Archivo del sitio

Semana 48: Día 334: Memorias de un ultramaratonista inexperto

Ayer comentaba, al pasar, sobre mi agotador paso por la Patagonia Run 2012. Estaba participando de los 100 km y fui con muy poca idea de lo que era realmente esa experiencia. No lo entendí en ese momento, pero me cambió mucho mi forma de ver los ultratrails. Después de esta carrera, en poco más de un mes, intenté correr los 100 km de la Ultra Buenos Aires en menos de 10 horas y media. No sé si fue muy pronto y me quemé, creo que ahí tampoco tenía mucha experiencia.

Pero fui con mucho optimismo, con una cámara para filmar y sacar fotos de los paisajes, y se convirtió en un registro de lo que pasaba por mi cabeza. Verlo hoy, un año y medio después, resultó muy revelador. Primero, porque menciono cosas sobre mi vida que han cambiado mucho. Pero por otro lado, hay un cambio de actitud entre el durante y el después de la carrera. Además, al estar pensando en voz alta, me prometo cosas que nunca cumpliré, como no volver a correrla. De hecho, a pesar de todas mis penurias, estoy esperando con ansias la edición 2013 para inscribirme… y volver a ir a sufrir.

Subí los videos así como los filmé, sin editarlos (porque no sé hacerlo). Pero creo que los más jugosos son los del medio.

Semana 18: Día 119: Último momento… correr cansa

Antes era lunes, miércoles y sábado. Esos días eran los de running, calzarse las zapas, ir a patear la calle, volver a casa y meter la ropa a lavar. Ahora parece que no es muy complicado, pero me tomó varios años alcanzar esta rutina.

Ahora, de cara a la Espartatlón, estamos sumando kilometraje. Esta semana fue lunes, martes, miércoles y jueves, y mañana tempranito es el quinto día en la semana. Tampoco fueron distancias cortas, hice entre 12 y 14 km por día. Y supongo que tengo que incorporar la siesta o dormir más, porque estoy sintiendo el cansancio. Quizá sea paranoia mía (ojalá), pero en esta instancia no siento que esté rindiendo al 100%. En el último entreno metí un fondo de 8 km, seguido de elongación, y cuando tenía que hacer pasadas de 2 km, me sentí sin energía. Finalmente hice todo lo que tenía que hacer, la determinación pudo más. Pero ahí se había instalado la idea en el fondo de mi cabeza, de que no iba a poder y que ya quería que todo se terminase. Posiblemente el calor del mediodía no haya ayudado.

Ya que mencioné la Espartatlón, hace unos días les envié un mail suplicando poder inscribirme, aunque no vaya a cumplir con los requisitos. Hoy, finalmente, respondieron:

Querido Martin,

Muchas gracias por tu interés en Espartatlón.
Puedes encontrar toda la información necesaria en nuestro sitio y si calificas, como mencionabas, con los resultados de la carrera de 100 km en menos de 10:30 hs, por favor apresúrate a inscribirte ya que a esta altura tenemos más de 200 inscriptos.
Saludos,

P. Tsiakiris

¿Me parece a mí o no me entendieron? Posiblemente haya una barrera idiomática: un argentino escribiéndole a un griego en inglés. Entramos a un bar y personificamos un chiste. Desmoraliza un poco estar haciendo todo este esfuerzo extra y que no me entiendan. Se me ocurre correr por mi cuenta 100 km, por Buenos Aires, y que alguien me tome el tiempo para avalarlo. No sé si sirve, pero se me acaban las opciones…

“Por favor, si estás ahí en el cielo, ayúdame, Superman…” (Homero)

A %d blogueros les gusta esto: