Semana 29: Día 200: Cuando el éxito es mala palabra

Durante un tiempo va a resonar en mi cabeza (y en este blog), la Patagonia Run. Nunca participé en una competencia tan dura, compleja, y a la vez tan bien organizada. Mi conclusión es que se trata de un carrerón, y como todo lo que me enriquece, intento contagiárselo a mis amigos.

“No me parece un carrerón”, me dijo Yayo. Lo que entendí que no logré gustaba de esta carrera es que la veía muy comercial. Poco importó que no la hubiese corrido nunca. Él prefería competencias hechas por otra gente, aunque fuesen de funcionalidad similar y hasta en el mismo terreno. ¿Por qué el hecho de que algo sea popular es “malo”? ¿Le quitan mérito los caminos marcados? ¿O hay algo más?

Hace poco me enteré de que Dean Karnazes, un ultramaratonista al que admiro muchísimo, podría correr la Espartatlón de este año. Apenas lo supe, me sentí una colegiala esperando el próximo recital de One Direction. Compartí en mi muro de Facebook mi alegría y un amigo, totalmente afuera del mundo del running, me preguntó si era el Messi de los corredores. Me pareció una buena analogía para que entendiese la popularidad de Karnazes y mi fanatismo por él, así que asentí.

Para qué. Abrimos una puerta difícil de cerrar.

Un par de amigos ultramaratonistas se sintieron en la obligación de disentir. Porque había otros atletas más dignos de mi admiración, también participantes de la Espartatlón. Incluso mencionaron a mi otro ídolo, Scott Jurek. El problema con Karnazes, al parecer, es que lo vemos hasta en la sopa. Incluso desee el maravilloso “Nacidos para correr”, McDougal lo critica por su condición de “comercial”. Y me pregunto, ¿es eso un pecado tan grande? ¿Invalida el hecho de que Karnazes tiene un físico increíble, ha logrado hazañas monumentales y que es un motivador nato?

Yo creo que no. Me parece que la condición de popularidad no es importante, ni siquiera es algo negativo. Y si fuere algo para que la Patagonia Run y Dean Karnazes debieran avergonzarse, déjenme admirarlos de todas formas. Yo sé rescatar lo bueno de la gente y de las organizaciones, y no por eso comprometo mis valores ni los de nadie.

Publicado el 15 abril, 2014 en Espartatlón III semana 29, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Patagonia Run, Spartathlon, ultramaratón. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: