Semana 39: Día 272: Coaching mental

Hoy decidí volver a terapia. Hice muchísimos años de análisis con la misma psicóloga, y siempre me criticaron no cambiar de profesional. Sinceramente he trabajado tanto con esta persona, que empezar de nuevo sería un retroceso para mí.

En los últimos tiempos estuve escribiendo sobre cuestiones mentales o de motivación. Siento que encontré un hilo conductor en varias repeticiones o compulsiones de mi vida. El running y el gimnasio se mantienen como las actividades que me hacen realmente bien, pero evidentemente me estoy desequilibrando con todo lo demás. No por nada estoy metiendo fondos de 50 km o más, y yendo cada vez más tiempo al gimnasio. Hoy conté 1 hora con 40 minutos desde que empecé la entrada en calor hasta que terminé de elongar después de todos los trabajos de musculación. ¿Es casualidad que paso cada vez más tiempo haciendo actividad física? Yo sospecho que no.

Me di el alta de análisis cuando empecé con Semana 52. Fue dar un salto al vacío, a ver qué pasaba. Sospechaba que este proyecto me iba a hacer bien, y así fue. Recuperé mi autoestima (o la desarrollé), cambié mi alimentación, y aprendí mucho sobre deporte y entrenamiento (cosas que pude aplicar en otros ámbitos de la vida). Cuando empezó mi crisis con mi ex, empezamos terapia de pareja. La terapeuta nos recomendó complementar con un análisis individual, así que llamé a mi antigua psicóloga, y retomamos hasta el día de mi separación. Como abandonaba mi departamento, eso de no tener lugar fijo donde vivir y no seguir compartiendo gastos me obligaba a hacer ajustes, así que dejé terapia.

Pero no siento que en primer lugar hubiese ido porque quería. Lo sentí como una obligación. Creo que podría haber vuelto antes porque me mudé a un departamento y recuperé mi estabilidad económica, pero no sentía la necesidad. Hasta recientemente, que me di cuenta que no estaba acompañando ciertos progresos físicos con lo mental. Me disperso mucho, busco patear las cosas para adelante, y en lo único que me puedo concentrar es en entrenar. Las facetas que tiene eso son infinitas, pero me gustaría explorarlas con un coach mental.

No sé si el psicoanálisis es la solución. Es un intento por hacer algo. He hablado muchas veces de motivación, probablemente sea hora de comprar lo que vendo y ser proactivo. Correr es terapéutico para mí, me sirve para reflexionar mucho, pero siento que necesito poder resolver ciertas cosas en las que me enrosco. Quizá sea una fase, o una forma de reaccionar ante la cercanía de la Espartatlón. No lo sé, pretendo averiguarlo…

Publicado el 26 junio, 2014 en esfuerzo, Espartatlón III semana 39, mente, motivación. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: