Semana 18: Día 121: Un fondo de 50 km

Ayer estábamos entrenando con los Puma Runners por la mañana, al rayo de un hermoso sol, finalmente sin sufrir esos calores horrorosos. Hicimos cuestas, algunas pasadas, y sumamos unos moderados kilómetros. Cuando rogué hacer un poco más, mi entrenador Germán me dijo que me guarde para mañana (por hoy). Era hora de hacer un fondo de verdad: 50 km.
Este año no corrí más de 37,5 km. El número me asustaba un poco, desde octubre que no corría una maratón, y Yaboty, en septiembre, fue la última vez que había hecho una distancia de ultra. ¿Estaba preparado para hacerlo? Suponía que sí. Me volví a casa pensando en los potenciales recorridos a hacer. Años anteriores le escapaba al asfalto, preocupado por lesiones, pero de cara a la Espartatlón, ahora lo estoy buscando. Antes me hubiese ido a dar vueltas a la Reserva Ecológica (que suma puntos porque además tiene agua), pero ahora estaba yendo a buscar suelo duro.
Anoche me escribió mi amigo George para proponerme salir a correr “entre 32 y 37 kilómetros”, domingo a la mañana. Además, me tiraba la idea de hacer cuestas. Normalmente le hubiese dicho que sí, pero tenía este ultra fondo para hacer. Se lo comenté y se ofreció a acompañarme al principio, para bajarse cuando llegar a su límite. Pactamos un encuentro a las 7 de la mañana, y me fui a dormir temprano para reponer energías.
Obviamente que cualquier fondo, a no ser que sea en un circuito cerrado, requiere que uno lleve una mochila donde guardar agua, bebidas isotónicas, algo de comida, las llaves, el celular y cualquier otro adicional. Aunque en la Patagonia Run la voy a necesitar, en la Espartatlón no, y realmente estoy harto del peso extra sobre mi espalda. Tan fastidiado estoy que soñé que salía y me arreglaba con un cinto hidratador y algo de dinero en efectivo. Me desperté quince minutos antes de que sonara el despertador, como si hubiese tenido una revelación. Di un salto de la cama, busqué mi baticinturón y empecé a adicionarle compartimientos para los pretzels, el celular, pasas y unas botellitas de vidrio que estoy usando como caramañolas (para seguir abandonando el uso de plástico). Era obvio que iba a necesitar hacer varias paradas para comprar bebida. Podía llevar una botella de Powerade en cada mano. Pero una la iba a necesitar libre… Ok, una sola botella. E intentar hacer un recorrido con bebederos (conozco relativamente pocos). ¿Y si las botellitas se caían y se rompían? Estuve dando vueltas, viendo cómo el minutero del reloj avanzaba… y terminé agarrando la mochila.
Lo sentí como rendirme a la comodidad de llevar mucho de tomar, pero también a la incomodidad de cargar peso sobre los hombros. Al menos me sirvió para guardar cosas que no hubiese llevado, como Voltaren, vaselina y un pañuelo para secarme. Por las dudas. En una botellita de vidrio mezclé tres geles con agua. Monitor cardíaco, reloj, y a la calle.
Arranqué a las 7:08, y de ahí me fui a encontrar con George. Estaba puntual, esperándome, sobre Libertador. Lo levanté y fuimos juntos hacia zona norte. Eran los primeros minutos de sol y estaba un poco fresco, pero muy agradable. Fuimos charlando de Patagonia Run, la Espartatlón, y todas las cosas que convenía o no convenía hacer. Correr acompañado hace que todo sea más llevadero. Empalmamos con Figueroa Alcorta, llegamos a la cancha de River, de nuevo Libertador, el Parque de los Niños, fuimos paralelos al tren de la costa y llegamos a San Isidro. Mi idea era llegar a 25 km y dar la vuelta. A partir del kilómetro 20 iba a tomar un gel cada 10 (o sea, tres tomas de un tercio de botellita). Los pretzels fueron una gran adición cuando tenía hambre (¿o sería una gran adicción?).
George estaba preocupado por el kilometraje, y aunque yo lo veía entero, sin dolores ni signos de cansancio, prefirió bajarse en el kilómetro 27 y volverse en tren, por miedo a sobreexigirse. El resto lo hice solo, con el sol calentando de a poco y cada vez más gente saliendo a la calle. Correr temprano, además de que ayuda por el nivel hormonal elevado, es muy agradable porque hay pocas personas en la calle y no tanto tráfico. Mi intención era estar en casa antes del mediodía, pero también ver cómo me sentía corriendo esa distancia. Las veces que hice fondos en este año me sentí cansado, llegando con lo justo. El haber salido en una mañana fresca y estar descansado evidentemente me ayudó, porque no lo sufrí tanto. Solo una ampolla en un dedo del pie, y una tensión sobre las piernas que lanzaban puntadas de alerta. No me dolió en ningún momento, pero en algunos puntos sentí que estaba un poco tensionado, y que las rodillas no iban a soportar demasiado. Volviendo por el Parque de los Niños y en toda Figueroa Alcorta le escapaba a levantar el pie para saltar el cordón, creo que por miedo a que me dé un tirón.
Ya consciente del gran secreto que descubrí este año, cuando llegué a la Facultad de Derecho me fui a la ducha a mojarme y tomar agua. En general me sentí estupendamente bien. La bebida me alcanzó muy justo, si hubiese hecho más calor seguramente hubiera necesitado más. Pero entre los bebederos de Vicente López y la maravillosa ducha, estuve más que bien.
Llegué a casa a las 4 horas y 47 minutos, habiendo hecho 50 kilómetros y medio. Elongué, tomé agua, Powerade, agua y Powerade, y me hice un sándiwch de soja, para reponer proteínas y cortar con tanta bebida dulce. Me quedé pensando en que había hecho un quinto de la Espartatlón. Me sentía para seguir… pero muy lejos todavía de llegar aunque sea a 100 km. Así que habrá que seguir entrenando y sumando más fondos como este.

Publicado el 26 enero, 2014 en Entrenamiento, Espartatlón III semana 18, fondo, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Que tipo groso. Muy buenos tiempos. Vamos por mucho más.

  2. Gracias, Nico. Vamos por más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: