Semana 39: Día 271: Otro paso más cerca de Grecia

Hoy con mis padres, main sponsors de la Espartatlón, elegimos la estadía en Atenas, actividad estresante si las hay. Pero lo resolvimos, y gracias a que en Grecia son más austeros, pagamos un precio que ni siquiera podríamos encontrar en Argentina.

Tener un lugar propio, con baño privado, es más importante para las mujeres que para los hombres, ya que nosotros nos arreglamos con cualquier cosa. Pero bueno, también quiero que mi mamá esté cómoda, así que pusimos como parámetro no tener que compartir las instalaciones. Contratamos un servicio por una página que permite contactar dueños directos, y con eso uno baja los costos a la mitad si se comparan con un hotel. A poquitas cuadras de la Acrópolis, que es donde se larga la Espartatlón el viernes 26 de septiembre. Es más, ¡voy a ir caminando! Todavía no sé si voy a ir a la premiación o si me voy a escapar unos días a alguna isla, para reflexionar sobre lo que pasó y descansar el cuerpo.

Como nos cancelaron el vuelo de regreso y lo movieron un día más tarde, ahora nos surgió un día extra en Roma, así que sacamos hospedaje ahí también, a la vuelta del Vaticano. ¿Tendré mi oportunidad de conocer al Papa Francisco y contarle que soñé con él? Todavía me acuerdo. En el primer sueño, él estaba en mi casa, vestido “de civil”. Se había escapado de sus obligaciones eclesiásticas e intentaba mantener un perfil bajo. Estaba un poco decaído anímicamente, pero en el fondo seguía siendo una persona carismática. En el segundo sueño, me encontraba con él y le contaba eso que había soñado. No lo sorprendía demasiado.

Solo queda resolver un gran interrogante… ¿quiénes van a poder venir para ser mi equipo de asistencia? Porque tiene que ser alguien que maneje (no es el caso de mis padres), y dependiendo de cuántos sean habrá que conseguir alojamiento para ellos… Por ahora la búsqueda de sponsors viene mal, y todos los costos los estamos afrontando mis padres y yo (que les voy devolviendo lo que gastamos con la tarjeta). No tengo problema en pagarme lo mío y si pudiese le pagaría el viaje a todos.

Pero soy pobre. Quizá un día me convierta en un millonario y me dedique participar en carreras por todo el mundo, pero por ahora me tengo que conformar con mi trabajo de diseñador gráfico y combinar mis ratos libres con entrenamiento… No es fácil, pero es la vida que elegí, y no me quejo…

Grecia espera…

Publicado el 25 junio, 2014 en Atenas, Espartatlón III semana 39, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, viaje. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Bueno Martín….por un lado deseo de corazón y ruego que milagrosamente aparezca quien se conmueva con este desafío tan destacado y ayude en el empeño (quizá una publicación)…por otro mis respetos a tus padres que están más allá de todo junto al hijo, a los sueños de su hijo, que quizá no sepan bien si tienen sentido pero no se lo discuten a si mismos, los empujan. Por último decirte que es muy difícil motivar terceros y que suelten ayuda por lo que por las dudas como dice la abuela Margarita cuando preciso algo me lo pido a mi mismo. Es una manera de no sentirse mal con la indiferncia. Abrazo y que se los planetas se pongan en línea. Juanca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: