Qué hacer el día previo a la carrera

el-dia-previo-rece

Mañana se corre la media maratón de la Ciudad de Buenos Aires, una carrera realmente hermosa, muy turística, y de la que participé en varias oportunidades. Este año, como estuve haciendo los últimos años, me toca acompañar a un debutante, lo que me emociona más que dedicarme a ir a hacer tiempo.

En esta etapa donde intento volcar mi experiencia en ayudar a otros, estoy además haciendo el esfuerzo de volver al blog y, si puedo, ayudar también a la distancia. Así que esta es la oportunidad perfecta para hablar de qué vamos a hacer en este día previo a los 21 km, y qué podrías hacer vos, querido lector, antes de una competencia.

Lo primero que vamos a hacer al levantarnos es contemplar nuestra vida. Intentaremos contener las lágrimas al pensar en todo lo que hemos hecho mal, los entrenamientos que nos salteamos y ese kilo de pan que comimos ayer porque necesitábamos “comer carbohidratos”. Repasaremos, uno por uno, todos nuestros dolores, e intentaremos adivinar cuál de ellos nos afectará más el día de la carrera. Pensaremos también en ese fondo que íbamos a hacer y que fuimos dilatando, y evaluaremos si conviene hacerlo hoy o simplemente descansar (elegiremos la segunda opción).

Después de levantarnos y comer un sándwich de lechuga y tomate (porque el pan son carbohidratos), nos acordaremos de que no queríamos comer fibra. Lloraremos. Hacia la tarde organizaremos mentalmente la ropa que vamos a usar en la carrera, teniendo siempre presente que seguro nos vamos a olvidar de algo.

Por la tarde hablaremos con amigos o buscaremos información en internet sobre el índice de lesionados, deshidratados, fracturados y abducidos por aliens que tiene la carrera que haremos al día siguiente. Para la cena comeremos pastas (solas) y nos iremos a dormir temprano. Nos quedaremos en vela, sin poder pegar un ojo, por miedo a que no nos despierte la alarma del reloj (chequearemos la batería y el volumen no menos de 7 veces).

O… existe otra posibilidad. A veces tenemos la suerte de contar con experiencias de amigos, o de la propia, y buscaremos usar todo eso a nuestro favor.

El día previo a una media maratón intentaremos comer más hidratos que de costumbre y nada de fibra (verduras de hoja, cáscara de frutas, panes integrales, semillas, etc). Más que nada para evitar problemas gástricos (gases) en la carrera, porque puede ser muy doloroso. Y si cree que la solución es largarlos porque “es preferible perder un amigo que una tripa”, déjeme contarle que a veces esa maldita flatulencia se queda encerrada en nuestro estómago y se niega a salir. Es algo sencillo de evitar (pero tendremos que extenderlo a dos o tres días previos para las carreras de mayor distancia).

También es importante la hidratación. Si no nos hidratamos nunca y nos acordamos el día previo, solo vamos a lograr tener ganas de hacer pis toda la carrera. Pero si ya es tarde, habrá que pagar ese precio. Es preferible perder minutos en un baño químico o en un arbolito (la suerte que tenemos los varones) que sufrir calambres o una descompensación por la deshidratación.

Yo no soy el mejor ejemplo porque dejo todo para el final, pero conviene revisar la ropa y que tengamos todo lo decidido previamente para el día de la carrera. Por ejemplo, que nuestros pantalones favoritos estén ya limpios. La remera probablemente sea la de la carrera, que está a estrenar, pero si son como yo que prefieren correr con SU propia remera, también habría que chequear que esté en el cajón, planchada y doblada. Algo que funciona siempre es hacer una lista de lo que vamos a necesitar, e ir marcando o borrando lo que ya tenemos apartado.

Este es un día para no cansar las piernas. Es mejor evitar estar mucho tiempo de pie, o hacer largas caminatas. Es verdad que los dolores de esfuerzos grandes como entrenamientos duros o carreras aparecen dos días después, pero esto no nos evita empezar la competencia cansados. Es mejor quedarse quietitos (recomiendo ver una película en casa, como por ejemplo “About Time”, de Richard Curtis).

¿Cómo vamos a ir hasta la largada? Muchas carreras se hacen en horarios muy temprano para no entorpecer el tráfico de la ciudad. Pero también suelen hacerse en domingo, día en que el transporte público empieza más tarde. Si vamos a ir en tren, tenemos que asegurarnos de que ese servicio va a estar funcionando. Igual para los colectivos. Por lo menos deberíamos salir con tiempo, incluso si vamos en coche. A veces se pierde demasiado tiempo buscando dónde estacionar (planifiquemos hacerlo entre 5 y 10 cuadras del punto de encuentro, porque hay mucha gente que madruga horas antes que nosotros, con el simple propósito de estacionar al lado del arco de largada).

Las comidas del día tienen que ser hidratos. Las pastas nunca fallan. La cena puede tener de postre queso y dulce de batata (y si usted es vegano como yo, solo dulce). Pueden no ser los alimentos más sanos del mundo, pero hablamos de que al día siguiente vamos a correr una media maratón (o más), así que esa última cena la vamos a quemar en la carrera.

Hay que dormir, por supuesto, pero sin desesperarse contando las horas. Lo que el cuerpo pida. Si son afortunados como yo que se pueden levantar como un resorte y que no usan alarma (salvo que se levanten antes de las 6 de la mañana), ustedes mismos van a regular cuánto necesitan. Pero generalmente las carreras son muy tempranas y los nervios abundan, así que no estará de más poner una alarma con la función “Snooze” (por si se quieren quedar 5 minutos más), teniendo la astucia de poner una segunda alarma, en otro dispositivo, media hora después de la otra. Es un resguardo para evitar accidentes.

El desayuno previo a la carrera tiene que ser algo que hagamos siempre. No es momento de experimentar. No debería ser algo pesado, pero sí con hidratos. Después hacer una última revisión del equipo (chequear la lista), y salir con tiempo a disfrutar de un día de superación y esfuerzo físico.

Publicado el 3 septiembre, 2016 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Que bien hace leer estos relatos el día previo! Gracias Martín! Muchos anónimos lo leerán y les ayudará

  2. Martín, siempre sos gráfico, con una muy buena cuota de humor y datos útiles para quienes encaran una carrera. Gran entrenador y motivador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: