Archivo de la categoría: grupo

Semana 43: Día 298: Correr con amigos

Es inevitable que el círculo de amigos se forme alrededor de la rutina de uno. Tengo mi grupo autodenominado “Los Galanes” con quienes nos vemos muy de vez en cuando, menos de lo que nos gustaría a todos, pero en cada reunión es como si el tiempo no hubiese pasado nunca. Pero verte constantemente con otros seres humanos también forma vínculos. Es así que uno se encariña con ese pobre desgraciado que tiene la mala suerte de trabajar en la misma empresa.

Al ser autónomo y un poco ermitaño, frecuento poco a otras personas, y el skype, whatsapp, mail y Facebook no reemplaza el contacto directo. Por eso mi vínculo de amigos más fuerte en la actualidad está en mi grupo de running. No solo porque los veo más seguido, sino porque compartimos una misma pasión, que es correr.

No hace falta que nos lo tomemos con la misma seriedad. Si hago 300 abdominales y el otro 50, igual vamos a poder compartir un viaje y reírnos de las mismas cosas. Con quienes mejor me llevo también me une una sana competitividad. En las progresiones intentamos pasarnos, y yo a veces hago maldades como ponerle el cuerpo para no dejarlo pasar cuando sé que no puedo seguir acelerando. Eso es algo que solo haría con alguien a quien aprecio mucho (y que sé que no me va a responder moliéndome a palos).

Para mí fue todo un proceso. En un principio se trataba de un grupo de extraños, y de a poco fui abriéndome y permitiéndome conocer al resto. Antes hacía todas las carreras buscando superar mi marca personal, y hoy dejo esos esfuerzos para cuando valen la pena. Prefiero sumar anécdotas con amigos y hacer equipo.

En cierta medida creo que haberme puesto como objetivo la Espartatlón me ayudó a relajarme y a darme cuenta de que quiero compartir las carreras y los entrenamientos con mis amigos. Allá voy a estar solo, seguramente con un equipo de apoyo en los puestos y con la camaradería de cualquier ultra, pero si hoy termino la Adventure Race de Pinamar en 3 horas, no me cambia en nada. Sí me enriquecería estar acompañando a alguien que la corra por primera vez, aportando mi propia experiencia y dando aliento. Lo que me gustó que hicieran por mí alguna vez.

Compartir un trote con un amigo es una experiencia muy profunda. No deja de ser algo saludable para el cuerpo, pero más para el espíritu. Como todo, uno no lo nota al principio, pero los beneficios están ahí y son para toda la vida.

Semana 7: Día 47: Cumpleaños LionX

image
¿Qué son los LionX? Son un grupo de entrenamiento creado por Germán De Gregori en 1995. Es donde empecé a entrenar en manada hace poco más de cinco años, una experiencia que, sin exagerar, me cambió la vida. Y hoy mismo, los LionX cumplen 18 años.
Con el tiempo nos convertimos en running team de Puma y empezamos a entrenar todos con la misma remera. Para mí fue una reivindicación de uno de los pirineos grupos de corredores (no me animo a decir “de Buenos Aires” por si exagero, pero fue el primero en establecerse en los lagos de Palermo, algo que hoy es un lugar común).
Hoy festejamos este aniversario LionX entrenando y después con una cena donde todos olvidarán que se están cuidando con las comida. Pero además va a ser una reunión entre amigos, que nunca van a querer que esto se termine.
A fin de año, puntualmente el 14 de diciembre, vamos a cerrar 2013 en la Demolition Race de Pinamar. Serán 8 kilómetros de barro, obstáculos y trabajo en equipo. Lo que nos depare el futuro… nadie lo sabe. Portero

Semana 6: Día 40: Entrenar en grupo

puma_runners
Ya lo he dicho en el pasado: creo que uno puede progresar mucho más rápido entrenando en un grupo.
Primero y principal, el running es una actividad bastante solitaria. A diferencia de otros deportes como el fútbol, dependen de una sola persona (uno mismo). Además, a medida que uno se aventura en fondos largos, es difícil encontrar una persona que vaya exactamente al mismo ritmo, a menos que alguno de los dos ajuste su velocidad al otro. Yo tengo la suerte de haber encontrado a Marcelo, un hallazgo que cayó un día a los Puma Runners del cielo, y tenía una zancada similar a la mía. Inmediatamente empezamos a entrenar a la par, pero rara vez compartimos una carrera, porque eventualmente nos separamos.
Puede sonar contradictorio esto de que el running es una actividad algo solitaria, porque en un grupo se juntan varios solitarios y terminan congeniando. No importa de dónde venimos, cuál es nuestra formación nuestras creencias, nuestro oficio; todos tenemos una cosa en común, que es que nos gusta correr. Y eso nos da una sensación de pertenencia. Yo no sé cómo son otros grupos. Algo he visto en carreras, y creo que hay dos tipos: los que se limitan a entrenar y los que comparten esto como una actividad social. Los Puma Runners vienen a ser lo segundo.
Muchas veces me han sugerido cambiar de grupo, y nunca me lo pude plantear del todo. ¿Para qué? Quizá podría encontrar el lugar donde entrenen a fondistas veganos que sean finishers de la Espartatlón, pero no sacrificaría mi espacio, donde asisto tres veces por semana y whatsappeo diariamente. El running team termina formando una familia, que a veces es disfuncional, pero que acompaña e incentiva.
Lo social termina jugando a favor. Es una excusa más para que la pereza o el desánimo no nos venza. Por eso defiendo a muerte entrenar en grupo y encontrar el lugar donde dejar atrás las preocupaciones laborales.

A %d blogueros les gusta esto: