Últimas semanas de soltería

ultimas-semanas-de-solteria

Cuando empecé este blog lo hice con algo puntual en mente: no iba a volverme más joven. Eventualmente me iba a casar, tener hijos, y las responsabilidades de la vida adulta me iban a impedir entrenar y desarrollar el físico de Tobey Maguire en Spider-Man.

Eso fue a mediados de 2010. Había muchas cosas que no imaginaba en ese entonces. Por ejemplo, que no iba a tener el físico de Tobey Maguire en Spider-Man. Lo más importante, huelga decir, es que encontré que podía superar mis límites en formas que no me entraban en la cabeza, y así pasé de correr medias distancias a hacer maratones, ultra maratones, y la frutilla del postre que fue el Spartathlon en 2014.

Pero mi vida continuó, más allá de que mi presencia en el blog disminuyó bastante. Seguí creciendo, y esta actividad me llevó a conocer a Luciane en la Maratona do Rio, en Brasil. En 14 días nos casamos por civil, y 48 horas después daremos “el sí” en la iglesia.

A las expectativas de cómo sería mi vida post 30 años le tengo que sumar, ahora que estoy pisando los 40, la de un hombre casado que comparte su tiempo con una (hermosa) compañera. Por ahora todo parece indicar que voy a seguir haciendo ultramaratones. Mi prometida es tan maravillosa que aceptó hacer coincidir el final de nuestra luna de miel con los 145 km de la Patagonia Run. Mientras nos debatimos si pasaremos los próximos años en Brasil o en Argentina, también accedió a estar en Buenos Aires a mediados de Noviembre, para que pueda correr el Desafío Obelisco, el homenaje al Spartathlon donde vamos a correr desde San Nicolás hasta la Capital Federal (unos 245 km).

Lejos de querer una despedida de soltero, estoy imaginando cuál va a ser mi último fondo largo antes de mi casamiento. Es increíble lo desgastante que es planificar una boda, y cuando puedo sentarme unos minutos a escribir, estoy realmente agotado. Así que aprovecho esta noche para poner por escrito cómo sigue mi vida, y qué planeo hacer en mis últimas semanas de soltería. Probablemente el fin de semana del 11 de marzo corra 60 km. Luego, ya casado, haré lo que hace la mayoría de los hombres, que es dejar crecer mi panza en forma directamente proporcional al paso de los años (quizá no, pero es mejor abrir el paraguas).

Y en mi corazón siempre va a estar el deseo de encontrar el espacio para seguir escribiendo sobre mi vida y el running. Estoy muy feliz de haber encontrado a una persona que quiere compartir sus días conmigo y que se quiere sumar a esta locura de viajes y kilómetros. Patagonia Run va a ser la primera vez que una pareja mía vaya a esperarme en la meta, con el agregado de que también va a ser mi esposa.

En 2010, cuando empecé a escribir Semana 52, no me vi corriendo 145 km en montaña ni tampoco estando casado con una chica brasileña. Pero a veces la realidad supera a nuestra más ferviente imaginación.

Publicado el 2 marzo, 2017 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Parabéns Luciana & Martín. Abraco Juanca.

  2. Nani Mariana

    El amor potencia nuestra mente, es el motor de la vida. Que bueno que encuentres una persona que te haga feliz y a la que vos tambien puedas hacer feliz… el camino es largo… y depende de ambos. Muchas felicidades!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: