Olor a plástico nuevo

olor-a-plastico-nuevo

Cuando era chico me encantaba He-Man. Es una serie animada que no resiste el paso del tiempo. Si bien tiene un diseño de personajes muy interesante, los guiones y sus diálogos son increíblemente torpes y hasta perezosos. Pero claro, hay cosas sobre las que no se puede volver, menos con la mirada de un adulto.

Sin embargo, existen sensaciones que nunca cambian. Aunque de chico me encantaba He-Man, lo que más disfrutaba era sus muñecos. Y no digo “muñequitos”, como quizá podría llamar a los Super Amigos. Estos eran enormes. Bien ensamblados. Coloridos y con muchos detalles.

De vez en cuando, porque se me caía un diente o cumplía años, me regalaban un muñeco nuevo de He-Man. El blister transparente dejaba ver la figura, algunas veces con algún accesorio, y a sus espaldas una pequeña historieta de pocas páginas que yo odiaba, porque sus historias no tenían absolutamente nada que ver con el dibujo animado.

Pero el momento de gloria era abrir ese blister… el olor a plástico nuevo es un indicio de que las cosas no solo se admiran con la vista o al tacto, sino que también se huelen… Comprar un muñeco nuevo era todo un evento, y oler el plástico hacía que esa sensación de felicidad se grabara en la memoria. Hoy vuelvo a sentir ese olor y automáticamente viajo en el tiempo. De nuevo soy un niño sosteniendo en mi mano un muñeco nuevo.

¿Y cuándo vuelvo a sentir esos olores? Mi amigo Paco maneja un Ford Ka que huele a plástico nuevo. Lo curioso es que lo tiene de hace varios años, pero por alguna extraña razón ha logrado que el olor se conserve. Cada vez que me lleva a alguna parte, me siento e inspiro profundamente. Empecé a entender la pasión de muchos adultos por sus autos, que vendrían a ser sus juguetes de grandes.

Las zapatillas también tienen ese olor a plástico nuevo, que les dura realmente muy poco. Creo que los adultos seguimos buscando esos olores que se nos graben en el fondo del cerebro. Yo lo sentí, y no necesito tener el objeto en mi mano para volver a sentir la alegría de poseerlo.

Publicado el 26 octubre, 2016 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: