Semana 48: Día 336: ¿Por qué todavía no me lesioné?

El listado de atletas argentinos que participaban de la Espartatlón era de 13 corredores, un récord. Consideremos el dato de que en toda su historia, la cantidad de mis compatriotas que la habían terminado era de 11. Si le sumamos el bendito promedio de finalistas, que ronda el 30%, se supone que solo cuatro la íbamos a terminar este año… con suerte.

Tuve una sensación muy extraña al enterarme de que uno de los inscriptos, y quien ya la había terminado el año pasado, se bajaba. Después otro por haberse lesionado. Más tarde un segundo relataba haberse hecho una tendinitis (en un relato que me puso la piel de gallina, con él tirado en un banco, llorando, cuando comprendió que no iba a poder correr en Grecia). Y se le sumó otro experimentado atleta que no iba a viajar por problemas estomacales que le hacían imposible correr y alimentarse correctamente (en esta brutal ultramaratón es clave).

Todos estos experimentados atletas, algunos finalistas en varias oportunidades, decidieron que su cuerpo no los podía acompañar y a un mes de la carrera anunciaron que se bajaban. La primera impresión es la de la compasión. Uno está en igualdad de condiciones, intentando juntar dinero de donde sea (con la dificultad que es para nosotros con nuestra moneda, muy débil ante el euro). Si la Espartatlón significa tanto para mí, para ellos debería ser algo similar. Me acuerdo las veces en que decidí no correrla (o que me dijeron que no podía hacerla), y fue duro aunque estaba a muchísimos meses de la largada. Hacerlo tan cerca de la fecha… es fuerte.

La siguiente sensación pasa a ser un poco más egocéntrica. ¿Por qué esto no me pasó a mí? Tuve lesiones que me dejaron sin poder correr en el pasado, pero no fue durante mi entrenamiento para la Espartatlón. Tampoco estaba yo haciendo el volumen que hacían algunos de estos “pesos pesados” del ultramaratonismo. Nunca llegué a correr 500 km en un mes, por más que sentí que tenía que llegar a los 800 km mensuales. Germán, mi entrenador, encaró el trabajo por otro lado, diferente a lo que compartían otros espartatletas. Me siento listo, a pesar de que no cumplí los requisitos “obligatorios” que recomendaban muchos finalistas (uno decía que si no corrés 100 km en menos de 9 horas, ni te molestes en participar).

Repaso entonces mis dolores. El metatarso todavía me molesta, no al nivel de antes, y estoy convencido de que es porque necesito cambiar de zapatillas. Lo mismo el tobillo izquierdo, que cuando hago progresiones o arranco en forma explosiva me molesta (una técnica de carrera que no voy a necesitar aplicar en Grecia, para nada). Después de mi último fondo me molestó un par de días el hombro izquierdo, como una contractura. Al día siguiente me contracturé el derecho. Creo que tiene que ver con el descanso (o la falta de él), y la obvia tensión de acumular kilómetros con un calzado inapropiado. Y las ampollas en los dedos chiquitos de los pies.

Todas cosas que no me van a dejar afuera de los 246 km de Grecia, y que tengo la esperanza de que se acomoden apenas me llegue mi nuevo calzado. Quizá Germán me cuidó lo suficiente para que no me exija de más, aunque estoy tirando fondos largos (el domingo me tocan 50 km nuevamente).

Confieso que me preocupa un poco que otros compatriotas experimentados se lesionen ANTES de la carrera… ¿qué nos queda cuando lleguemos? Supongo que es preferible “romperse” allá. La frustración va a ser la misma, dudo que haya consuelo para el que esté abandonando lejos de casa.

Toco madera. Todavía nada me hizo sentir que mi participación peligraba, y con inteligencia y cuidado, nada me va a pasar. No puedo decir que necesite “suerte”, porque eso ya sabemos que es algo que no existe.

Publicado el 29 agosto, 2014 en dolor, Espartatlón III semana 48, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, lesión, running, Spartathlon, viaje. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: