Archivo de la categoría: fitness

Semana 40: Día 278: De gordo a delgado… ¡en segundos!

Cuando uno ve esas fotos del “antes y después”, en donde los cambios físicos parecen imposibles… generalmente lo son. Trucos de iluminación, usar dos modelos distintos, hinchar la panza y después meterla para adentro, son artimañas que ni siquiera precisan del Photoshop.

El sentido común ya debería decirnos que para preparar las fotos de un aviso no se esperan meses para ver los cambios… ni siquiera las semanas que prometen los productos “fantásticos”. La ansiedad en la que estamos inmersos nos hace volcarnos a estas falsas esperanzas de que con 5 minutos diarios, en poco tiempo vamos a tener un físico privilegiado. Rara vez se vende un estilo de vida, porque lo que la gente quiere comprar son soluciones instantáneas. ¿Bajar el consumo de grasas y azúcares de por vida? ¿Entrenar una hora, tres veces por semana? ¿Para qué, si con el Ab-Destroyer 3000 solo tengo que enchufarme los electrodos y sentarme a mirar la tele?

Hay varias páginas que explican los trucos más comunes (en inglés), como son este ejemplo y este (aunque no sepan el idioma, las fotos son más que elocuentes). Yo decidí hacer mi propio experimento. Después de probar un par de tomas, elegí dos en las que se podía ver el “cambio”. La diferencia entre una y otra es de segundos… ¡solo tuve que sacar panza en una y trabar en la otra!

No soy un ejemplo del fitness (todavía), pero podría cobrar algunas monedas por revelar el secreto para pasar de panzón a delgado… claro que acabo de decirlo, y gratis…

Semana 13: Día 90: Balance de fin de año: MUSCULACIÓN

BaK2gmMCcAEe_xp.jpg_large
Como comentaba ayer, decidí separar los entrenamientos y hoy le toca el turno a la musculación. Es la actividad que un corredor tranquilamente podría dejar de lado, pero si lo hiciese estaría cometiendo un acto de enorme subestimación.
Correr es una actividad muy beneficiosa y muy completa, pero podría ser mejor si la complementamos con algo que fortalezca los músculos. Por supuesto que vengo buscando el equilibrio desde que empecé con Semana 52. Y quizá este 2013 sea el año en que mejores resultados obtuve. ¿Cuál fue el secreto? Más horas en el gimnasio. El período de 3 meses en donde iba prácticamente de lunes a viernes me mejoró bastante el tren superior. Casi no hice piernas (me reservé eso para cuando corriese), pero varios en el grupo notaron mi desarrollo de bíceps. En mi cita con la nutricionista, en donde hicimos la medición antropométrica, me dio que estuve en mi mejor momento desde que empezamos, en 2010. Es el gran desafío, porque los corredores de fondo quemamos músculo…
Pero mi membresía del gimnasio era por 90 días, y se acabó a fines de octubre. Como dos semanas después me iba a Europa, no quería renovarlo, pero sí quería seguir entrenando musculación. ¿Qué hacer?
Bueno, por suerte una de las cosas que empecé a trabajar son las dominadas, o sea colgarme de una barra. Tengo una que atraviesa la puerta de mi baño (no a una altura donde podría golpearme) y de vez en cuando pruebo a ver cuántas repeticiones soy capaz de hacer. Como siempre, se empieza por una (o media, en mi caso). Ya llegué a diez, lo cual me puso muy contento.
Afortunadamente en el parque donde entrenamos con los Puma Runners pusieron unas barras para colgarse, así que después de cada entrenamiento aeróbico intento colgarme un poco. Es el ejercicio más completo, porque trabajo la espalda, los hombros, algo de brazos, y las abdominales, siempre dependiendo del tipo de actividad que haga. Ahora es parte de mi rutina. Salgo a correr a la mañana a la Reserva, con los guantes sin dedos enganchados en el baticinturón, y cuando salgo me cuelgo un rato. Antes hacía una media hora, pero con el sol del mediodía calcinándome la pelada, hago entre 10 y 15 minutos y vengo a casa a hacer el resto. Para sentirme que sigo trabajando los músculos, subo los 4 pisos por escalera.
Además de los ejercicios con barra también incluí unos entrenamientos de piernas que saqué de Twitter, al igual que unos intensivos de abdominales que me dejan temblando. Dicen que para que el músculo crezca hay que llevarlo hasta el fallo (o sea, hasta que no pueda más), y alcanzar ese límite es lo que me ayudó en todo este tiempo. Ahora los bíceps están un poco más relegados, pero para correr me tengo que concentrar en el centro de mi cuerpo, las abdominales y las dorsales. El resto se me hace más estético que otra cosa. Obviamente que es algo que sí me interesa (ser estético), pero intento concentrarme en lo que me va a ayudar a correr. También tenía unos discos de acero sueltos, y aplicando técnicas de decoupage usé unas cintas y unos tubos de metal para improvisarme unas pesas. Si hay voluntad, cualquier cosa de la casa puede servir para entrenar.
Otra clave para haber ganado músculo estos meses fue la colación post gimnasio. El sándwich de tofu con pan integral con semillas es mi único secreto (aunque el divulgarlo hace que pierda esa categoría). Entrenar en casa me ayuda a paliar el calor, con el aire y en cueros (algo que en el gimnasio estaba prohibido). El disponer de mayor tiempo libre me ayudó mucho, e intento dedicarle casi una hora a la musculación. Tengo cita con la nutricionista el 8 de enero… y me estoy esforzando para llegar bien. Ya les contaré, el año que viene…

A %d blogueros les gusta esto: