Semana 45: Día 313: Los 27 km de la Terma Adventure Race Pinamar 2014

Corrimos esta carrera el domingo y debía la crónica. Ahí vamos.

La Carrera: Si tengo que hablar de historia, sin lugar a dudas la Adventure Race de Tandil es la más especial para mí. Esta fue mi primera carrera de aventura, y si no cuento las “maratones” del colegio a fin de año, directamente debería decir que fue mi primera carrera. Era parte de un equipo de postas y cuando terminé la que me correspondía, la última, mi entrenador Germán me abrazó y yo no entendí bien por qué. Subestimé mi esfuerzo y no supe ver, como él, que esto era solo el principio de algo más grande.

En mi debut estaba auspiciada por Merrell, hoy por Terma. El recorrido no varió mucho con el paso de los años, con un terreno casi exclusivamente en arena, con muy poco camino de tierra, calle y el maravilloso campo de golf que es un deleite para los pies. Es una prueba agotadora, no es para cualquiera, pero conquistarla es un placer enorme. Y si tenemos suerte, va a tocar un buen día que amerite pasar unos días en la playa antes o después de correr.

El kit del corredor, como en todas las Adventure Race previas, está compuesto principalmente por dos botellones de Terma que terminan cortando las correas de la bolsa. No me fijé si venía algo más, porque ya estar acarreando el kit por dos tiras colgando me resultó un poco fastidioso.

Lo bueno: Para variar la organización fue muy buena. Sería extraño que no sea así, con todos sus años de experiencia. La largada (sin Carna este año) es puntual, emocionante, y te lleva de lleno desde la calle central de la ciudad a la playa, para empezar una buena cantidad de kilómetros en la arena.

La dificultad de esta competencia es su terreno, ya que al ser un suelo blando come muchas piernas. Pero este año los participantes recibieron una mano de la madre naturaleza, y las copiosas lluvias de los días anteriores asentaron la arena, en especial en la parte de los médanos. Esto dio mucha más tracción, además de que generó un pequeño lago a esquivar en la mitad de la carrera. Quienes debutaron en esta edición quizá se lleven una sorpresa el año próximo, cuando sientan que están corriendo en el lugar en vez de avanzar.

Esa variedad en el terreno, que incluye asfalto (bastante poco), calle de tierra, bosque lleno de pinocha y ondulaciones, además de la playa y los interminables médanos, le dan mucha variedad a esta carrera. Quienes conocemos el recorrido sabemos lo que nos espera, y por eso seguimos volviendo. Me costó mucho dejar de padecer el bosque, probablemente la parte más dura de la Adventure Race. Muchos creen que lo difícil son los médanos, pero con un tranco corto en subidas y llanos y largo en las bajadas, se tolera mucho más.

Los puestos de hidratación están muy bien colocados, aunque hay quienes podrían quedarse corto en bebida y comida si no llevan algo extra entre puesto y puesto.

Detalle aparte, que suma: el reloj me dio exactamente 27 km, distancia prometida. El problema es que no anda bien y no lo pude detener, así que me dio que hice 135 km (se le acabaron las pilas en la ruta, volviendo a Buenos Aires).

Lo malo: Nuevamente, la mala costumbre del Club de Corredores de asociarse con una marca de cervezas, que regalaban en la llegada a cambio de la entrega del chip. No quiero seguir aburriendo con los efectos nocivos del alcohol en un organismo que se sometió a varias horas de ejercicio intenso. Es cierto que cada uno decide qué hacer de su salud, pero sigo esperando que una organización deportiva, con el prestigio que tiene el club, recapacite en lo que le está haciendo a los miles de corredores que confían en ellos. No estoy solo en este reclamo, sé de muchos atletas que se indignan ante esta situación, pero algunos cometen el error de aceptar la lata igual, aunque no la tomen. Supongo que somos minoría, y que la mayoría se tomó esa cerveza apenas terminó. Es una pena, realmente.

Lo mismo pasa con los puestos de hidratación, donde por un convenio comercial solo ofrecen agua con bajo contenido de sodio, mientras los que no somos hipertensos (imagino que la gran mayoría), necesitamos sales y minerales.

En uno de los puestos se ve que alguien tuvo la pésima idea de pelar las bananas, lo que terminó generando una fruta pegajosa, que daba la impresión de haber sido manoseada. Me dio un poco de asco. Me llamó la atención que esto no pasó en otros puntos.

El veredicto: A diferencia de Colón, esta edición de la Adventure Race es bastante exigente, y no es apta para debutantes en carreras de aventura. Hay que estar bien preparado, sobre todo en el trabajo de fortalecimiento de piernas. Es muy divertida, y la considero ideal para realizar acompañado. Este año tuve la suerte de hacer la mitad con dos amigos y la segunda parte con una debutante. Poder transmitir mi propia experiencia, alentar y ayudar a que cada uno saque lo mejor de sí es muy gratificante.

Puntaje:
Organización: 8/10
Kit de corredor: 7/10
Terreno: 9/10
Hidratación: 6/10
Nivel de dificultad: Para corredores experimentados o debutantes suicidas

Puntaje final: 7,50


Publicado el 6 agosto, 2014 en arena, aventura, Carrera, Espartatlón III semana 45, fotos, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, running, Terma Adventure Race Pinamar. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: