Archivo del sitio

Semana 8: Día 52: Correr vs. Running

Hay temas que se debaten en los comments de este blog que son demasiado jugosos para dejarlos pasar…

Varias veces me han llamado la atención por decirle “running” a la actividad de correr, haciéndome sentir un cipayo del colonialismo. Pero yo siempre lo tomé como un sinónimo. Y resulta que aunque haya organizaciones que tengan sus concensos, no hay una única postura (de ahí la polémica).

En una esquina, la protección del lenguaje… y de la identidad. Soy argentino, escribo un blog en castellano, y vengo de un país (y un continente) con toda una historia se imposiciones extranjeras. No hace mucho se desató una campaña en Facebook para despotricar la práctica de Halloween en Argentina. Una de las consignas decía “¿Truco o treta? Mate”. Y no pude dejar de notar la ironía de recibir quejas en un “blog” (abreviatura de “web log”, imposible un término más inglés), y ni hablar de los que realizaban campañas de identidad nacional en “Facebook” (nadie dice “fasebuc”, ni tampoco “directorio de personas con fotos”).

En la otra esquina, la globalización. Las fronteras cada vez se disipan más. Hace 100 años se hundía el Titanic. La noticia llegó a Buenos Aires como viajaban las novedades entonces, en barco, y alcanzó las primeras planas varias semanas después del suceso. Nadie cuesitonaba eso entonces. Hoy sería impensado. Tenemos las noticias de todo el mundo al instante, a minutos (o segundos) de que ocurren. En esta realidad tan interconectada, nos encontramos con el paradigma de que muchos nombres (twitter, myspace, hashtag) no se traducen. Hasta las películas quedan con su título original y alguna aclaración en castellano como subtítulo.

¿Se pierde la identidad en estos casos? ¿O simplemente unificamos criterios, aún cuando hablamos lenguas diferentes?

Nunca me pareció que “running” era más cool que “correr”. Siempre me pareció que eran formas diferentes de llamar a lo mismo (de hecho, si se fijan, uso ambas palabras como etiquetas para cada uno de mis posts). Tampoco me lo planteé demasiado. Tenis, fútbol, basquet… son palabras inglesas, que podemos haber castellanizado su escritura, pero ya no decimos “pelota paleta”, “balompié” o “canasta”. Su versión original es muchísimo más difundida. Tampoco me parece que en la elección de una palabra haya que leerse tanto. Si es una cuestión de proteger el “ser nacional”, ¿está mal decir “running” pero no es cuestionable comprarse zapatillas Adidas, Nike o Salomon (no “Salomón”, sino “Sálomon”)?

Y todo este debate me hizo dar cuenta de que, en lo personal, pienso en la disciplina de correr como “running” (calculo que acostumbrado a que en mi infancia a entrenar por la calle se le decía “jogging”). En el acalorado debate que se dio en los comments del post de ayer (el uso de la palabra en inglés es intencional), alguien dijo que lo que hacíamos era “atletismo” (para mí, “correr” es una acción, es como llamar al fútbol “patear una pelota”). Pero este término abarca muchas cosas que nosotros no hacemos (como salto en alto y largo, lanzamiento de bala, etc).

Supongo que cada uno tiene su criterio, y lo mejor de todo es que todos nos entendemos cuando hablamos de nuestra pasión. Ya sea que digamos correr o running, todos sabemos a qué nos referimos. A poner un pie delante del otro, darlo todo, y seguir progresando. La transpiración es un idioma universal.

A %d blogueros les gusta esto: