Mi secreto nutricional

alarma_celular

Este es el mejor consejo que podría darte para organizarte con las comidas y bajar de peso. No es una “dieta”, no es hacerte vegano, ni leer las etiquetas de los alimentos del supermercado, ni pasar hambre. Es algo muy sencillo que funciona en todos los casos.

Hace seis años empezaba este blog queriendo buscar cambios en mi cuerpo. Romina, mi nutricionista, me había dicho algo que en realidad yo ya había escuchado, pero que nunca había podido poner en práctica más allá de tres días: comer cada dos o tres horas (paciencia, no es ese el secreto que quiero compartir). La primera vez que lo escuché fue de un gastroenterólogo en la provincia de San Luis. Yo estaba con una gastritis galopante y nos pusimos a hablar del vegetarianismo, y de cómo las comidas hindúes son muy variadas. Eso llevó a que me cuente que esas dietas, además, con muy beneficiosas porque al estar comiendo pequeñas porciones cada dos o tres horas, ayudan a que los jugos gástricos estén constantemente trabajando, lo que les evita hinchazón abdominal y gases.

En otra oportunidad, en una reunión nocturna, dos amigos con muy buen estado físico me contaban cómo habían logrado cambios sustanciales al comer seis comidas diarias. La aclaración fue siempre la misma: “No quiere decir un plato de pastas cada dos o tres horas”. Según decían, esto hacía que el cuerpo dejara de acumular grasas porque constantemente recibía todo lo que precisaba. Era como reeducar al organismo.

Nunca pude aplicarlo. Es muy difícil acordarse, porque es ir la programación cerebral. ¿Cómo tener presente los horarios y las colaciones? No lo supe en ese momento, pero tuve una idea muy efectiva: las alarmas del celular (ahora sí, anoten, porque ese era el secreto). Me programé el desayuno a las 9:00, la colación de media mañana a las 11:00, el almuerzo a las 13:00, la colación de media tarde a las 16:00, la merienda a las 18:30 y la cena a las 21:00. Después es ir a dormir, levantarse y repetir. En mis alarmas, además, estaba la aclaración de tomar 500 cc de agua en las colaciones, y ya sabía que al levantarme era un vaso de agua, otro en las comidas, para acercarme a los 2 litros diarios recomendados.

En un principio, volver a tomar el agua que mi cuerpo me necesitaba me convirtió en un incontinente, que tenía que ir corriendo al baño a cada rato. Me acuerdo que iba antes de salir de casa, en el camino (alguna estación de servicio o McDonald’s) y al llegar (a donde fuere). Esto se normalizó después de las 2 semanas.

Mi descenso de peso fue brutal. Como me habían adelantado, lo primero que bajó fue la panza. Después le siguió la cara y el cuello, para seguir por todo el cuerpo. Entrené duro, pero no creo que mucho más que lo que venía haciendo. Con el correr de los meses aumenté mucho mis distancias, pero sin dudas el gran cambio lo alcancé con mis hábitos alimenticios, ayudado por las alarmas del celular. Compartí este truco con mis conocidos, y los que lo hicieron me dijeron que lograron muchos cambios, muy rápido (cabe aclarar que además eran personas que hacían actividad física con regularidad).

Llegué al punto en el que sentía hambre cinco minutos antes de que sonara la alarma. Alguna vez las apagué, convencido de que mi cuerpo se había acostumbrado, pero sorpresivamente es muy fácil desacostumbrarse a esto, más con trabajos absorbentes. Así que, a 6 años de ponerlo en práctica, he vuelto a colocar mis alarmas y a respetar mis horarios de comida. Es un esfuerzo pequeño, con el que logré cambios muy grandes.

Publicado el 1 septiembre, 2016 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Que gran dato!!! Lo voy a poner en práctica!

  2. muy bueno voy a probar si con las alarmas lo puedo lograr solo no pude , saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: