Semana 30: Día 204: ¿Qué hay más allá del "no puedo más"?

Durante los 100 km de la Patagonia Run me encontré con una situación muy interesante… llegué a un punto de agotamiento físico en el que si venían con una moto y me decían “subí que te llevo al próximo puesto, sin que nadie se dé cuenta”… me lo pensaba. Las piernas me dolían, en forma bastante pareja porque los gemelos estaban agarrotados de las subidas y los cuádriceps de las bajadas. Soñaba con estar con los pies secos, en una cama mullida, calentito, comiendo cualquier cosa caliente que no fuera pasas, fainá o pretzels. Entonces, cuando no podía más… seguí corriendo.

El rival más difícil está en la cabeza, decía una publicidad del Tour de France dibujada por Liniers, y un ciclista tenía que soportar sobre su casco a un cerdo. Supongo que se aplica a casi cualquier deporte de resistencia. Es muy contradictorio que sea nuestra propia mente la que nos dice en voz bajita y repetitivamente “frená que no podés más”, a la vez que nos motiva a seguir esforzándonos. Sé que existe un límite físico, posiblemente bordeando una lesión, en la que es imposible seguir avanzando, pero también entiendo que hay un umbral que pasar, donde el cuerpo se pone en una modalidad “crucero”, y esa velocidad es mucho más cómoda que caminar y hasta que quedarse parado.

Frenar en los puestos es prácticamente inevitable. Hay que reabastecerse, ya sea con comida o con agua, y un tecito caliente para subir la temperatura interna. Arrancar, sobre todo con más de media carrera encima, parecía tan difícil como subir una montaña. Rodillas duras, piernas doloridas, frío… cualquiera podía abandonar a esa altura y no ser considerado otra cosa que un atleta con coraje. Yo me preguntaba hasta cuándo iba a poder seguir corriendo y en qué momento iba a necesitar caminar, pero aún en esos momentos de máximo agotamiento, cuando sentía que no me quedaban fuerzas, seguía un poco más. Las subidas las caminaba, mirando el reloj (antes de que se acabase la batería) para controlar mi ritmo cardíaco. Pero el llano y las bajadas las atacaba con un trote estable, más rápido de lo que me decía mi instinto.

Y esa era una sensación maravillosa. Ir a mayor velocidad de la que yo suponía que tenía que hacer. Tenía un poco de incertidumbre. ¿Lo iba a poder sostener por mucho tiempo? Y la respuesta era sí. Pasando el último puesto de control, cuando la meta era cuestión de minutos (y de kilómetros), apreté sin tener en cuenta que llevaba casi 100 km encima (y era distancia en montaña). Esto me da muchísimas esperanzas para la Espartatlón, donde voy a sentir muchas veces esa alarma corporal que me indica abandonar, y a pesar de eso poder seguir. Seguro que tendrá consecuencias, como ser dolor al día siguiente, pero mientras mantenga mis fuerzas durante la carrera, voy a estar bien.

Creo que no encontré mi límite todavía. Por supuesto que es un límite nuevo, distinto al que tenía hace un año, porque mi cuerpo se siguió adaptando, el entrenamiento se fue volviendo más centrado, al igual que mi alimentación. No queda tanto para ir a correr a Grecia, pero el fin de semana anterior, en la Patagonia, pude seguir contra mi propio instinto, y cuando crucé la meta, más rápido de lo que sentía que podía, me di cuenta que mi cuerpo hubiese podido seguir corriendo. ¿Cuánto? ¿5 km? ¿20? No lo sé, ojalá que mucho más. Probablemente tenga más resto, solo que nunca experimenté mayores distancias. Es la cuenta pendiente a resolver en las próximas semanas…

Publicado el 19 abril, 2014 en determinación, esfuerzo, Espartatlón III semana 30, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Patagonia Run, running, ultramaratón. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: