Semana 47: Día 326: En la recta final

Es increíble lo poco que falta para la Espartatlón y lo mucho que siento que falta.
Como todo viaje en mi vida, este no viene exento de estrés. El trabajo se acumula y ya tengo hasta los fines de semana comprometidos. Así y todo, me sigo atrasando. Algo que sacrifiqué y que quiero recuperar en breve es el gimnasio. Cómo extraño ese momento de soledad y sacrificio…
El viaje, con sus menesteres y gastos, está bien encaminado. Solo hace falta ultimar un par de detalles allá y de conseguir moneda extranjera sin tener que asaltar a nadie (sinceramente preferiría evitar volver a prisión). Salgo el 17 de septiembre con mis papás, principales sponsors de Semana 52: Espartatlón. Es un viaje de relax por Italia antes de llegar a Atenas el 21. Mi equipo de asistencia llega a Grecia el 23, y me prometieron obligarme a hacerme descansar. Así que nada de museos, ni hacer cola, ni salir a asaltar casas de cambio.
Los pocos días que quedan hasta viajar los voy a pasar trabajando y entrenando. No quiero seguir sacrificando días de running o gimnasio, pero a la vez entiendo que con lo hecho, tendría que estar bien. A menos de un mes de despegar desde el Aeropuerto de Ezeiza, no hay mucha diferencia que pueda hacer.

Publicado el 19 agosto, 2014 en descanso, Entrenamiento, Espartatlón III semana 47, viaje. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: