Semana 25: Día 172: ¿Cuánto cuesta ir a la Espartatlón?

La Espartatlón (Esparta+Atenas+Londres, en honor a los británicos que la crearon) es una carrera económica, si se tiene en cuenta que en su costo de inscripción está incluido el hospedaje en la Villa Olímpica (del miércoles anterior a la prueba al lunes siguiente, junto con todas las comidas), y la asistencia en los 75 puestos de control. La logística de una prueba así, independientemente de que la participación está acotada a 380 corredores, es monstruosa, y dudo que haya un interés netamente monetario para realizarla.

Pero claro, no es económica para un atleta de Sudamérica, o de puntos alejados del mundo.

Los griegos  la tienen más fácil, ya que se pueden desentender del tema del traslado, del idioma y, quizá, de hospedaje. No están pasando por un buen momento en su propio país, y seguramente esta carrera sea solo para los helénicos con mayor poder adquisitivo. Ser locales les debe jugar a favor, porque conocen el terreno y pueden entrenar cuando quieran. No por nada el récord mundial de la Espartatlón es de Yiannis Kouros en 20 horas con 25 minutos (él es, además, el único cuádruple campeón de esta competencia bestial). La inscripción, para ellos, tiene un costo mucho más bajo por ser organizadores, menos de la mitad que para el resto del mundo.

Los alemanes y japoneses, junto a los griegos, son los otros países que tienen un cupo máximo de inscriptos: 40 corredores. No casualmente son gente de alto poder adquisitivo y buen pasar económico. Esto les permite participar de cualquier carrera que se les antoje, así que no les deberían preocupar los costos.

Los argentinos, en cambio, la tenemos bastante más complicada. Nunca tuvimos una relación favorable con el Euro, moneda que nació casi en simultáneo con el fin del infame “1 a 1” entre el peso y el dólar. Actualmente la cotización oficial establece que 1 euro equivale a 11 pesos. Si bien para un griego una inscripción de 450 euros no significa lo que para nosotros sería desembolsar 450 pesos, la conversión hace que el precio se dispare para nosotros: casi 5 mil pesos. Si realizamos una transferencia internacional supongo que ese sería el costo oficial, ya que no puede pagarse con tarjeta. Por la situación económica y bancaria de la Argentina, tengo entendido que el año pasado la organización hizo una excepción con nuestro país y permitió que esto se abonase en efectivo allá (el límite para no perder el lugar es pagar el 15 de mayo).

Después de haber pagado la inscripción, deberíamos preocuparnos por los pasajes aéreos. La opción más barata, a mi juicio, es comprar un pasaje a Madrid y luego un vuelo “low cost” a Atenas. No existen servicios directos, y las conexiones son más costosas que haciéndolo así. De paso uno puede pasear un poco por esta hermosa ciudad. En mi caso quizá lo haga vía Roma, para poder visitar a los Casanova que viven en Italia. Suponiendo que elija esta última opción, la ida sería en temporada alta, lo que tampoco lo haría demasiado barato. Supongamos que salimos el jueves 18 de septiembre (la carrera es el viernes 26) y tengamos el regreso el jueves 2 de octubre (no viajar en fin de semana o en lunes abarata los costos) tenemos un vuelo directo en Aerolíneas Argentinas por $18.263, que ya incluye el recargo del 35% al turismo. Esto equivaldría a 1660 euros, cotización oficial.

Pero esto no nos pone todavía en Atenas. El vuelo low cost más barato, después de visitar a Rocco y Ana María Casanova, sería de $1171,20, más el 35% de recargo al turismo y compras con tarjeta al exterior termina quedando en $1581,12, o 143 euros.

En Atenas vamos a necesitar alquilar un auto. Si bien hay transporte público muy accesible y no demasiado caro desde el aeropuerto, a partir del kilómetro 81 puedo tener asistencia de un equipo acreditado… debería decir que “necesito” asistencia… Es lo que diferencia a los corredores que logran terminar la Espartatlón de los que la tienen que abandonar. En promedio el alquiler de un coche está en 200 euros, o 2200 pesos.

Ahora que mencioné al equipo, considerando que los necesito para dos tercios de la carrera, que podría transformarse en 24 horas… ¿de cuántos debería ser? ¿Aguantarían dos personas estar un día entero yendo de acá para allá, en un auto alquilado? Yo creo que no, que lo mejor sería dividirlo en turnos. ¿De cuánto? Ocho horas me parece lo ideal, lo que arroja que necesitaría a seis personas, a menos que se vayan rotando mientras van descansando. ¡Quizá lo que haga falta sería una casa rodante en lugar de un automóvil! Eso sin duda influiría en el costo. Pero supongamos que lo cerramos en seis personas. Los costos de pasajes se multiplican por ese número, o sea que estamos hablando de $138.908,84, solo de pasajes.

Hospedaje para estos pobres santos que se encargarán de que durante 24 horas coma y beba lo necesario, como así también que no me caiga anímicamente y pueda terminar la competencia. Por unos 20 euros uno podría acomodar a su equipo en la Villa Olímpica, y hay hostels con un costo similar si nos quedamos fuera del período establecido por la organización. Para 12 días hablamos de $21.384 como barato, más los 6 días que no tengo cubiertos por mi inscripción a la Espartatlón, el costo asciende a $23.166.

Sumémosle ahora las comidas y traslados, porque aunque hayamos alquilado un coche, somos al menos 7 personas. Entre comer afuera (que no es lo más barato) y comprar en supermercado, podemos hacer un estimativo de unos 20 euros diarios. Aunque yo tenga las comidas de la Villa Olímpica por seis días, difícilmente sea vegana o integral, así que me sumo en ese costo extra. Redondeando, calculando el recargo al turismo, para siete personas, hablamos de unos $25 mil extra.

A efectos de cerrar en un número que no sea tan monstruoso, voy a dejar gastos paralelos, como el equipo y elementos de carrera (zapatillas, medias, calzas, anteojos de sol, gorro, protector solar, comida de marcha). En total estamos hablando de un piso de $194.300 pesos, o 13.080 euros tarjeta. Por supuesto que esto es el dinero que necesitamos reunir entre varios, no solo yo. Se va cerrando el concepto de que sí o sí necesito tener uno o varios sponsors que nos ayuden a afrontar todos estos costos. Hay algunas puntas, una presentación que hice (y que sigo puliendo), y poquísimo tiempo para que circule.

El “pitch” del proyecto es simple: este no es un sueño personal, sino algo compartido. Somos varios los que queremos llevar esto de “cualquiera con determinación y paciencia puede cumplir sus metas” a un plano real. ¿Es difícil? Muchísimo. ¿Se puede hacer? Claro que sí. Hay que buscarle la vuelta…

Publicado el 18 marzo, 2014 en costos, Espartatlón III semana 25, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, inscripción, viaje. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Me desmayé como 4 veces leyendo el post. Deberías anunciarlo con un “Atención, leer esto queda bajo total responsabilidad del lector Argentino”. Y cada vez que leí “35%” las pulsaciones las llevé al 120%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: