Semana 50: Día 349: Cuenta regresiva a Grecia

Faltan 7 días para que viaje a Europa. ¿Qué cosas tengo pendiente antes de poner un pie en Atenas?

Primero, compromisos laborales. MUCHOS. Los voy resolviendo como puedo, intentando vencer al sueño, el tedio y los nervios. Tengo dos cómics de Los Simpsons por plantar, uno de ellos lo tengo que traducir, más un libro de 190 páginas de Hulk y revisar otras publicaciones diseñadas por otros. Son cosas que hace un año me enloquecían de felicidad y hoy las hago con cierto fastidio.

Pero esa es la parte aburrida de mi vida. El viernes voy a ver a Romina, mi nutricionista, con quien vamos a cerrar el plan alimentario para la carrera. Ella me asesora desde que empecé con Semana 52 y hasta ha colaborado económicamente con el viaje, como tantas otras personas. Mi idea es verla ahora y lo más pronto posible a mi regreso, para medir los cambios que se produzcan en mi cuerpo después de correr la ultramaratón más gloriosa del planeta.

En cuanto a running, este sábado tengo un fondo de 50 kilómetros, el último largo antes de la carrera. Me siento confiado que llego bien, y me entusiasma mucho seguir probando la ropa que me donó Puma para la carrera (nunca hay que estrenar prendas el día de una competencia). Tengo dos pares de zapatillas por ablandar, así que las voy a ir alternando para poder disponer de ambos en la Espartatlón. El lunes será mi último entrenamiento con el Puma Running Team, porque el miércoles ya estoy volando desde el Aeropuerto de Ezeiza hacia Roma.

Italia va a ser mi entrada a Europa. Cuando lleguemos con mis papás al Aeropuerto de Fiumicino nos tomaremos un micro hasta Pescara, donde se encuentran los Casanova que no abandonaron el viejo continente. Van a ser dos días en este pueblo, algo alejado de Roma, en el que seguro meteré un fondo de 20 km. El 21 de septiembre, día de la primavera en Buenos Aires pero del otoño en Grecia, estaré llegando a Atenas. Supongo que al día siguiente voy a hacer otro fondo de 20 km, el último antes de la Espartatlón. El 23 recibo a mi equipo en el Aeropuerto Venizelos y a partir de ahí puliremos la estrategia, iremos a buscar el kit de corredor, e intentaré dar rienda suelta a mi cholulismo y charlar dos palabras con Dean Karnazes. Este inmenso atleta y motivador ha sido infinitamente citado por mí, y sería un honor para mí poder hablar con él y sacarme una foto. El día de la carrera, obviamente, pienso seguirlo aunque sea un kilómetro.

En el medio, por supuesto, tendré distintos pequeños desafíos, como encontrar opciones veganas en Roma y en Atenas, descansar, actualizar el blog, monitorear el sitio de 300runners.com, y descansar. Sé que ya lo había dicho, pero tengo que hacerlo el doble de lo que vengo haciéndolo en casa…

Faltan 7 días para viajar, 15 para correr. No. Puedo. Más.

Publicado el 11 septiembre, 2014 en Atenas, Entrenamiento, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Roma, running, Spartathlon, viaje. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: