Semana 31: Día 214: Soy el número 183

“¡Buena suerte, número 183!”, escribió Nikolaos Petalas en mi muro de Facebook.

Su nombre delata su origen helénico. Es mi héroe griego, a quien recurrí en cada obstáculo que tuve para inscribirme en la próxima edición de la Espartatlón. Le encanta esta carrera y se nota su voluntad de ayudar, aunque cree que ciertas cosas de la mítica competencia se tendrían que actualizar. Desde adentro, y por puro altruismo, orienta a los corredores y hace de vínculo entre ellos y la organización.

Esto era el final de la gran odisea, pero a la vez es también el principio. Uno no está oficialmente inscripto hasta que no se le asigna un número de corredor. Y para llegar a eso tuve que preclasificar, y después estar en el momento justo llenando la ficha de preinscripción. Y luego de ser aceptado, llenar ooootra ficha y pagar 450 euros. Para cada situación tuve algún percance, y Nikolaos me aseguraba que era mala suerte (sé de otros atletas argentinos que no tuvieron ningún problema).

Hoy me llegó este alivio inmenso, a través de ese mensajito en inglés.

“¿No te habías dado cuenta?”, me preguntó, luego de que le dije que aquella era la mejor noticia del año. Y la verdad es que venía revisando el listado en la web, donde jamás aparecía. Faltan 16 días para que se cierre la lista, y aunque es bastante, siento que entré justito. De momento somos 9 argentinos confirmados, y por las dificultades para hacerse de moneda extranjera y girarla al exterior, muchos de ellos consiguieron una excepción para poder pagar los costos estando en Atenas. En mi caso lo pude resolver con la cuenta bancaria de un amigo en el exterior.

Me gusta el 183. Es múltiplo de 3, y esos son números que me gustan. No sé por qué, un día decidí que todos los múltiplos de 3 iban a ser mis favoritos, y cada vez que tuve que optar, los elegí, como en los molinetes del subte. No creo que esto sea una señal ni nada por el estilo, es simplemente casualidad. La suerte no tiene nada que ver con esto, solo el trabajo duro, la constancia y estar en el lugar justo en el momento indicado.

Ahora sí, estoy definitivamente adentro. En 150 días me verán corriendo con el dorsal 183 enganchado en mi remera o en el pantalón, y junto a otros 400 corredores intentaré cumplir el sueño de llegar hasta Esparta corriendo. Cada vez estoy más cerca.

Publicado el 29 abril, 2014 en Espartatlón III semana 31, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, inscripción. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Felicitaciones Martín. Premio enorme a la constancia y a no bajar los brazos frente a todas las dificultades. Ahora a empezar a disfrutar del viaje y la carrera desde hoy mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: