Barbie para ellas, He-Man para nosotros

barbie-para-ellas-he-man-para-nosotros

Seguramente han visto ese meme que anda dando vueltas por internet. Ahí se ve una foto de la muñeca Barbie contando cómo su extrema delgadez y su figura desproporcionada ha creado un estándar de belleza al que las niñas son sometidas y obligadas a imitar. Y después está He-Man.

Tengo un gran amor por este personaje, ligado a mi infancia y a los mejores muñecos que jamás se hicieron. Tal fue así que luego de haber perdido toda mi colección, me dediqué a volver a compararla por eBay. Cuando quise financiar mi viaje al Spartathlon en 2014 me deshice de todos mis muñecos y cómics, pero la colección de He-Man se mantuvo fuera del alcance del comiccidio. A los pocos meses, cuando decidí dejar de ser coleccionista de cosas materiales, ya convertido en spartathleta, vendí algunos y regalé otros.

Pero este meme que compara a Barbie con He-Man siempre me resultó fascinante. Quienes lo compartieron, ¿se pusieron a pensar por qué es así? ¿Cómo no tenemos millones de niños con vigorexia pero sí incontables niñas con anorexia?

Por un lado, supongo que es más sencilla la delgadez extrema que la hipertrofia a nivel Mr. Olympia. Una cosa requiere dejar de hacer algo, la otra es hacer mucho. Pero también hay algo que me llama la atención, y es que tomando en cuenta un mismo elemento (un juguete que representa una figura humana idealizada) impacta en formas completamente distintas a niños y niñas. Mientras que ellas tienen modelos que persiguen y que sienten que son inalcanzables, nosotros creemos que ya estamos “ahí”. Los hombres también nos preocupamos por nuestro físico y nos angustia si no estamos delgados, pero he visto un desfile interminables de amigos y conocidos con sobrepeso decir que están “fantásicos”. Mientras las mujeres creen que la felicidad depende de “bajar 4 kilos”, los hombres juegan a la pelota, comen asado y se dan palmaditas en la panza con orgullo.

La sociedad presiona a todos, pero a las mujeres mucho más, y no es por la creación de estos “símbolos”, sino por cómo los leemos. Todos podríamos negar por igual que estamos sanos, también podríamos obsesionarnos con el físico de He-Man y los Amos del Universo, pero solo algunos sufrimos esa enorme presión… y no parece algo justo.

Publicado el 10 septiembre, 2016 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: