Hay que pasarla mal

hay-que-pasarla-mal

Voy a explicar mi máxima para los entrenamientos, con la que muchos van a estar en desacuerdo, pero es una forma de decir que es necesario salir de la zona de confort. Y te estoy mirando a vos, que entrenás cuestas corriendo por el asfalto y esquivás los pocitos y las irregularidades de las veredas.

Un sábado decidí salir a correr por el barrio. Se me había hecho tarde para ir hasta Parque Sarmiento, donde entrena mi grupo, así que aproveché la gran cantidad de calles en subida que hay por San Isidro. Fui con mi mochila hidratadora, más para acostumbrarme a llevarla a cuestas que porque necesitara agua. La idea era emular lo máximo posible aquello que voy a vivir en la Patagonia Run de abril.

Aquel día hacía calor, con lo cual llevar una mochila resultaba un poco molesto. Transpiraba más que lo habitual. Recordé las palabras de Dean Karnazes, que dijo, palabras más, palabras menos: “En algún momento de nuestras vidas empezamos a confundir la felicidad con la comodidad”. Algunas de mis cuestas favoritas tienen las veredas rotas, algo que al 99% le resultará indignante pero yo me veo un pasito más cerca de las imperfecciones de una montaña.

Ahí estaba, subiendo y bajando, cuando en una calle vi a un corredor en condiciones similares: entrenando cuestas con una mochila mediana, similar a la mía. Pero él iba por el asfalto. En mi vereda tenía de todo: pozos, escalones, canto rodado, bloques de cemento sueltos. En ese momento pensé en cuánta gente desearía que la montaña estuviese asfaltada.

Es probable que en la naturaleza, agotados y con sueño, deseemos que a la vuelta de aquellos árboles haya una escalera mecánica que nos lleve hasta la cima. Hasta ahora, no pasó en ninguna carrera. Quizás aquel corredor al que yo subestimé ni siquiera haya estado preparándose para una carrera de aventura, y tampoco voy a decir que correr por la calle no sume (sin embargo, entrenar por donde pasan los autos está mal). Pero cuando participamos de una competencia es casi obligatorio que todo lo que tengamos que hacer sea mucho más incómodo que nuestros entrenamientos. Entonces, ¿por qué no prepararse intentando estar lo menos cómodo posible?

Nunca dejo pasar una subida, unos escalones, pasto. En el vial costero de Vicente López hay unos sectores con arena para hacer beach volley, y me obligo a cruzarlos corriendo. Si en mi entrenamiento la paso bien, cualquier dificultad en carrera me va a pesar mucho más.

Nos asusta pasarla mal, y va en contra de nuestro instinto de supervivencia. A mí, en lo personal, me ayudó mucho correr con dolores, ampollas, calor, frío, pozos, viento, lluvia, hambre y sed. Es información que se va grabando y que me sirvió en las carreras. Y habituarme a salir de la zona de confort, entrenando en al ciudad, ha hecho que pueda disfrutar un poquito más de enfrentarme a la montaña.

Publicado el 17 febrero, 2017 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. totalmente mente de acuerdo con vos !!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: