Semana 50: Día 345: Los 21 km de la Media Maratón de la Ciudad de Buenos Aires

Otro año, otra media maratón que se corre en las calles porteñas. Este emblema deportivo y turístico atrae cada vez a más entusiastas del running, y en esta edición reunieron a más de 20 mil corredores. Solo podría lograrse si las cosas se hacen de manera prolija, y realmente este es el caso.

La Carrera: En el año 2009 se creó la Fundación Ñandú, quien se hizo cargo la Maratón en la Ciudad de Buenos Aires, que se venía disputando desde 1984. En aquella primera edición participaron 900 atletas, número que crece año a año. Me encantaría darles el dato de desde cuándo se realiza la Media Maratón, una distancia un poco más accesible (21 kilómetros, para los que no lo saben). Realmente esta carrera es opacada por los 42 km en cuanto a la importancia que le da la internet a este tipo de eventos, pero donde sí no tiene punto de comparación es en la convocatoria: para esta edición se inscribieron más de 20 mil corredores.

El circuito es bien turístico. Comenzó en Monroe y Figueroa Alcorta para recorrer las calles de Belgrano, Palermo, Retiro y el microcentro. El marco de la Ciudad es uno de los principales atractivos, y uno puede sentir el placer de correr sobre la Avenida del Libertador, junto al Obelisco, en Avenida de Mayo y entrando a la Autopista desde la 9 de julio.

Para esta edición decidí tomarme las cosas con calma y aprovechar para acompañar a dos amigas, Sol y Ceci, en sus primeros 21 km. Estaban muy nerviosas pero a la vez muy entusiasmadas por animarse a esta distancia. Cuando hicimos la acreditación les dije que eligieran la pulsera violeta que indica una llegada entre 2 y 2:25 hs. Me trataron de loco en ese momento y me aseguraron que llegaríamos en 3 horas… Les dejo picando ese dato.

Lo bueno: La organización es el punto fuerte en este evento. Seguro, a veces hay cosas que fallan, como los guardarropas el año pasado (lo que propició a que hoy decidiéramos dejar las cosas en un auto), o el caos que puede llegar a ser tomar agua durante el recorrido. Pero esto no tiene nada que ver con desprolijidades, sino con que ya somos tantos participantes que hay pocas chances de no estar a punto de chocarte con el que tenés adelante.

El otro pilar en el que se basa esta media maratón es la Ciudad misma. Muchos odian las carreras de calle y las comparan, injustamente, con las de aventura, que se podría llegar a correr en Pinamar o Tandil. Entiendo y comparto que el contacto con la naturaleza es algo fantástico, pero poder invadir las avenidas principales es una reivindicación para cualquier atleta. ¿Cómo dejar pasar la oportunidad de trotar por el centro de la 9 de julio? ¿O pasar el peaje de la autopista corriendo?

La hidratación está muy bien medida, con amplias mesas (pero la cantidad de público, inevitablemente, hace terribles embotellamientos en las primeras). Está tan estudiada la cantidad promedio que toma un atleta en estas carreras que desarrollaron una botellita más chica con el agua justa.

Lo malo: Quizá sería injusto hablar de los problemas de tener a una multitud de corredores y cómo organizarlos. Pero se supone que en la largada uno debía acomodarse según su pulsera para que saliéramos más ordenados, de acuerdo al tiempo que uno pensaba hacer. Esto no se controló, y es bastante ingenuo pretender que seamos los corredores los que nos acomodemos solos.

Este año me pareció notar que había menos shows en vivo que en ediciones anteriores. Y me cambiaron a los imitadores Los Beatles por una banda (bastante decente) que hacía covers de cualquier banda. ¡Media pila! Con la banda de Liverpool no se jode…

Si hay algo que podríamos criticar es el pobre kit del corredor. La supuesta “Expo maratón” es muy linda, cada año aumenta en tamaño y prestigio, pero la bolsa que te entregan cuando vas a buscar tu remera debería traer algo. Una bebida isotónica, una barrita de cereal, ALGO. El costo de inscripción me parece barato, pero si somos 20 mil personas y a los extranjeros le cobran más caro… ¿tanto cuesta? A la hora de ponernos en quisquillosos y buscar cosas por mejorar, esta sería una.

El veredicto: La media maratón es una carrera sobre la que le pesa una gran expectativa, y este año no decepcionó. Todo salió como tenía que salir, el recorrido se disfrutó mucho, la hidratación alcanzó. Esta es una competencia muy digna, ideal como objetivo de quien necesita una meta para esforzarse y progresar. La recomendaría a absolutamente cualquiera que tenga ganas de empezar.

Puntaje:
Organización: 9/10
Kit de corredor: 4/10
Terreno: 9/10
Hidratación: 10/10
Nivel de dificultad: Para corredores avanzados

Puntaje final: 8,00

Publicado el 7 septiembre, 2014 en Ciudad de Buenos Aires, fotos, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, media maratón, reseña. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: