Archivo de la categoría: Guaymallén

Semana 32: Día 221: El Chino Maidana no se hizo a alfajores

Hubo una época en mi vida, pre-Semana 52, donde era completamente adicto a los alfajores, puntualmente al Mini Torta Águila. También el Cachafaz era un excelente reemplazo cuando no encontraba el otro. En mi trampa mental era una recompensa que me daba por haber obtenido un logro, o era lo que me levantaba si tenía un mal día. Como la vida se compone de momentos buenos y momentos malos alternadamente, terminaba comiendo un alfajor diariamente.

Me costó mucho dejar de asociar el sabor rico con la alimentación. Hoy podría parecerle un bicho raro a cualquiera que crea que abandoné las golosinas por propia voluntad, al punto de que no las extraño ni me tientan. Me cuesta recordar aquellos días de grasas saturadas y azúcares, pero las viví. Fue también una época donde tenía sobrepeso, estaba disconforme con mi físico y eso me deprimía constantemente (me levantaba el ánimo, brevemente, con golosinas, y el ciclo volvía a empezar).

Los alfajores no eran lo único “no sano” que comía, y no puedo endilgarles a ellos todos mis traumas. Pero eran parte de un mal hábito. Cuando empecé con Semana 52 aprendí casi inmediatamente a leer las etiquetas de los alimentos, a dejar de lado lo que tenía alto contenido de grasa, y cuando mi físico alcanzó un punto de equilibrio, ya había aprendido a apreciar los verdaderos alimentos y no el placer efímero de la comida chatarra.

Ayer viajaba en el tren y vi a un muchacho comiéndose un alfajor Guaymallén. Pensé inmediatamente en el Chino Maidana, y cómo que un referente del deporte nacional esté auspiciado por esta marca y se haya comido un alfajor en cámara termina impactando en la gente. Quizá la asociación no sea consciente ni directa, pero si un campeón, con un físico espectacular, se come en todas sus peleas una golosina… seguramente si yo hago lo mismo, obtendría sus músculos y su fuerza… ¿no?

Difícil. Guaymallén auspicia a Maidana desde hace 5 años. Antes de la pelea con Mayweather tenía el 8% del mercado argentino. Hoy seguramente haya disparado sus ventas, al punto de que la empresa hizo declaraciones de que están interesados en expandirse a otros países.

Analicemos lo que se comió el Chino y el muchacho del tren.

Un alfajor Guaymallén tiene 38 gramos. Aporta:

Energía 678 kj
162 kcal
Carbohidrato 24 g
Proteína 2 g
Grasa 6 g
  Grasa Saturada 2,5 g
  Grasa Trans 1,2 g
Fibra 0,5 g
Sodio 90 mg

Desglose de Calorías: 34% grasa, 61% carbohidratos, 5% proteínas.

Mi fórmula para medir si un alimento es sano o no es que tenga menos del 5% de grasas. Para calcular ese valor, hay que llevar la porción a 100 gramos. O sea, si en 38 gramos hay 6 de grasa, quiere decir que hay 15,8% de grasas en un alfajor Guaymallén. Bastante lejos de mi parámetro saludable, y el de cualquier nutricionista.

Los alfajores poseen grasas trans, que provocan un incremento en sangre del colesterol LDL (el llamado “colesterol malo”), que al estar en exceso tiende a adherirse a las paredes de arterias y venas entorpeciendo la circulación. Esto ocasiona a su vez una disminución del colesterol HDL (conocido como “colesterol bueno”), lo que lleva al organismo a perder progresivamente su capacidad para regular, eliminar y reciclar el colesterol.

Cualquiera podría decir que un alfajor de vez en cuando no hace mal, pero difícilmente te acerque a un objetivo de un físico como el de Maidana. Comparémoslo con una fruta, por ejemplo una banana (100 gramos):

Energía 372 kj
89 kcal
Carbohidrato 22,84 g
Azúcar 12,23 g
Proteína 1,09 g
Grasa 0,33 g
  Grasa Saturada 0,112 g
  Grasa Poliinsaturada 0,073 g
  Grasa Monoinsaturada 0,032 g
Colesterol 0 mg
Fibra 2,6 g
Sodio 1 mg

Desglose de Calorías: 3% grasa, 93% carbohidratos, 4% proteínas.

Sin dudas, para un atleta de cualquier disciplina, una fruta va a ser preferible que un alfajor. Lamentablemente las bananas no tienen la misma prensa que las golosinas. Solo se usan para insultar a futbolistas. Cuánto nos ayudaría si después de una pelea el Chino Maidana le diese un mordisco a una manzana…

El motivo por el que las grasas trans resultan tan peligrosas se debe a que provocan un incremento en sangre del colesterol LDL (el llamado “colesterol malo”), que al estar en exceso tiende a adherirse a las paredes de arterias y venas entorpeciendo la circulación. Esto ocasiona a su vez una disminución del colesterol HDL (conocido como “colesterol bueno”), lo que lleva al organismo a perder progresivamente su capacidad para regular, eliminar y reciclar el colesterol.

Leer más en http://www.eldia.com.ar/edis/20131117/Grasas-trans-veneno-oculto-muchos-alimentos-causa-estragos-salud-informaciongeneral5.htm

El motivo por el que las grasas trans resultan tan peligrosas se debe a que provocan un incremento en sangre del colesterol LDL (el llamado “colesterol malo”), que al estar en exceso tiende a adherirse a las paredes de arterias y venas entorpeciendo la circulación. Esto ocasiona a su vez una disminución del colesterol HDL (conocido como “colesterol bueno”), lo que lleva al organismo a perder progresivamente su capacidad para regular, eliminar y reciclar el colesterol.

Leer más en http://www.eldia.com.ar/edis/20131117/Grasas-trans-veneno-oculto-muchos-alimentos-causa-estragos-salud-informaciongeneral5.htm

A %d blogueros les gusta esto: