Guía para poder estafarme

Guía para poder estafarme

Me considero una persona medianamente inteligente. Ese terminó siendo mi punto débil, ya que la confianza mata al hombre.

¿Cómo se logra una estafa en internet? Fácil, se manda el mismo mail a millones de personas, con la esperanza de que alguno se confíe de más. Pero hay un factor caótico, imposible de predecir, que es el de las casualidades. Pongo un ejemplo: Imaginemos por un instante que trabajamos en una librería. Recién volvemos de un viaje de un mes en Europa, con la idea de renunciar y comenzar un nuevo camino. Pero como no queremos dejar a nuestros socios a la deriva, recién bajados del avión vamos a atender el local.

Detrás de la caja, y con el reloj todavía en el huso horario de Madrid, es difícil saber el precio de todo. Tampoco es fácil identificar quiénes son los clientes frecuentes ni los nuevos amigos que pasan diariamente a saludar. A minutos del cierre, cuando solo queremos ir a casa, llega una persona hablando por su celular, diciendo que la grúa le acarreó el auto tras haberse alejado un momento. Corta y Pregunta por los otros chicos que suelen estar en la caja. Le contestamos que no están. Repite la historia del acarreo y pregunta si le podemos dar una mano porque se dejó la billetera adentro.

Uno, fuera del contexto de esta historia, dudaría. Pero la casualidad nos puso por primera vez en un mes detrás de un mostrador que ya no nos es familiar. Pide $400 para el acarreo, le decimos que vamos a llamar a nuestro socio (porque un poco desconfiamos), y cuando estamos contando la historia, el hombre pide hablar que le pasemos el teléfono.

Solo podemos escuchar cómo relata la misma historia del acarreo y le promete a nuestro socio devolver el dinero lo antes posible. Corta, le preguntamos con cierto fastidio si con $400 le alcanza, y dice: “Dame $500, por las dudas”. Alguno ya se habrá dado cuenta de que esta historia es real: el que estaba atrás del mostrador era yo. Todo ese contexto especial me hizo caer en el engaño. Cuando llamé a mi socio, 20 segundos después de que se fue el hombre, me dijo que no tenía ni idea de a quién le había pasado. Salí corriendo del local, pero el estafador había desaparecido.

Volviendo al presente, a mi cambio de banco por causas de mi mudanza, a mi intento por generar una clave de Visa Home desde Brasil, la casualidad volvió a jugarme una mala pasada. Mientras intentaba resolver esas cuestiones financieras apareció en mi Gmail una notificación de Visa: por operaciones sospechosas habían bloqueado mi cuenta. Para liberarla, me pedían verificar mis datos. Y entré mansamente a un link donde dejé mi número de tarjeta, vencimiento, clave de seguridad, DNI, dirección, fecha de nacimiento… todo eso que el mismo banco advierte que no hay que decirle a nadie por mail, ni por teléfono, ni nada.

Pero todo cerraba.

Me di cuenta de que había sido engañado un minuto después de enviar toda mi información, y me tomó una desesperante media hora conseguir hablar desde Brasil con alguien de Visa Argentina para que den de baja mi novísima tarjeta (la tenía desde hacía 3 días).

Es posible que algún día me pierda la oportunidad de que el Príncipe de Nigeria comparta su fortuna conmigo, o de que un empleado de un banco extranjero me dé una comisión si lo ayudo a reclamar los fondos de una cuenta sin titular, pero siempre, siempre voy a desconfiar. El tema va a ser cuando la teoría del caos haga que todo se ponga en línea y no me den tiempo de pensar. Ahí volveré a comprobar que para estafar a alguien no es cuestión de buscar al más confiado, sino tirar la mentira al voleo, millones de veces, y esperar que justo coincida con nuestra realidad.

Publicado el 3 julio, 2017 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Te despertastes justo!!
    Para mas seguridad .Algo muy piola es la notificacion por mail cada vez q se usa la tarjeta .lo haces de la pagina de visahome.

  2. Atenti, que últimamente no parecen casualidades esos mails o anuncios que llegan justo. Te oyen. Ya no solamente te leen. Te oyen cuando hablás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: