Ivana Farías, la Spartathleta

ivana-farias-spartathleta

Hace unas horas cerró el Spartathlon 2016, una de las carreras más duras del mundo, si no  la más difícil de todas. De los 370 corredores que salieron de la Acrópolis, solo el 63,25% alcanzó la meta. El resto deberá conformarse con el inmenso esfuerzo que estar en ese terreno con tanta historia, y volver a intentarlo el año que viene.

Dicen que es más difícil completar tu segundo Spartathlon que el primero, probablemente porque la confianza te juega en contra. En cualquier ultramaratón. Por eso quiero destacar la historia de Ivana Farías, la primera argentina en completar los 246 km, quien hoy se convirtió en la primera y única en terminarla dos veces, y mejorando su tiempo anterior en unos 15 minutos: 35 horas con 40 minutos. Por eso quiero rescatar esta breve entrevista que le hice hace un año, donde solo tenía un Spartathlon en su haber. ¿De qué sirve si está desactualizada? Vale la pena porque se publicó en un sitio que ya no existe más, y porque deslizaba el sueño de volver a correrla, cosa que ya sabemos que logró.

Un ultramaratonista debe tener ciertos atributos, entre ellos una voluntad de hierro y mucha determinación. Oriunda de Olavarría, Ivana Farías es un gran ejemplo de estas cualidades. Actualmente tiene el récord argentino en carreras de 24 horas, conquistó algunas de las pruebas más difíciles del mundo, y en marzo de 2015 recibió una mención especial en los Premios Olimpo al mérito deportivo.

Empecemos contándome cómo conociste el Spartathlon.
Ramiro Ferreira, mi entrenador, que es un apasionado de las ultra y le gusta leer y se conoce todas las historias, así como todos los datos inimaginables… ya participaba de dichas pruebas en 2010 cuando comencé a ir a su gimnasio. Me maravillaba escuchándolo y me parecía imposible que una persona corriera 6, 12 y 24 hs. Sin saber que 3 años después comenzaría a hacerlo yo. Fue él quien me contó la historia y antes de viajar, una amiga que es profesora de educación física me dijo “siempre hablaste del Sparta”, cosa de la que no era consciente…

Este fue tu primer intento, ¿no?
Sí.

Y cómo te preparaste sin haberla corrido? Porque una cosa es la experiencia de un entrenador o un amigo que la corrió, y otra es ir a experimentarlo.
Mi entrenador nunca la corrió… (risas)

Ah, ¡te cebó y vos la corriste antes que él!
Lo mío fue una gran locura, a un año de haber corrido mi primera ultra (Carlos Casares 50k Copa Argentina), mi quinta experiencia fue el Spartathlon. Mi primer 42k fueron en Mar del Plata y en esta edición se cumplen 2 años…

¿Y a qué atribuirías el haber llegado en tu primer intento y con una carrera tan “breve” en los ultras?
Mi entrenador creía que por el camino que venía recorriendo podía hacerla en 2015. Me inscribí sin marca y no le dije nada. Recién lo supo en mayo cuando me aceptaron. En Grecia la Legión [la delegación de atletas argentinos] me bautizó “la dama de hierro” (risas). Dicen que tengo más cabeza que cuerpo para esto. Ya estaba demostrado cuando hice las dos ultras de 24 hs con 40 días de diferencia y perdiendo 10 días en el trabajo por estar enferma, superando la marca y logrando el récord en pista.

¿Fue fácil llegar a inscribirte en el Spartathlon? A mucha gente le fue muy complicado cumplir con los requisitos, quedar entre los primeros 380 inscriptos, hacerles llegar el dinero y recaudar fondos para solventar todo el viaje…
No, obvio que no. Me senté con el mate frente a la compu esperando las 14 que abría la inscripción online. Me inscribí y mande un mail diciendo que la marca la enviaba en Marzo cuando hiciera las 24 hs de San Pedro, entonces quede automáticamente en lista de espera. Cuando la envié, que supuestamente eran 170k para mujeres (yo hice mas de 173 km) me respondieron que no era suficiente, que ahora era de 180. Así que en Mayo fui a Uruguay y la obtuve. Se las envíe sin esperanza ya porque casi cerraba la inscripción, y a los 4 días me llegó en mail que me habían aceptado. La parte económica fue lo mas complicado, si bien conseguí apoyo de algunas empresas locales, aun hoy tengo una gran deuda con el pasaje que me resulta casi imposible cubrir. Pero bueno… ¡confío en que de a poco me iré acomodando!

Esos fueron tus desafíos previos, ¿cuál fue el de la carrera? ¿Cuáles fueron los grandes obstáculos a sortear una vez que largaste?
Los previos fueron en busca de la marca y en la carrera el único objetivo era llegar. Yo quería ser la primera mujer argentina y fui por eso. Vos me viste, me las arreglé sola y cumplí mi estrategia, fui cauta y coherente. Quizás… podría haberle robado mas tiempo, pero al no conocer el recorrido y ser la primera vez en la distancia, le tuve respeto.

¿Hubo algún desafío a sortear que no te esperabas? ¿Con qué te encontraste que hayas tenido que resolver?
Corrí todo la carrera con el estómago cerrado, lo único sólido que pude ingerir fue fruta y dos tostadas. En una parte del video [que seguía a los corredores en carrera] se ve que llego a la noche, miro la mesa y me siento. No agarré nada, todo me daba asco. Pero eran nervios… y la parte de los 2 km del pico de la montaña me resultaron casi imposibles. Ahí perdí toda la ventaja que traía, que eran 40 minutos a favor.

¿Cómo fue tu recuperación post carrera?
Bien… fantástica. Sin lesiones, por suerte. A las dos semanas ya estaba de vuelta en el gym y trotando. Le costó un poco a mi cabeza acomodarse, hacia 3-5k y me volvía, pero físicamente estaba bien. Era desmotivación. Me escribió Gerardo Re y me explicó que era normal, que iba a llevar tiempo pero pasaba.

¿Cómo está la cabeza ahora? ¿Superaste el “runner’s blues”? (como le llama Murakami)
Ahora excelente. Ya entrenando a diario y con varias metas en vista. Mi marca aún es récord en pista y me habilita para Turín 2015.

La pregunta del millón… ¿volverías a correr el Spartathlon?
Seeeeeeeee. Mirá, antes de ir decía que era debut y despedida, saliera como saliera, pero pocos días después ya estaba pensando en volver. Me encantó. Ahora que conozco el camino, siento que sería mucho más fácil.

Dicen que terminarla por segunda vez es más difícil, porque la confianza te juega en contra.
Antes de viajar, Fabian Duarte [finalista del Spartathlon] me dijo que esa carrera tiene algo especial que te hechiza. Y lo confirmo. ¡Realmente es así!

Fuiste sin equipo de apoyo, ¿no?
Exacto…

Eso creo que enaltece tu carrera, porque hay momentos en que la soledad pesa. Te supiste valer por vos sola, eso es alucinante. Te felicito de nuevo. Y está demostrado, ¡no necesitás a nadie!
(Risas) ¡Gracias!

Publicado el 1 octubre, 2016 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: