Semana 42: Día 288: Un fondo de 70 km

Dormí pésimo. Me acosté unos minutos antes de las 22 y la alarma estaba puesta a las 3 de la mañana. Pero daba vueltas en la cama, preguntándome si me había quedado dormido, si había escuchado el reloj… tenía tos, dolor de garganta. En un momento no aguanté más, me levanté y miré a ver qué hora era: 2:59. Arriba.

Desayuné, me vestí, guardé las cosas en la mochila (fainá, pinole, algo de abrigo para después) y salí. Faltaban 10 minutos para las 4 de la mañana. Creo que nunca salí tan temprano. Los boliches todavía estaban a pleno, pocos autos en la calle y un clima ventoso. Harían unos 12 grados. No quería arriesgar nada, así que tenía puesta una remera térmica, un rompeviento y un pañuelo en el cuello.

Desde que me hice plantillas nuevas y le puse un realce al talón del pie derecho, vengo lidiando con un dolor en el metatarso izquierdo que no termina de irse. Como ya se lo saqué, esa molestia va cediendo, pero igual sigue ahí. Mi consuelo es que antes no podía hacer 7 km sin que aparezca, y estaba todo el fondo aguantando, intentando acostumbrarme. Puro huevo.

Seguí mi plan de ir hasta Tigre. Pasé por mis puntos intermedios, donde tomo agua en bebederos (kilómetro 8 y 15), además de ir tomando mi pinole. Cuando sentí algo de hambre, comí un poco de fainá, como hice al pie de una canilla (un bebedero no oficial) en el kilómetro 25. Como salí tan temprano, nunca amanecía. La vez pasada que corrí 70 km y llegué al monumento a los remeros el sol estaba saliendo. Ahora seguía la noche cerrada y todavía no estaba en la mitad.

Decidí seguir por la costa hasta donde se pudiese correr, llegar a la mitad de mi fondo y pegar la vuelta. No sé si fue una buena idea porque me metí por zonas muy oscuras en las que no se veía un alma. En todo mi trayecto hay mucha iluminación y algo de tráfico, como para no sentirse tan desamparado. Pero en ese momento, como buen porteño, me dio un poco de miedo estar en ese barrio bonaerense. Pueden ver mi recorrido en este link.

Emprendí la vuelta cuando llegué a los 35 km, justo después de tomar un poco de agua de mi botella. Me alegró regresar a zonas más iluminadas. Mis zapatillas V2 TR no son muy buenas en ciertas veredas húmedas. Si hay canto rodado o alguna superficie un poco patinosa, me siento a punto de caerme. Es algo que con las Nightfox no me pasaba, y tiene que ver con que esta suela es más dura. En asfalto voy fantástico, pero correr patinando es horrible. Fui tensionado, apretando los pies para no caerme.

Como siempre, cada 10 km tomaba pinole. No pude evitar sacar algunas fotos al amanecer en el Tigre. Los paisajes son un espectáculo que disfruto mucho, algo indivisible de los fondos largos. Llegué donde hacen base los Puma Runners, unos minutos antes de las 9 de la mañana, con 50 km encima. Era fantástico, porque solo me quedaban cuatro vueltas al Hipódromo para cerrar. Hice la primera solo mientras el resto iba llegando. Se me hizo especialmente larga, no sé por qué, pero al menos pude dejar la mochila y correr sin peso extra.

Para mi segunda vuelta el resto del grupo ya estaba entrenando progresiones y burpees, así que tampoco pude engancharlos para que me acompañen. Salí nuevamente solo. Acá pasó algo extraño, el reloj se detuvo (quizá lo había parado yo sin querer), así que me comió más de 1 km. Decidí forzarme a seguir hasta que marcara 70 km. Eso que midió de menos se lo sumaría cuando bajara la información a internet.

Ya en la tercera tuve escolta, y venía fantástico. Comparado con mi fondo anterior , donde el dolor estaba presente constantemente, me sentí espectacularmente bien. Pero claro, llegó la última vuelta. Ahí la compañía era mucho más numerosa. Todo el tiempo había sentido una ligera molestia en el metatarso, y en algún punto me pareció que el pie se agarrotaba y que estaba a punto de acalambrarme. Lo cotrarresté corriendo relajado, no intentando forzar nada. Y funcionó. Pero cuando iba 66 km el dolor pasó de una intensidad de 3 a 8. Apreté los dientes y seguí. Los chicos me hablaban y yo no respondía. Estaba muy concentrado. Me preguntaron si me dolía y asentí. La tensión que sentí en ese momento, el estrés, fue bastante importante. Me llevaba el deseo de terminar. Sabía que al instante en el que parara (aunque fuera un minuto), el dolor desaparecería. Fueron 4 kilómetros muy largos, muy tensionantes, pero faltando 400 metros aumenté la velocidad y terminé con todo lo que tenía.

Fueron 7 horas con 5 minutos para esos 71,80 km (aunque mi reloj marcó 6:56 y 70,17 km). Físicamente terminé muy bien, solo que se me hizo una ampolla con sangre en el dedo chiquito del pie izquierdo, y me corté con una uña del derecho. Un cortecito muy chiquito, y parecía un efecto especial de una película clase B. Obviamente que el metatarso no me dolió más desde el instante en que dejé de correr. Me toco, me aprieto, y no siento absolutamente nada. Al menos ese dolor que tenía que tragarme a partir del kilómetro 7 ahora me castigó en el 66. A ese ritmo, quizá desaparezca para la Espartatlón. Y si no… será cuestión de aguatarme. Es hacer esto mismo pero 2 veces y media más. Quizá peque de optimista, pero me parece que es algo que voy a poder hacer…

Publicado el 12 julio, 2014 en dolor, Entrenamiento, Espartatlón III semana 42, fondo, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, metatarso. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Gracias por no insultarme en tu relato de los últimos 4kms. Arengar no es una tarea simple y debo dejarla solo para aquellos experimentados.
    ¡A ir por más!

  2. Venías bien hasta que me empezaste a gritar en el oído… El próximo sábado tenés revancha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: