¿Por qué no como carne?

vegetarian-athletes-1

Siempre insisto con que nada, absolutamente nada de lo que yo hago está fuera del alcance de cualquiera. Correr y comer me resulta tan natural como a cualquiera.

En la vida me he encontrado con que mucha gente se sorprende con las distancias que yo hago. De hecho, hasta algunos corredores, recién iniciados, se maravillan con eso de poder hacer más kilómetros que un maratón (después de que nos ponemos de acuerdo con que le llamamos “maratón” a una carrera de 42 km 195 metros). Pero creo que hay un consenso generalizado de que no comer carne, y en especial no consumir lácteos ni huevos, me hace un ser todavía más raro, digno de otro planeta, o de una secta de esas que lavan el cerebro de los más inocentes.

Y la pregunta siempre vuelve… “¿Por qué te hiciste vegetariano?”. Cuando aclaro que en verdad soy vegano, muchos rompen en llanto, me abrazan fuerte y me prometen que todo va a estar bien. Pero no se trató de una fase que algún día voy a superar. Fue una decisión tan natural como el día en que me di cuenta que no me gusta el reggaeton ni las películas de los Transformers.

El día en que decidí dejar de comer carne fue simplemente dar un paso lógico. Hacía tiempo me estaba cuestionando el hecho de matar insectos. Después de todo, ¿por qué una hormiga tiene menos derechos que yo para caminar por el suelo? Cierta vez, en la estación de tren de Banfield, un hombre de aspecto pulcro, jeans y zapatos, estaba esperando en silencio. A 50 centímetros suyo se posó un insecto que me resultó maravilloso. No sé qué era, pero tenía un color verde tornasolado. Podía ser un ejemplar exótico salido del Amazonas. El hombre, apenas lo vio, salió de su trance, dio un resuelto paso al costado y lo aplastó. ¿Por qué lo hizo? ¿Por supervivencia? ¿Por hábito? Esta escena ejemplifica la costumbre de matar porque sí, que un día dejé de entender.

Cuando hablé de esto con una compañera de un curso, que era vegetariana, me preguntó cómo podía no matar mosquitos pero sí comer carne de vaca. Me rendí ante mi contradicción y me prometí hacer la prueba. Me comí un choripán en Constitución para despedirme de la carne, y desde 1999 nunca tuve dudas ni tentaciones. Celebro al que se haga vegetariano y por dentro sienta una puja espantosa y extrañe un asado. Esa persona tiene mérito. Yo no. Jamás lo sentí como una obligación.

Hacerme vegano, en 2012, obedeció a leer el libro “The China Study”, en donde revelan cómo diferentes enfermedades muy comunes en el hombre tienen vinculación con comer proteína animal. El traspaso no fue difícil, porque nunca me gustaron demasiado los lácteos ni el huevo. Después descubrí la cantidad de alimentos procesados que tienen estos ingredientes, así que de a poco empecé a optar por alimentos naturales.

Esto no quiere decir que me haya cuidado siempre. Ese vegetariano que me volví en 1999 comía pésimamente mal. Pocos vegetales, mucho pan y bastante comida chatarra. En 2010 empecé este mismo blog y decidí cambiar mis hábitos para mejor. Pero de vez en cuando me doy un gusto. A veces unas galletitas, otras un helado de agua. Cosas que no alimentan, sino que simplemente son “ricas”. De a poco me fui flexibilizando, pero igual hay quienes consideran que soy un fundamentalista culinario. De algo estoy seguro y lo repetiré hasta el cansancio: No lo padezco. No extraño un buen asado, ni la pizza cuatro quesos.

Entonces, ante la pregunta de por qué soy vegetariano o vegano, suelo responder algo parecido a cuando me preguntan por qué corro, y es porque me sale naturalmente. No hay muchas más vueltas que esa, y esta elección no me debilitó físicamente.

Publicado el 9 enero, 2017 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: