Semana 38: Día 263: Ajustando el objetivo II

¿Se acuerdan de lo que hablaba ayer? ¿Cómo pasamos de ver la mejor manera de hacer un fondo de 150 km el sábado (mismo día que juega la selección) a tres días con 50, 70 y 50 km consecutivos? Bueno, eso no va a pasar.

Ayer a la noche entrené con los Puma Runners. No hice un fondo demasiado largo, 5,6 km, pero trabajamos muchísimo fuerza de piernas con ejercicios de musculación. Y en esas progresiones, Germán (mi Maestro Yoda) me vio trotando “raro”. Cenamos juntos y charlamos de cuáles eran las mejores opciones para el fin de semana, hasta que llegamos a la conclusión de volver a subir el listón con los tres días que me iban a sumar 170 km.

Hoy estaba camino al Club de Corredores, para inscribir al grupo en la Adventure Race de El Palmar. Mientras caminaba, el metatarso izquierdo me dolía, algo que solo me pasaba cuando corría. No deja de preocuparme, pero mientras esté dentro de un umbral que me permita correr, no me desespero. Ya habíamos hablado en la cena de la posibilidad de tomar analgésicos (algo que estaba intentando evitar), porque es mejor experimentar ahora que en la carrera, para la que faltan exactamente 100 días. Y venía pensando en ese dolor y en si iba a desaparecer en algún momento de estos tres meses, cuando sonó mi teléfono. Germán.

Cuando lo atendí me planteó su preocupación por el acortamiento que notó. Es una consecuencia lógica de correr tantos fondos, pero estoy intentando compensar con elongación todos los días. Siento que tengo mayor flexibilidad, aunque quizá no sea la suficiente. Lo que me propuso era bajar el plan del fin de semana y concentrarnos en solo un fondo de 70 km el sábado.

Puede sonar raro que diga “solo un fondo de 70 km”, como si fuese algo livianito. No es joda, aunque apenas sea el 28% de la Espartatlón. Igual para mí suma mucho y sigue siendo un desafío. Mantenemos el plan de hacer un fondo mucho más largo para después de El Palmar, que corremos a fin de mes.

El objetivo es correr toda la noche, experimentar pasar todas esas horas en la oscuridad. Algo de eso viví (o “padecí”) en Patagonia Run, pero me sigue pareciendo un desafío y quiero hacerlo. De por sí el fondo de 70 km lo voy a arrancar a las 4 de la mañana, para que a las 9, cuando comienzan a entrenar los chicos de Puma Runners, me queden 20 km por delante y los pueda compartir con ellos.

Hoy mi única traba es el metatarso. No sé si fue tan buena idea cambiar de plantillas, pero el hecho de haberme sacado la talonera no resolvió nada en lo inmediato, así que no veo más opción que bancármela. Me tranquiliza que mi problema no sea la fatiga muscular o el agotamiento físico. Creo que podría estar corriendo por siempre. El dolor del metatarso al menos me obliga a ir con calma, razonar, y concentrar cualquier molestia o dolor en ese punto único, y no en el resto del cuerpo. Algo es algo.

Publicado el 17 junio, 2014 en dolor, Entrenamiento, Espartatlón III semana 38, fondo, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, metatarso, running. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: