Archivo del sitio

Semana 5: Día 30: Somos exitistas

¡Desearía tener el físico de Alejandra García!

 

Finalizan hoy los Juegos Panamericanos 2011, celebrados en Guadalajara. Es la edición XVI, y 5996 atletas de 42 países se enfrentan en 361 eventos de 36 deportes. Los medios se encargan de transmitir los ganadores argentinos de medallas de oro, y se lamentan por las de plata conseguidas. ¿Es la gloria o la deshonra? Pareciera que no hay término medio.

Si nos remitimos a las anteriores ediciones, o a los Juegos Olímpicos, pasa lo mismo. O en el torneo Clausura o el Apertura. Solo importa ganar para la prensa. Podríamos abrir un paréntesis y preguntarnos si este exitismo es culpa de los medios, o si ellos únicamente se encargan de transmitir lo que a la gente le interesa. Supongo que es un poco y un poco.

Nunca voy a correr para ganar, aunque siempre quiera mejorar mis tiempos. Se juegan otras cosas en una carrera, a nivel personal. Probablemente solo le interese a mis amigos y familiares si bajé 45 minutos mi desempeño del año anterior, pero el pobre tipo que es un profesional y se desloma años entrenando, le hacemos sentir que una medalla de bronce es un fracaso. Nadie quiere salir segundo, de hecho, durante un mundial de fútbol, se hizo una encuesta y la mayoría prefería salir tercero.

A veces me siento un bicho raro. No creo ser el único al que no le interese el torneo apertura (por eso me va mal en el Gran DT), pero creo que el esfuerzo y la determinación es un triunfo en sí mismo. Lamentablemente, en muchas disciplinas nos obligan a demostrar que somos “mejores” que otros. Ojo, me emociona el mundial y todavía me acuerdo de 1986, cuando Argentina, de la mano del Diego, fue campeón del mundo. Sin embargo, no rompo en llanto si quedamos afuera. Creo que hay cosas más valiosas por las que angustiarse.

Me imagino que habrá gente que se preocupe por ser primeros, un poco presionado por la sociedad exitista en la que vivimos. A veces, un chiste de los Simpson, esconde mucha sabiduría. Homero le recomienda a Bart que no se esfuerce, porque “no importa qué tan bueno seas en algo, siempre habrá un millón de personas mejores que tú”. Lejos del consejo demotivador que le da este padre a su hijo, pensaría que justamente esto tiene que sacarnos presión. El deporte es auto-superación, y ahí se esconde el verdadero éxito.

A %d blogueros les gusta esto: