Camino a una nueva maratón

camino-a-una-nueva-maraton

Mañana será una nueva edición de la Maratón de Buenos Aires, una de mis carreras favoritas en el calendario. Es, además, una ocasión muy especial en mi vida, porque desde hace unos días me siguen dos cámaras de ESPN Run, grabando todos los preparativos.

Siempre que estuve encarando una maratón, sentí que iba a ser mi peor performance. Que no entrené lo suficiente, que las zapatillas no son las adecuadas y que hay dolores que pueden llegar a empeorar y dejarme afuera de la carrera. Este año, por fortuna… no es la excepción. Como una suerte de cábala, puedo enumerar montones de situaciones penosas que me van a impedir llegar a la meta, o hacerlo arrastrándome. No es que no me tenga fe. De hecho aposté a la cámara que iba a terminar entre 3:15 y 3:30. Supongo que me gusta repasar los peores escenarios posibles porque es una forma de exorcizar mis miedos. Nunca pasa lo que me imagino, ni bueno ni malo, así que desde que me atropella un conductor desquiciado para abajo, ya fantaseé con todo lo que puede llegar a pasar.

Lo que no es mi imaginación es un dolor en la cadera que me viene molestando desde que corrí la Maratona de Rio y la Adventure Race El Palmar. Fueron carreras muy pegadas, donde me esforcé mucho, y volví con “algo” que no llega a ser dolor pero que me preocupa. Va y viene. Como parte del programa de ESPN sobre la inminente maratón, fuimos a Tigre a entrenar y obtener algunas imágenes. Me sentí en mi salsa, simplemente porque lo que mejor me sale en mi vida es correr, así que le hice muy fácil la jornada al productor. Las pasadas no eran largas, a veces de pocos metros. Repetíamos el trote para tomarlo desde otro ángulo, o buscando un fondo interesante. Y en la sumatoria de esos trotecitos cortos, la molestia de la cadera estaba ahí, recordándome que existía y que no la iba a poder ignorar toda la vida.

Es la primera vez que me inyecto un desinflamatorio como medida preventiva. No es algo que me guste hacer, y la idea nunca se asentó en mi cabeza, hasta que me encontré en el compromiso de tener una cámara enfocada en mí y una promesa de lograr un buen desempeño. A mí me sorprende recurrir a un químico para desinflamar, pero lo que al resto le está sorprendiendo más es que sea yo mismo quien se inyecte en el cuadrante superoexterno de su propia nalga (dos veces). Pero corrí un Spartathlon… ¿cómo no voy a poder darme una inyección? Había recibido la advertencia de que después iba a hacer pis de color rojo, por la vitamina B12. Es normal, pero aumenta mi incomodidad por no haber logrado un control de mi cuerpo de forma “natural”. Me hice la promesa de que después de la carrera voy a consultar a un traumatólogo, para que la molestia no pase a ser una lesión.

Ayer grabamos en la entrega de kits, que tiene mucho más contenido que el de la media maratón. Siento que vamos a tener una mejoría ahí. Decidí correr sin nada más que mis calzas, mi remera, las medias y las zapatillas. Quizá un pañuelo para la transpiración, pero nada más. Después será arreglarme con los puestos de agua y el Gatorade. Frenaré un poco cuando me den vaso para no atragantarme y seguiré mi camino. En Río no necesité comida (las pasas de uva no las podía tragar), así que tengo esperanzas de que en estos 42 km me arregle con un desayuno potente y las bebidas energizantes. Si puedo mantenerme debajo de las 3 hs y media (ideal 3:20) voy a declararme victorioso. Y si no, pensaré en mis errores e intentaré aprender.

Publicado el 8 octubre, 2016 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: