Semana 51: Día 352: Por qué odio volar

Se acerca el esperado viaje a Atenas para correr la ultramaratón más gloriosa del mundo. Y este viaje no viene ajeno a estrés y unas ganas terribles de que todo esto pase pronto.

En una primera impresión uno podría creer que le tengo miedo a volar. Nada más alejado de eso. Soy de los que se creen invencibles y que sobreviviría aferrado a una pelota Wilson a cualquier desastre aéreo. Probablemente no pase eso y mis restos desaparezcan en el fondo del mar, pero realmente nada de esto me preocupa. Los aviones no me resultan particularmente cómodos para dormir, aunque pienso hacerlo desde que salgamos de Ezeiza hasta que aterricemos en Fiumicino. De hecho disfruto mucho de ese tiempo para ver una película, leer o descansar de los preparativos previos al viaje. Y es eso lo que me desarticula: toda la previa.

Mi estrés viene particularmente de adelantar trabajo para los días que no esté. Cuando uno es autónomo, nadie hace tu trabajo en tu ausencia. Uno no es el engranaje de una máquina que anda sola, sino que es el técnico que solo puede repararla cuando deja de funcionar (y se rompe a cada rato). Así que todo lo que pude lo tercericé, y lo que no intenté adelantarlo. ¿Alguna vez les pasó que hicieron un backup de un terabyte con todo el trabajo de una editorial, y cuatro días antes de viajar se rompe el disco externo y es imposible que la máquina lo reconozca? Me acaba de pasar. ¿Qué hago ante una situación como esta? Llorar.

Todo ese ajetreo del trabajo me quita horas de sueño, aunque este año hice malabares para que no me quitara horas de entrenamiento. Todavía no sé cómo lo logré. Probablemente a costa de tener que dejar algunos asuntos pendientes, o de tercerizar trabajos con amigos. Esto, obviamente, también me impide armar la valija a tiempo. De hecho, no tengo valija. Nunca tuve, todavía no me han prestado, y mañana, lunes a la noche, 48 horas antes de salir, voy a ir a buscar una que me presta mi prima. Recién el martes podría empezar a guardar mis cosas… si es que me da el tiempo. No es que me angustie demasiado hacer las cosas a último momento, pero vivo con la sensación de que me voy a terminar olvidando de algo.

A esta altura no tengo idea de cómo voy a ir a Ezeiza, pero supongo que mis padres lo tienen resuelto. Quiero llevarme cosas veganas para el viaje, como harina de garbanzos, harina de maíz, maca, levadura… y voy fantaseando que voy a terminar preso como en Expreso de Medianoche porque van a confundir eso con sustancias ilegales. Y este es mi gran trauma: aduana y migraciones. Rara vez tuve algún problema, pero en cada viaje tengo la sensación de que me van a impedir volar. Viajando a una convención de cómics en Montevideo me impidieron viajar en el barco por no haber declarado la mercadería que llevaba (cómics de mi editorial), y volando de Londres a Madrid para enganchar mi vuelo a Buenos Aires, una arpía de Easy Jet no me dejó volar porque no tenía mi boleto de regreso a casa. O sea, ¿qué le importaba? De todo el vuelo fui al único que le pidió este requisito, supongo que por tener pasaporte argentino. Y cuando quería tomar este vuelo no estaba tan paranoico…

En definitiva, hasta no pisar territorio europeo, sepan que la voy a estar pasando muy mal. Y si en el avión se confunden con mi comida especial vegana y se la dan a otro pasajero (como me ha pasado), además de estresado voy a estar de mal humor.

Así que empezaré a disfrutar de este viaje cuando esté del otro lado, haya pasado migraciones, y finalmente sea otro turista más, y no un deportado en potencia…

Publicado el 14 septiembre, 2014 en Atenas, Espartatlón III semana 51, Grecia, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, viaje, volar. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: