Semana 25: Día 169: Acreditándonos para la Adventure Race Tandil

Han sido días difíciles para actualizar el blog… pero no para relajarme y disfrutar con amigos. Habiendo pasado un día en Mar del Plata, llegamos a Tandil, donde el clima nos recibió con frío y lluvia… un pronóstico para el que no me había preparado. Me puse el poco abrigo que tenía y me la banqué…

Como en todos los viajes, mi principal dolor de cabeza es la comida. En realidad es difícil coordinar cualquier actividad que involucre a muchas personas. Yo, que de vegetariano pasé a vegano y de ahí a no querer comer alimentos procesados, tengo que hacer algunas concesiones por el bien común. Pero más allá de eso, todo ha salido muy bien y nos estamos divirtiendo mucho.

En la cabaña que caímos este año somos once personas. No todos nos acostamos la misma hora, ni nos levantamos a desayunar juntos. Llegar todos a la acreditación es una proeza, y hoy lo logramos. Llegamos a las doce, más o menos cuando otras mil personas decidieron ir. Nos entregaron un número, como una sala de espera pero de deportistas impacientes y ruidosos, y tuvimos que esperar cuarenta lugares.

Tandil es una carrera hermosa y la logística durante el evento está muy aceitada, pero la acreditación es siempre un caos. Nuestro liberado nunca les figura y hoy me dijeron que tenía que pagar $325. Después que había una deuda del equipo de $200, cuando había pagado yo personalmente lo de todo el grupo. Para el liberado solo había talles L y XXL. ¿Para qué hacen tantas remeras tan grandes? ¿Acaso hay muchos corredores extra extra large que corran carreras de aventura? ¿No se dan cuenta que los atletas son en su mayoría talle M? O sea, es siempre el tamaño que se acaba…

Cuando resolvimos todo este embrollo (en su defensa, la gente de la organización es paciente y atenta) retiramos todos los kits. El contenido depende de los sponsors. Los cereales te los acepto, pero los dos botellones de Terma y el vaso plástico me parecieron mucho. Tampoco me enloqueció la sal baja en sodio que regalaban. Otros años entregaban fideos, cosa que me parece tenía mucho más sentido para fomentar la cena con hidratos. Es cierto que en otros años regalaban cerveza, cosa que me resultó cualquiera, pero bueno… no sé con qué nos encontraremos en la charla técnica.

Estoy con muchas ganas de correr. Mañana largamos a las nueve de la mañana. Es probable que haga frío y que con el correr de las horas suba la temperatura hasta volverse muy agradable. Mañana, si el wifi o el 3G me lo permiten, les contaré…

Publicado el 15 marzo, 2014 en correr, Espartatlón III semana 25, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, running, Terma Adventure Race Tandil. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: