Semana 35: Día 243: El hombre que corrió todos los días… durante 45 años

El martes estuve todo el día sentado, trabajando. Prácticamente no salí, pensando en adelantar todo lo posible. Fue una de mis jornadas más sedentarias de la semana, que por suerte compensé hoy con gimnasio, y en unos minutos un fondo de 21 kilómetros.

Pero mientras yo me la pasaba haciendo nada (a nivel físico), en Los Ángeles un ignoto corredor, Jon Sutherland, rompió el récord norteamericano de días consecutivos corriendo. Ese fondito de 5 kilómetros marcó los 45 años y dos días seguidos en que entrenó, en los que sumó 307 mil kilómetros (unas ocho vueltas alrededor del mundo).

Hoy con 63 años, este aficionado al running realizó un promedio de 18 km diarios, algo realmente destacable. Y lo hizo a pesar de tener una vida muy pintoresca y varias lesiones serias. Sutherland es un periodista que durante 20 años se especializó en música, además de ser productor discográfico. Pero entendió, como todos los que corremos, que entrenar requiere sacrificios. Iba a los conciertos de heavy metal y hacía de todo menos irse a las fiestas, porque le gustaba levantarse y salir a correr. Tiene una colección de más de 3 mil CDs, pero a pesar de su vocación, no lleva música en sus fondos. Prefiere pensar.

Sufrió 10 fracturas en esos 45 años, así como dos cirugías de tobillo. En sus intervenciones corría por la mañana, y lo hacía el día después de la operación. Su peor lesión fue en febrero de 1988, en la cadera, cuando en una media maratón patinó en el hielo, cayó, y un tendón cortó parte del hueso. No hizo falta una intervención quirúrgica, y no quiso cortar la racha por lo que siguió entrenando todos los días. Esto, lejos de ser recomendable, hizo que se lesionara dos veces en un lapso de los nueve meses que le tomó recuperarse. Hacía distancias cortas, que eran tan dolorosas psicológicamente como lo que sentía en su cadera. Rengueaba y después se odiaba a sí mismo.

Comenzó con su tradición el 26 de mayo de 1969, unos meses antes de que el hombre llegara a la luna. Mark Covert, un compañero de atletismo de Los Ángeles Valley College, le dijo que había corrido cada día durante el año anterior. Sutherland decidió imitarlo, a pesar de que no consideraba que tuviera el físico para ser un corredor. Se sentía pesado, pero trabajó duro, y esa promesa de un año se multiplicó por 45 (y sigue en curso). De las 615 carreras en las que participó, la mayoría competiciones locales, ganó 325. Documentó cada una de sus carreras, sea competencia o entrenamiento, en lo que a la fecha suma 46 carpetas.

En sus cuadernos puede repasar qué hacía en cada día de los últimos 45 años. El 9 de febrero de 1971 estaba en la habitación del campus universitario cuando lo sorprendió un movimiento tectónico de escala 6.6. “Me despertó un terremoto a las 5:55 AM. Situación caótica. El cuarto es un desastre… corrí 6,5 km en el pasto del campus”. El 11 de septiembre de 2001 registró: “Me desperté y las Torres Gemelas estaban en llamas. Resultó ser el peor día en la historia norteamericana. Es una tragedia impensada… Corrí 8 km”. Sin dudas, su entrada más difícil es la que escribió el 19 de octubre de 2010, cuando Conor Lynch, uno de los corredores de Crosscountry que Sutherland entrebana en la Universidad de Notre Dame, fue atropellado por un conductor que se dio a la fuga, cerca de la institución educativa. “Teníamos que contarle a los chicos, cosa que hice, y perdí la compostura. Fue el día más triste de mi vida”, escribió.

A pesar de todo, el running fue la constante a la que se pudo aferrar. Con su perro Puck hace la mayoría de sus fondos, generalmente en contacto con la naturaleza. “Mientras esté saludable, seguiré haciéndolo”, reconoció. “Soy adicto a correr. Es todo lo que hago”.

El récord anterior lo tenía Covert, aquel compañero que lo inspiró en su juventud. Él se retiró hace exactamente un año y un día por un problema en el pie que lo obligó a subirse a una bicicleta para seguir activo. Sutherland sigue siendo un amigo muy cercano, y considera que Mark fue alguien esencial para que siga motivado y sin abandonar su rutina diaria. En la entrevista del Washington Post que inspiró esta entrada del blog, el periodista le hace la pregunta que todos tenemos en mente. “¿Cuándo va a cortar con la recha?”. Sutherland citó al vocalista de Metallica, James Hetfield, a quien le preguntaron algo similar. “No veo ningún maldito cartel de alto”.

Publicado el 28 mayo, 2014 en Espartatlón III semana 35, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Jon Sutherland, motivación, récord, running. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: