Semana 24: Día 163: ¿Por qué no entrenar da más hambre?

Siempre me planteo esto, y nunca le encuentro una explicación. Seguro me van a decir “ansiedad”… y quizá tengan razón.

Cuando tenía un poco de sobrepeso, comía mucho y mal. Me sorprendió que acomodarme en mi dieta significara comer mejor, pero mayor cantidad. Agregué comidas al día y en cuanto bajé de peso pude sumar más hidratos, e incluso colaciones después de entrenar.

Comer se volvió algo automático. Como el perro de Pavlov, cada vez que era hora de una de las comidas que indicaba el Excel (apoyado en los recordatorios que había seteado en el celular), me empezaba a agarrar hambre. Casi como cuando uno pone el despertador a las 7 de la mañana y se despierta 6:55. Nunca dejé de disfrutar la comida, todo lo contrario, pero empecé a alejarme de los excesos, de comer por antojo, y pasé a alimentarme en función de rendir mejor físicamente.

Sin embargo, como diseñador gráfico que a veces tiene que quedarse largas horas frente a la computadora trabajando, me di cuenta de que en esos momentos de inactividad sí me daban “ganas” de comer. Ni siquiera hambre. Es como si fuese más fácil lidiar con la presión comiendo algo. Pero no cualquier cosa. Porque esos antojos no son de frutas o de un jugo. Quizá algo de eso saciaría ese capricho (en parte). Lo mío es muy puntual, necesito hidratos. Preferentemente harina, algo para masticar. Todavía no pude reprogramar mi cerebro para que en estas situaciones me la banque o reemplace ese deseo por un jugo de manzana.

Soy de los que cree que el cuerpo nos habla y que nos dice cuando necesitamos algo puntual. Mi dieta es en gran medida hidratos, no sabría decir por qué es esa necesidad. ¿Acaso porque es lo que mi cerebro necesita para seguir funcionando en esos períodos de estrés? ¿Será la necesidad de masticar? Puede ser pan, galletas de arroz o galletitas Cachafaz. Estas últimas son veganas, bastante sanas, pero no dejan de tener azúcar, quizá lo único que consumo en mi dieta, junto con la leche de soja AdeS (cada vez más imposible de conseguir en los supermercados).

Si hiciera una comparativa de lo que como los días que entreno (lunes, miércoles y sábado con seguridad, a veces alguno más) con los que no, me daría que en reposo consumo menos verduras y más cantidad de hidratos, ya sea harinas o cereales. ¿Hay alguna explicación a todo esto? Estoy corriendo entre 80 y 130 km semanales, sinceramente no me preocupa estar consumiendo hidratos en exceso… creo que lo que como sigue siendo sano, muy bajo en grasas, y que eventualmente lo voy a quemar. No estoy falto de energía, algo que me preocuparía muchísimo más que subir de peso o que me crezca panza.

Quizá en esos momentos de “estancamiento” un fumador se prendería un cigarrillo… yo correría, sinceramente estaría corriendo todo el tiempo. Tengo un trabajo bastante flexible y me organizo los horarios, a veces vuelvo corriendo del entrenamiento, a sabiendas de que si hubiese vuelto en tren no hubiese llegado a casa y me hubiese sentado a trabajar. Pero después de esos fondos largos no regreso con hambre…  Sí con sed, muchísima, pero mi cena inmediata suele ser moderada.

Seguiré dándole vueltas al asunto.

Publicado el 9 marzo, 2014 en Alimentación, ansiedad, comer, determinación, Espartatlón III semana 24, nutrición. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Si encontras la solución la disfrazamos bajo una marca patentada y nos llenamos de platota. Dirás: por qué compartir mi fortuna contigo? Simple mi querido Watson, soy sorprendentemente ingenioso¿¿??

  2. Todo lo que yo aprendo, lo regalo.

  3. Hay que mal te veo… dieta alta en carbohidratos de alto índice glucemico, nula en proteína de origen animal y baja en grasas.. necesidad de picotear a cada rato, típico de fluctuaciones de la glucemia debidas a los picos de insulina. Solo algo te puede salvar. Dieta paleolitica. Lee por favor paleodieta para deportistas.. todavía tenes tiempo..

  4. ¿En serio me estás diciendo? ¿Qué ves mal? ¿De qué me puede salvar seguir una dieta que está comprobada que es dañina para el cuerpo? ¿Estás al tanto de mi rendimiento en entrenamientos? ¿De mis rendimientos en carreras? No entiendo si es un chiste o si realmente me estás sugiriendo que cambie mi dieta. En todo caso podrías sugerirme que no coma por ansiedad cuando no estoy entrenando. Si querés salvarte, mirá este video: http://www.youtube.com/watch?v=2zVxA6yipv4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: