Correr el Spartathlon en Argentina

correr-el-spartathlon-en-argentina

En el año 2014 tuve el inmenso placer de completar el Spartathlon, los 246 km que unen Atenas con Esparta. Hasta ahí todos están más o menos informados. Pero en esa edición también la completaba otro argentino llamado Leo Bugge. Él ya venía de tres intentos fallidos, así que se decidió a hacer una promesa: si completaba el Spartathlon de ese año, iba a realizar la misma distancia en su país, uniendo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con San Nicolás. Como llegó a la meta, puso en marcha su parte del trato.

A finales de noviembre de 2016, escoltado por un grupo de ultramaratonistas, realizó ese brutal fondo, dentro de las 36 horas que exige el Spartathlon original. Fue el único en hacerlo, ya que el resto acompañó solo en algunos tramos. Como no podía ser de otra manera, yo me enteré de que esto había ocurrido dos días después.

Por suerte, este homenaje al Spartathlon griego salió tan bien que Leo decidió hacerlo anual. Seguramente influyó la enorme respuesta de muchos ultramaratonistas, que fueron en masa a pedirle correr toda esa distancia si alguna vez lo volvía a hacer (me incluyo entre ellos).

Ayer se anunció la segunda edición de este desafío en el programa de radio “Locos x Correr”, que pueden escuchar justo debajo:

//radiocut.fm/audiocut/embed/mini/leo-bugge

Entonces, la idea es correr desde San Nicolás hasta el Obelisco, saliendo a las 0 horas del sábado 18 de noviembre. Por supuesto que rige el límite original de hacerlo en menos de un día y medio. Se decidió invertir el sentido que hizo Leo el año pasado para evitar tomar de noche algunos caminos complicados. De ese modo, hay unos 60 km difíciles entre Gobernador Castro y Lima que se van a hacer de día.

Aunque es un evento sin fines de lucro, lleva una logística muy grande. Por eso hay un cupo máximo y lista de espera. Actualmente hay cinco autos, lo que significa que se puede asistir a veinte corredores. Si se ofrecen voluntarios para contar con más coches, es probable que el número de participantes aumente también.

Me encantaría volver a correr en Grecia, pero requiere de una inversión que me va a resultar complicado afrontar, sobre todo ahora que tengo mis finanzas orientadas a mi inminente boda. Por eso esta prueba no competitiva me resulta perfecta, más cuando puedo correr codo a codo con colegas espartatletas y aspirantes a serlo.

Después de la Patagonia Run a principios de abril, todos mis entrenamientos se van a orientar a este desafío. Voy a intentar aplicar lo que me salió bien cuando me preparé para ir a Grecia. Y tengo un deseo que cuento por lo bajo: Ojalá algún día este desafío crezca y sirva para preclasificar para el Spartathlon original. Si la tradición se mantiene y nuevos corredores se suman… ¿por qué no podría lograrlo?

Publicado el 31 enero, 2017 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Qué buen nuevo desafío Martan!!,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: