Archivo de la categoría: Star Wars Run

Semana 32: Día 219: Los 6 km de la Star Wars Run

La Carrera: Con motivo del 4 de Mayo, día de Star Wars, algún genio del marketing se le ocurrió sumar este onomástico que cada vez se está imponiendo más con otra actividad que está logrando más adeptos, como es el running. Así fue que nació la Star Wars Run, que se corrió en varias ciudades del mundo a la vez. Al menos en la de Buenos Aires, la cita era a las 23 hs, como para estirarse un poquito y estar a las 00 hs para celebrar un día bien jedi.

Tengo entendido que la organización no corría por cuenta exclusivamente del Club de Corredores. Probablemente ellos aportaron su aparato de difusión, inscripciones y cronometraje. El resto (animación, por ejemplo), corría por cuenta de Unlimited S.A., que han estado involucrados en otros eventos similares, como la Enegrizer Night Race. Esta también era una carrera nocturna, aunque al momento de inscribirse o retirar el kit a mí no me aclararon si había que llevar iluminación propia o no. Evidentemente lo mismo le pasó a muchísima gente porque muy pocos tenían luz frontal.

Lo que me fastidió un poco de la acreditación es que cuando pagué tuve que llenar una ficha de deslinde, con mi DNI, firma y aclaración, a la vez que me preguntaron mi talle de remera. Incluso me la pude probar para medirlo. Pedí XS, pero cuando fui dos días después a retirar el kit, no quedaban talles, y me volvieron a pedir que firme el deslinde. Me pareció algo poco importante, pero a la vez desprolijo.

La remera tenía la cara de Yoda dibujada con palabras fluo. Este personaje no es mi favorito, digamos que me parece el peor detrás de los Ewoks y los Yawas (eso da a entender que no me gustan los petisos de esta franquicia, pero en mi defensa digo que lo banco mucho a R2D2).

El día de la largada, sábado, lloviznó muy poco. Esto pareció amenazar el evento, que de todos modos no se suspendía, pero no pasó a mayores.

Yo no tenía intenciones de participar, pero cuando me enteré de que la quería hacer mi amigo Seba, a quien ayudé en sus primeros kilómetros dentro del running, no pude no estar. La distancia, 6 km, no me interesaba, tampoco la modalidad nocturna en la Villa Hípica de San Isidro, pero quería decir presente en la primera carrera de su vida. La amistad me pudo más que el frikismo.

Así que ahí estábamos, por suerte Seba es conocido así que tuvimos acceso al VIP, cosa que yo nunca había vivido en una carrera. Había muchísima comida de mucha categoría, que no era vegana, y no la recomendaría antes de correr. Afortunadamente también había un stand de frutas al que ataqué vorazmente. En el VIP vi a Eugenia Tobal, que no corría, y les confirmo que en persona es hermosa.

La cantidad de gente era impresionante. No sé calcular, así que mi pronóstico podría ser una burrada, pero éramos muchísimos. Había por supuesto gente disfrazada y corredores con sables de luz (de juguete), máscaras y algún demente con casco. La multitudinaria largada, con música de la película (que un poco te ponía la piel de gallina), fue bastante puntual. Lamentablemente el recorrido era en pasto que deberían haber cortado, sobre un terreno irregular, así que las piernas se cansaban más rápido. Yo no puedo decir que a mí me resultara particularmente agotador, pero vi a muchísima gente caminar a partir de los 500 metros. Igual creo que para todos llegar a la pista de tierra fue un alivio.

Recién cuando estábamos inmersos en la competencia, codo a codo con Seba, me di cuenta que los kilómetros estaban marcados con números romanos por los episodios. Podríamos decir que pasábamos de la Amenaza Fantasma al Ataque de los Clones, para después pasar por La Venganza de los Sith, Una Nueva Esperanza, El Imperio Contraataca y terminar en El Regreso del Jedi.

En cada uno de esos puntos habían prometido “sorpresas”, pero era gente caracterizada. Me sorprendió la cantidad de gente que hizo el recorrido caminando, y los otros tantos que se paraban en cada kilómetro a sacarse fotos con los Stormtroopers, los Jedi o los Sith. Con Seba estábamos mentalizados en disfrutar pero también en correr. Su marca máxima eran 4 km, y queríamos hacer el recorrido completo sin frenar ni caminar.

La carrera formaba una suerte de espiral, y siendo la pista tan ancha, había mucho espacio para correr. El tema fueron ciertos sectores donde había que doblar en un ángulo agudo, que eran más angostos y se formaban algunos embudos molestos.

No nos hizo falta iluminación, aunque me costaba mucho ver el cronómetro del reloj. Igual la luz de la calle llegaba, la noche no estaba tan oscura y complementado con algunas luces de otros participantes, se veía el piso con facilidad.

Había un puesto de hidratación, donde daban agua sin sodio, pero por la distancia no creo que fuese significativo. No hubo comida ni Gatorade en el recorrido, solo en la meta. Seba se bancó todo el recorrido en forma titánica, y fue muy emocionante cruzar la línea de llegada con él. La medalla, huelga decirlo, era hermosa, quizá la más linda que alguna vez tuve.

Como había un escenario muy luminoso, con un animador que me dicen era de Disney Channel, los corredores se iban agolpando después de dejar el chip. Me parece que estábamos DEMASIADO cerca de la meta. Nosotros fuimos mitad de tabla y todavía faltaban llegar corredores. Creo que no estuvo bien calculado, la convocatoria fue muy grande y el espacio les quedó chico. Mi impresión es que esta carrera necesita hacerse en otro lugar, organizada de otro modo, para poder disfrutarse más. Y el evento de cierre, con cuenta regresiva para las 12 de la noche, prometía mucho (parecía que iba a salir Mark Hammil o Harrison Ford), pero terminó saliendo un muchacho con una bata jedi haciendo un baile con luces. Me pareció muy pobre.

Y cierro con esto. ¿Alguien es fanático de Yoda? ¿No saben que los fans de Star Wars hinchamos por los malos? Queremos una remera de Bobba Fett, Darth Vader o un Stormtrooper. Queremos que ganen los buenos, pero en el pecho preferimos vestir a los personajes con onda…

Lo bueno: Este es un evento colorido, con el plus de una franquicia espectacular como es la de la Guerra de las Galaxias. La medalla, sin ninguna duda, pone la vara muy alta para este tipo de carreras. El peso de esta carrera es el show y no el desafío deportivo en sí.

Lo malo: La organización tuvo muchas fallas. Organizar un evento de esta magnitud no es fácil, y si lo tuviese que hacer yo seguramente cometería muchos más errores (y peores). No quiero pecar de subestimación. Pero si tanto el Club de Corredores como Unlimited han hecho carreras en el pasado, cuesta creer que fallen en cuestiones como la acreditación. No fui a los baños, pero leí comentarios de que estaban mal iluminados (si son químicos, obviamente no tienen electricidad adentro).

El veredicto: Star Wars Run es un evento ideal para fanáticos de la saga, incluso aquellos que no estén acostumbrados a correr. La distancia es accesible, aunque sea caminando. También se la recomendaría a quien esté iniciándose en el mundo del running, incluso si mantienen el terreno con ese pasto y ese terreno irregular. Los 6 km no son una distancia para subestimar, y es una excelente meta para empezar. Todavía hay muchas cosas para mejorar, y es claro que tienen capacidad para hacerlo.

Puntaje:
Organización: 5/10
Kit de corredor: 7/10
Terreno: 6/10
Hidratación: 8/10
Nivel de dificultad: Para todo tipo de corredor, especialmente iniciales

Puntaje final: 6,50

Semana 32: Día 218: Rumbo a la Carrera de Star Wars

Sí, soy un poco fan de Star Wars. No demasiado, porque nunca me alejé de las películas. Recuerdo de chiquito ir a ver Episodio VI (El Regreso del Jedi), y ver la cabeza gigante de Darth Vader en pantalla grande. Vi la nueva trilogía en el cine, me compré tres remeras de Star Wars cuando viajé a Europa (cada una en un viaje distinto, no sé por qué nunca las adquirí acá), tengo el poster de Episodio VI enmarcado, listo para caerme en la cabeza mientras duermo, me conseguí las tres parodias que hicieron en Padre de Familia en DVD (original, por supuesto), y mi hermano mayor cometió el error de regalarme su colección de muñecos originales (de 1977, año en el que nací).

No soy nada comparado con otros fanáticos que han visto todas las series televisivas, han leído los cómics y las novelas, jugado a los juegos… me parece una franquicia muy copada, con mucha onda, y me entusiasma la nueva trilogía que va a encarar Disney.

Pero jamás me había interesado en correr la carrera de Star Wars que se hace dentro de pocas horas. ¿Por qué? Bueno, son seis kilómetros, y no es una distancia que me represente un desafío. No quiero sonar soberbio, pero como me acostumbré a fondos largos, me parece que no amerita el esfuerzo ni el dinero. Entiendo la necesidad comercial de hacer un recorrido muy accesible a una enorme porción de público (de hecho sé que agotaron el cupo), así que hasta ahí había llegado mi amor por la Guerra de las Galaxias.

Peeeeeero… mi amigo Seba, a quien ayudé a empezar a entrenar en el verano pasado, la quería correr. Nunca hizo esa distancia, y me pareció que lo tenía que acompañar. Como un padre que ve a su hijo dar sus primeros pasos, yo lo vi correr por primera vez y sorprenderse de que en nuestro primer entrenamiento había hecho más de un kilómetro. Así que fui y me inscribí. Intentaré analizar esta carrera desde una perspectiva objetiva y sin prejuicios. Es una fiesta para los corredores que no están acostumbrados a distancias largas, y para fanáticos de la saga que quieren participar de algo así, sin medir las consecuencias (me imagino a algún Chewbacca muriéndose de calor).

Entonces hacia allí voy, dispuesto a sumarme codo a codo con un amigo que quiere celebrar el 4 de Mayo, día de Star Wars.

¿Por qué esa fecha? Porque “May the 4th”, como se pronuncia esa fecha en inglés, suena parecido a “May the force”, inicio de la famosa frase “Que la fuerza esté contigo”. Vamos a ver qué nos espera…

A %d blogueros les gusta esto: