Semana 36: Día 246: 367,59 km en un mes

Durante todo el mes de mayo corrí 367,59 km. No es la distancia espectacular de la que hubiese querido alardear, sobre todo después de haber hecho más de 480 km en enero, pero tampoco está tan mal, es la segunda mayor distancia que hice en el año… de hecho, en todo este tiempo, desde que empecé en Octubre de 2011 a llevar un registro de todo lo que sumaban las carreras más mis entrenamientos. Así que… ¿de qué me quejo?

Bueno, dicen “los que saben” que para llegar a la Espartatlón hay que correr 200 km semanales, o sea unos 800 por mes. Una salvajada que quizá sea exagerado, pero no estoy pudiendo hacer ni la mitad. Quizá no sea necesario, de hecho si no fuera porque leí esto en un par de sitios de internet ni siquiera tendría un parámetro de cuánto hay que correr para estar besándole los pies a la estatua de Leónidas.

Mi estrategia es mantenerme en el plan de entrenamiento de Germán y aplicar todas las cosas que aprendí y con las que experimenté en estos años. Quizá podría haber sumado unos kilómetros más en la última semana, pero las nuevas plantillas me retuvieron un poco. Me están corrigiendo mi pisada asimétrica (producto de mi pierna derecha que es más corta que la izquierda), y eso lleva tiempo. Hoy pude correr 22 km casi sin dolores, solo una ligera molestia al principio que pude controlar concentrándome en caer con los talones en lugar de con el metatarso.

Y eso nos lleva a la pregunta sin respuesta… ¿con qué parte del pie conviene impactar en el suelo? Creo que podríamos encontrar justificación para el talón y para el metatarso, así como podemos justificar las teorías tanto de que respirar por la boca es bueno como de que es pésimo, que correr con zapatillas es obligatorio como que estar descalzo es el modo original de correr, y así hasta el infinito. Por mi experiencia personal creo que apoyo instintivamente el metatarso cuando hago velocidad y cuestas (en especial en progresión), mientras que para ritmos más lentos apoyo sobre los talones. Todavía estoy a tiempo de ir corrigiendo esto…

Este mes tuve grandes fondos. Volví a pasar la barrera de la maratón, y pude hacer algo que para mí era desconocido, como dos ultras en días consecutivos, 50 km un viernes y 70 un sábado. Nuevamente lo hice en compañía de mis amigos de Puma Runners, lo que hizo a la experiencia mucho más placentera y llevadera. No los voy a tener en la Espartatlón, pero sigo soñando con que alguno pueda hacer el viaje y correr a mi lado los últimos 100 metros…

Pude cumplir esa meta autoimpuesta de subir mi kilometraje respecto al mes pasado (casi 120 km más) y espero que siga aumentando, solo porque eso me daría un poco más de tranquilidad. Sueño con romper la barrera de los 100 kilómetros en un mismo entrenamiento, y me intriga mucho qué se siente pasar la marca de las 24 horas sin parar. ¿Será junio el mes en que logre esto?

Publicado el 31 mayo, 2014 en cuentakilómetros, Espartatlón III semana 36, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, running, Spartathlon. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: