11 tips para correr en las sierras

11_tips_para_correr_en_las_sierras_de_tandil

En Argentina, más precisamente en la ciudad de Tandil, todos los meses de marzo se corre la Adventure Race, una carrera que es parte de una serie y que está instalada en el calendario de muchos corredores de Sudamérica.

En mi caso es una de las primeras carreras que completé en mi vida (de hecho es la segunda de aventura que hice) y aunque hoy sus 27 km no me representan un desafío intimidante, es una prueba que no se debe subestimar y que es bastante exigente.

La primera vez que la corrí, en 2009, hice la mitad, lo que corresponde a las últimas dos postas, porque no me sentía preparado para hacerla completa. Cuando pude lograrlo, en 2010, quedé absolutamente rendido, después de estar 3:44 hs trepando y corriendo.

Esta es mi octava edición, y a dos semanas de correrla, me pareció oportuno recurrir a mi experiencia y dar algunos consejos para correr en las sierras.

  1. Entrenar cuestas. Si leen este consejo por primera vez, es un poco tarde para inscribirse en la Adventure Race dentro de dos semanas. Lo cierto es que esta carrera nos atrae a la gente de ciudad, pero no solemos tener un terreno similar para entrenar. Por eso hay que correr en cuestas, o sea en una calle que esté en subida, o las escaleras de un tren. Esto nos va a fortalecer las piernas y otorgar potencia.
  2. Entrenar progresiones. Como complemento del consejo anterior, hacer cambios de ritmo también sirve para que nuestros músculos estén mejor preparados para el ascenso y descenso. Si solo corremos en el llano nos estamos entrenando para la calle. Las sierras no están asfaltadas.
  3. Tener un equipo adecuado. Unas zapatillas con poca suela o desgastadas puede jugarnos una mala pasada. También no llevar lentes de sol o una mochila hidratadora incómoda. Parte de la preparación tiene que ser conseguir los elementos que nos van a ayudar a completar la carrera y no retrasarnos.
  4. No estrenar nada. Este es un error frecuente: llegamos a la acreditación y nos encontramos con puestos que venden calzas, pañuelos y geles a buen precio. Nos equipamos con productos nuevos y al día siguiente pretendemos estrenarlos. Es un gran riesgo que puede salir mal. La etiqueta de una calza que nos roza la piel puede lastimarnos y no dejarnos disfrutar la carrera. Lo mismo pasa con el sabor de un gel que nos enteramos de que no nos gusta. Todo se debe probar en los entrenamientos para hacer los ajustes necesarios.
  5. Beber sin sed. Haga frío o calor, cuando estamos en actividad constante y por varias horas, nuestro cuerpo necesita hidratarse. Generalmente las carreras de aventura se realizan en primavera y verano, que son los meses más calurosos. Al rayo del sol, en las sierras, haciendo actividad física, es probable que sudemos más y eso nos deshidrate más rápido. Si tenemos sed, es probable que ya estemos deshidratados. Lo mejor es ponerse un plan para beber cada determinado tiempo, por ejemplo 20 minutos. Y sostenerlo aunque no estemos sedientos, porque la idea es adelantarnos en lugar de tener que resolver un problema.
  6. Comer sin hambre. Esto es complementario al consejo anterior. Después de un buen desayuno (tip extra) vamos a sentirnos con mucha energía para trepar las sierras, pero lo más probable es que agotemos nuestras reservas antes de llegar. Alimentándonos con un sistema, que podría ser cada 40 minutos, nos aseguramos de que nuestro cuerpo tenga constantemente la energía que necesita. Y lo anudamos al cuarto consejo, de no estrenar nada. Todo lo que llevemos de comida de marcha debemos haberlo probado antes en entrenamiento.
  7. Armar una estrategia de carrera. ¿En qué partes voy a poder correr más rápido? ¿En qué ascensos tendré que caminar? ¿Cuál va a ser el punto en donde podría quitarme la mochila o comer? Todo esto lo podemos adelantar. A veces ver el mapa del recorrido asusta un poco, pero a menos que nuestra intención sea sorprendernos el día de la carrera, conviene familiarizarnos con el terreno todo lo posible. Ver en qué kilómetros tenemos llano o en dónde están ubicados los puestos de asistencia nos puede ser muy útil. También, como parte de nuestra estrategia, podemos determinar pequeños objetivos, como pueden ser las postas o una marca en kilómetros, para ir superando la competencia de a poco y no sentir que la meta nunca llega.
  8. No buscar ganar posiciones al principio. Es normal, y casi todos lo hacemos, el querer estar lo más adelante de todo al principio. Es una estrategia lógica porque en muchos sectores de las sierras solo se puede avanzar en una única fila, y nuestra velocidad va a depender del corredor que tengamos enfrente. Pero esta táctica de tener la menor cantidad de competidores que nos retrase es un arma de doble filo, ya que podríamos agotar las piernas… ¡y todavía nos quedan sierras por superar! Al final nos terminamos convirtiendo en los corredores que retrasan a los que vienen detrás. Es preferible ser conservador y reservar la energía para las partes más exigentes.
  9. Mirar mucho al suelo. Los corredores debemos mantener una posición erguida, mirar al horizonte, alzar la cabeza y sacar pecho… excepto que estemos corriendo en un terreno irregular donde podemos tropezarnos y caer en duras rocas. Dónde pisamos (y cómo lo hacemos) es fundamental en las sierras. Además de que el suelo es una formación geológica que tiene muy poco de blando, a veces el sendero es muy angosto y requiere de toda nuestra atención. En la Adventure Race vamos a tener caminos de tierra amplios, pero también tendremos que evitar torceduras de tobillo y tropezones.
  10. Bajar con cuidado. Es probable que, si somos ratas de ciudad, veamos que en las bajadas otros corredores (generalmente lugareños) se tiran de cabeza. A ellos les juega la experiencia a favor, pero cuando encaramos una sierra hacia abajo tenemos que hacer un esfuerzo distinto a subir. En los últimos kilómetros es probable que bajar nos resulte incluso más doloroso y exigente. Una buena técnica, sobre todo si estamos cansados, es bajar de costado, porque si nos caemos es más fácil sostenernos, y evitar golpearnos la cabeza o la espalda. También es una posición que evita que tropecemos hacia adelante. No estamos buscando hacer podio: bajar despacio solo nos va a retrasar unos pocos minutos, y no vale la pena lastimarnos para ganar unos míseros segundos en la tabla de posiciones.
  11. No aislarnos. ¿Vamos a las sierras solo por el desafío? Sería una pena, porque nos vamos a perder hermosos paisajes. Como dije antes, podemos perder unos segundos, incluso si es para detenernos (a un costado del camino) a contemplar el espectáculo de la cima de una sierra. Tampoco tenemos que fijarnos en correr y ganar minutos a toda costa. Las carreras de aventura tienen mucho de solidaridad. Quizá te cruces con un corredor que necesita una mano para subir, o un poco de aliento. No deberíamos olvidarnos de que no estamos solos. A veces en estas competencias nos queda grabado el gesto de otro corredor que nos motivó a seguir, o que nos ayudó a sortear un obstáculo. Estas pequeñas anécdotas también son las que le dan color a las carreras de aventura.

Publicado el 7 marzo, 2016 en Semana 52. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Hola! Muy buena la web y tus experiencias. Felicitaciones y gracias por la data y consejos. Quería consultarte, si no es molestia, que lugares has podido encontrar en CABA para trabajar cuestas/escaleras. Más allá de facultad de Derecho o Barrancas de Belgrano donde se puede hacer algo, en tu experiencia descubriste otros lugares? Saludos y gracias.

    • Fer, no hay mucho más. Te recomiendo las escaleras de las estaciones de tren, o el sendero peatonal junto a la cancha de River. Hay que ingeniárselas, o hacerse un fondito hasta Acassuso y después hacer cuestas ahí…

      • Muchas gracias Martín! Por la zona de La isla en recoleta has estado? Buscando un poco (así llegue a ti blog) leí que algunos lo sugieren y hace mucho no ando por por lo que recuerdo podria ser ser un buen circuito con escaleras y subidas Esta muy cerca de facultad de derecho así que sería como un anexo a esa zona. Saludos

        • Sí, ahora que lo mencionás, una vez acompañé a mi amigo Jorge a entrenar ahí. El tema es que sigue siendo un terreno poco técnico para nosotros los citadinos. Un buen plan sería hacer progresiones en las subidas, de modo que exijas a las piernas y aumentes la fuerza. ¡Saludos!

  2. Gracias! El sendero peatonal junto a la cancha de River, donde vendría a ser? Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: