles que apoyen nuestras afirmaciones y, por tanto, hemos incurrido en conducta engañosa en contra de la sección 52 de la Ley de Prácticas Comerciales de 1974”, informaró la empresa en los medios locales.

Hay algo con lo que los hermanos Rodarmel contaron, y es que para que algo funcione, uno debe convencerse de ello. Y lo que para la mente es cierto, se hace real. Así que, aunque acaban de admitir que no tienen idea de si funcionaba, para mucha gente tenía una funcionalidad. Y ahora que admitieron esta suerte de fraude, quedarán muy pocos a los que estas pulseras les sirvan…

Semana 0: Día -1: Las zapatillas mágicas

“Reebok pagará una multa de 25 millones de dólares para resolver los cargos presentados por la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. en los que se acusa a la firma de ropa deportiva de publicidad engañosa por su campaña de EasyTone y RunTone, en la que aseguraba que estas zapatillas fortalecían y tonificaban piernas y glúteos”. Así comienza la nota del diario ABC, y lo mismo se puede leer en otros periódicos y portales de internet. Al parecer, la conocida marca no vende lo que promociona.

Las Reetone (como se las promocionaba) habían lanzado una campaña que sigue un fastidioso axioma: vender un producto para mujeres como si el objetivo fuesen los hombres. Entonces podíamos ver cuerpos esculturales, colas duras como el mármol, y piernas que seguramente se consiguen con una buena genética más que con ejercicio. O sea, eran modelos, no atletas. Creo que cuando las vi no me di cuenta qué vendían. Requería demasiada concentración para ver más allá de esos traseros despampanantes.

Uno puede evaluar las decisiones de los centros de defensa al consumidor y escuchar las réplicas de la empresa. Pero en este tipo de situaciones, me resulta más interesante ver qué dice la gente que realmente probó este producto.

Las Reebok EasyTone prometían tonificar los glúteos y músculos de las piernas a cada paso, debido a una suela especial que focaliza el trabajo en esas zonas del cuerpo. Según un artículo del New York Times, la empresa analizó más de 15 mil horas de datos de prueba de usuarios que utilizaron este modelo y que afirmaron en sus estudios que notaron diferencias en su cuerpo. El directivo de Reebok y creador de Easytone, Bill McInnis, justificó que la clave residía en la suela, que ofrece el tipo de desequilibrio que se obtiene con las esferas que están tan de moda en el gimnasio, mientras que las zapatillas comunes están diseñadas para que todo parezca una superficie lisa. El New York Times dice que en realidad su éxito reside en el efecto placebo. Los consumidores, convencidos de que funcionan, las compran en masa y salen a caminar (lo que, de última, algo ayuda en la tonificación).

En un foro, cuando una chica consultaba si alguien las había usado, otra persona respondió:

son re comodas estas zapas…no se xq a las demas mujeres les provoca hormigueo y se les duerme el pie…yo hace una semana la compre y ando todo el dia con ellas y hago largos trayectos(me gusta mucho mas caminar q viajar en colectivo) y no se me duerme el pie, no m duele la cadera y nada de eso…lo q si m duele un poquito son los gemelos y los cuadriceps..pero no un dolor de q m muero, sino dolor como despues de haber hecho una activida fisica(creo q x tanta caminata mas q x la zapatilla)…igual eso de q m tonifique mucho no me importa xq las compre xq eran lindas(y siguen siendo ) y xq combinan por todo…

Llama la atención que habla de “hormigueo”. La respuesta no se hizo esperar:

Solo te digo que yo estaba muy contenta con ellas, me las regalé por mi cumple hace 5 meses y hoy cuando me las he ido a poner para ir a la piscina a natación me he dado cuent que una de ellas tenía totalmente desinflada las cámaras. Creo que con el poco uso que les he dado no es como para que se le vaya la cámara en 5 meses porque precisamente baratassssssss no sonnn. Me siento estafada.

Otra historia:

ME LAS COMPRE EL SABADO Y LLEVO DOS DIAS IENDO Y VIENENDO DE MI TRABAJARO APROX UNOS 3KMS EN MEDIA HORA DE IDA Y MEDIA HORA DE VUELTA….PUES CUANDO TE LAS PRUEBAS EN LA TIENDA GENIAL PERO …ME HACEN MUCHISIMO DAÑO ….ES NORMAL ? TENGO QUE IR MOVIENDO LOS DEDOS DE LOS PIES A LA VE PQ PARECE Q SE ME ESTEN DURMIENDO Y TENGO MIEDO A QUE ESO SEA MALO PARA LA CIRCULACION O YO QUE SE, LA MUJER DICE QUE AL PPIO ….PERO NO SE….Y TB HE LEIDO QUE ALGUNAS DICEN LO MISMO AL PPIO UN DOLOR INFERNALY LUEGO GENIAL …..NECESITO UNA EXPERIENCIA …GRACIAS.

En Clarín, la periodista María Arce compartió su historia personal:

Caminé, caminé, caminé y caminé. Por la calle, los fines de semana, en el gimnasio, en la cinta y zás. No puedo garantizar que me hayan tonificado o no. Sólo puedo decir que desde que las empecé a usar empezaron también los dolores en mis tobillos. Mi traumatólogo hurgó en mis conductas deportivas buscando una explicación. Rayos X, incluidos. “No puede ser que estés haciendo lo mismo de siempre y ahora te duela”, se rió. “Cambié las zapatillas”, le respondí. “¿Vos no habrás sido de las gilas que se compró las EasyTone, no?”, se rió. ¡Glup!

Reebok dijo que, para evitar una prolongada batalla legal, decidieron llegar a un acuerdo con la Comisión Federal de Comercio. “La solución no quiere decir que estemos de acuerdo con sus alegatos, no lo hacemos”. Habría que ver qué hubiese pasado si hubiesen vendido el calzado como un accesorio deportivo, y no como un tonificador de cola…

A %d blogueros les gusta esto: