De por qué amo y odio viajar

de-por-que-amo-y-odio-viajar

Uno de los mayores placeres en mi vida es viajar. Por supuesto, si puedo combinarlo con una carrera, será la experiencia perfecta. Si además involucro a una chica, el resultado es felicidad pura.

Pero siendo alguien que nunca se interesó demasiado por la física, entiendo que en el mundo hay fuerzas pujando y que una acción siempre es precedida por una reacción. En mi caso, esa felicidad viene con algo de estrés.

Si bien trabajo en mi casa y en mis tiempos, cuando viajo necesito adelantar trabajo y dejar todo más o menos organizado para mis días de ausencia. Este viernes parto a Río de Janeiro (por segunda vez en el año) y estoy condensando el trabajo de 14 días en solo 5. No lo estaría disfrutando.

No es novedad. No recuerdo un viaje donde en algún momento no la pasara mal. La primera vez que fui a Europa estaba convencido de que algo iba a salir mal. Posiblemente en migraciones, en España. O cuando intentara ingresar a Londres (un sueño desde mi tierna adolescencia). Aunque no tuve absolutamente ningún percance, la migraña y esos nervios que te hacen sudar las manos me acompañaron en varios tramos del vuelo.

Lo más preocupante es que me acostumbré a eso. O sea, ya sé que voy a sucumbir ante una tonelada de trabajo, que voy a dormir poco, y que voy a intentar provechar cada minuto que tenga (como por ejemplo espaciando mis baños, no sacando la basura a la calle y no actualizando este blog). Aunque caí en la resignación, intento luchar contra eso y no dejo de entrenar (y acá estoy, actualizando este blog).

Si no fuera por las carreras, y porque dentro del running armé un grupo de gente ideal para las aventuras a miles de kilómetros de casa, hubiese viajado muchísimo menos en mi vida. Probablemente nunca hubiese vuelto a la Patagonia, que conocí a los 17 en mi viaje de egresados, ni hubiese hecho el Camino del Inca, y ni siquiera hubiese corrido el Spartathlon en Grecia. Pero lo que jamás imaginé es que iba a tener interés en visitar Brasil… dos veces en un año.

Mi primer viaje a Río de Janeiro fue en 2013. Me acababa de separar y necesitaba dos cosas: reconectarme con mis amigos, a los que había dejado de lado, y empezar a hacer todo lo que no hacía por miedo a contrariar a mi ex. En el grupo de PUMA Running estaban yendo a la Maratona do Rio, así que me sumé. Desde que tomé la decisión hasta que viajamos pasaron solamente 30 días.

Nunca se me había cruzado por la cabeza ir a Brasil. Asumía que era un país hostil hacia los argentinos, y yo tenía más interés en viajar a Europa. Subestimé muchísimo a los brasileros, y aunque no volví hablando portugués, me encantó correr los 42 km junto a las playas, y me prometí volver algún día.

Esa promesa la cumplí este año, cuando fui nuevamente a correr los 42 km. Por supuesto que tuve que adelantar trabajo en ambas oportunidades, y que llegué al vuelo de ida con poquísimas horas de sueño y muy estresado. ¿Compensa el placer de viajar por esa angustia de la semana previa? Hasta ahora creo que sí.

Entonces, ¿por qué estoy volviendo a Río de Janeiro, si ya estuve ahí hace 5 meses? Bueno, sin planearlo, como suceden estas cosas, me enamoré de una carioca. Y ella de mí (por suerte). Ella ya conoció a mi familia, soportando el peor invierno argentino en años (con lo mucho que sufren el frío los brasileros) y ahora me toca a mí conocer la suya.

¿Significa eso que voy a ir más seguido a Brasil? Es probable. ¿Me seguiré estresando? Podrían apostarlo. Pero como dije al principio, me encanta viajar, me encanta correr, y si le mezclamos a una chica, el resultado es felicidad pura. Mi viaje a Río en abril fue todo eso, así que tiene sentido que quiera estresarme y volver.

Publicado el 13 septiembre, 2016 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: