Archivo del sitio

Semana 40: Día 279: Comer en Río de Janeiro

image

Estoy en Río de Janeiro, uno de los destinos que jamás hubiese imaginado visitar si no hubiese sido por el running. Por supuesto que avisé en la aerolínea que era vegano y obviamente no me dieron bola. Rl desayuno era el mismo para todos: un sándwich de jamón y queso y una embajada de frutas. Logré conseguir más de una intercambiando con mis compañeros y así sobrevivir. En la ciudad de Río de Janeiro existe una gran oferta de restaurantes pero son todos con carne y muy aceitosos. Después de caminar y caminar encontré un bufetque tenía arroz y papas, ideal para un vegano que quiere correr una maratón. La alegría máxima fue llegar al supermercado y encontrar leche de soja. El resto de las cosas que como son adaptables o reemplazables, pero eso no. El cambio no nos favorece mi ahí, pero por suerte estoy pagando todo con débito, y como es lógico, rinde más cocinar en el departamento que salir afuera. Estoy cuidándome de las fibras, pero como no dormí anoche tengo las horas cruzadas y mucho sueño. Por eso creo que voy a optar por dormir temprano y mañana visitar al Cristo Redentor…

Semana 37: Día 253: Alimentarse bien es parte del entrenamiento

Siempre escucho lo mismo: “Tengo que comer menos”. La desesperación de bajar de peso nos lleva a decir semejante burrada. ¡No! No hay que reducir la cantidad de alimento, sino que hay que nutrirse con más inteligencia. Ninguna dieta sana se basa en pasar hambre o estar sub alimentado.

Me llegaron estos tips, que recomiendan compartir, y me caen en este momento justo, cuando escuché en el mismo día a dos deportistas llegar a esta conclusión errónea (menos comida = mejores resultados):

Alimentarse bien es parte del entrenamiento:
· Alimentarse bien, no es comer mucho.
· Alimentarse bien es comer lo justo.
· Alimentarse con variedad de comidas.
· Comer solamente pastas no sirve.
· Comer muchos vegetales.
· Comer mucha fruta.
· Come mucha miel.
· Evita comer frituras.
· Evita comer picantes.
· Evita comer mayonesa.
· No comas demasiada carne roja (tampoco la quites de tu dieta!) y saquele la grasa.
· Beber mucho líquido todos los días. No menos de un litro y medio.
· Bebidas isotónicas y barras energéticas son buenas antes de los entrenamientos de fondo largo.
· Para agregar a tu dieta complejos vitamínicos y minerales, no dejes de consultar a gente calificada.
· No te automediques.
· No utilices ninguna droga o elemento que mejore su rendimiento hoy, lo pagara mañana.
· Trata de buscar un peso razonable para su estructura ósea, puede que no necesites adelgazar.

Semana 17: Día 113: La comida de un deportista

Todos sabemos que para poder hacer deporte, hay que alimentarse inteligentemente. Esto no solo significa que hay que comer sano, sino que debemos incorporar los nutrientes necesarios para nuestra actividad.

Hacer dieta no necesariamente es bajar de peso. Es tomar conciencia de lo que el cuerpo necesita. Muchos cometen el error de bajar la cantidad de comida o directamente no comer para adelgazar. Es un error que nuestro organismo se encargará de corregir, haciendo que la balanza se dispare en cuanto volvamos a ingerir un mínimo de grasa.

Para mantener un balance hay que combinar hidratos con vegetales y proteínas. Esto nos aportará energía, vitaminas y ayudará a la reparación de tejidos y el crecimiento muscular. Una vez leí por ahí que lo ideal era que los alimentos no tengan más de un 7% de grasa. Cualquier cosa que compremos en el supermercado tiene una tabla nutricional, donde figura la porción y el nivel de lípidos o grasas totales. El porcentaje se calcula sobre una porción de 100 gramos. Si dice que tiene  7 gramos de grasa cada 25, es como que diga que tiene 28%.

No siempre es fácil combinar todos los elementos de una comida completa, pero tampoco es tan complicado. Una opción para mí es la pizza. Sí, una buena pizza. La masa es hidrato puro, y podemos usar queso light para tener un control de las grasas (aunque difícilmente podamos conseguir uno que esté por debajo del 13%). A eso le agregamos unos buenos vegetales por encima y, con mesura, es un plato ideal para un deportista.

El pan, que ha tenido siempre mucha mala fama, también es una buena alternativa para incorporar hidratos, ya que tiene entre 0 y 5% de grasa. En mi dieta es habitual hacerme un sándwich de milanesa de soja con alguna ensalada. Por supuesto que me es imposible sugerir la ingesta animal porque soy vegeratiano, pero una alternativa para la ingesta de proteínas, además del queso y el huevo, son ciertas legumbres. Quien quiera y no sienta culpa al hacerlo, podrá optar por la carne.

Variantes hay muchas, y quien tenga dudas siempre puede consultar con un nutricionista, pero lo que es imprescindible para cualquier deportista es comer. Es un verso que hay que dejar de hacerlo para bajar de peso. No solo necesitamos combustible para hacer una actividad física, sino también para el funcionamiento constante de los órganos y de nuestras capacidades cognitivas.

No deja de sorprenderme cuando hablo con algún colega atleta y me cuenta que no desayunó, o que se vino a correr habiendo almorzado hace 6 horas. “Pero me tomé unos matecitos a la tarde”, suele ser una defensa muy escuchada. Comer es tan importante como entrenar. Nuestra evolución deportiva y nuestra salud dependen de eso.

A %d blogueros les gusta esto: