Semana 51: Día 356: Un vegano atrapado en un avión

Tomar una decisión consciente de abandonar la proteína animal y privilegiar una alimentación sana y nutritiva no te prepara para el gran desafío de estar atrapado en un pájaro de metal a miles de metros de altura.

Yo ya ni me enojo. Simplemente me resigno ante el desconocimiento de la gente de qué es ser vegano. Muchos me han acusado de que lo mío es un capricho, y no descarto que tengan razón. Pero bueno, las aerolíneas y empresas de transporte de pasajeros habilitan la opción de comida vegana en viajes largos. Eso no quita que todo pueda fallar…
Cuando llamė a Aerolíneas Argentinas les pedí si podía optar por un menú vegano. El telefonista me preguntó “¿vegetariano?”. Le aclaré que no. Me retrucó “¿vegetariano sin lácteos?”. Ahí me gustó más. Le dije “sin huevos también”. No lo dije por él.
El viaje hasta Ezeiza fue muy tenso. A pesar de que teníamos los asientos asignados, mi mamá quería llegar tres horas antes, porque había que despachar valijas y aparentemente eso toma horas. El taxista nos dejó en otra terminal, y eso sumó a la tensión (igual llegamos demasiado temprano para mi gusto). 
Ya fuera de casa y sin supermercados a la vista (ni siquiera te digo dietéticas), comprar comida vegana es una complicación. Como era la tarde y necesitaba una colación, quise buscar en la terminal algo para comer. Pero solo se podía tomar café y quizá pedir facturas o un sándwich. Decidí probar suerte en el freeshop. Qué iluso. Algo tan abundante en la naturaleza como manzanas o fruta no se venden en ningún lado. Sí hay paquetes de cigarrillos, chocolates y alcohol para todos, con precios en dólares. Qué bien que habla eso de nosotros, relajados ante un viaje. Terminé comprando dos barras de quinoa y una botellita de agua por 84 pesos.
En el avión tocaban dos comidas para las doce horas de vuelo. Si ser vegano en un avión tiene algo bueno es que te puede tocar la comida a vos primero. Generalmente pasa eso, se sacan a los raros de encima y después le sirven al resto. A veces uno tiene la mala suerte de que lo dejen al último, o que directamente le den su comida especial a otro pasajero y que él no diga nada (esto me pasó). Esta vez la fortuna estuvo de mi lado, me despertaron para darme mi bandeja (porque yo me duermo antes de que el avión despegue) y todo estaba en orden. Un pancito negro (seguramente no era integral), fideos tirabuzón, zanahorias, brócoli y una manzana verde de postre.
Unas cuantas horas después, cuando pensé que tenían todo en orden, vino el desayuno. También me llegó primero, pero esta vez vino un sándwich de quién sabe qué con manteca, dulce de leche y queso crema. Cero vegano. Le dije a la azafata que había pedido comida vegana y me dijo que eso era vegetariano. Le expliqué que no comía lácteos (amén de que no me estaban dando absolutamente nada sobre qué untar todo eso). Lo tenso de la situación es que como yo era el primero, mientras me resolvían mi problema, nadie en el avión estaba pudiendo desayunar. 
Me ofrecieron yogurt light como reemplazo, y le dije que eso también era lácteo. La azafata me decía que no tenían nada más que eso y amagaba con dejarme la bandeja sobre mis piernas. Le pedí, siempre con amabilidad, que no me la dejara porque no la iba a comer. Me preguntó qué podía comer y le dije fruta. “¡Ah, fruta!”. Me trajo dos manzanas. Supuse que no me iba a llenar y le pedí un poco de pan. Se sorprendió de que pudiera comer eso.
Entiendo que no se sepa qué es ser vegano, y estoy tan acostumbrado a estas situaciones que ya no me enojo. Pero será un largo camino a recorrer hasta que no tenga que explicar cuáles son los alimentos que no tienen leche ni huevo. Y si no fuera vegano, no tendría tanto para contar de mis viajes…

Publicado el 18 septiembre, 2014 en Aerolíneas Argentinas, Espartatlón III semana 51, veganismo, viaje, vuelo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: