Semana 17: Día 116: Cambios en el blog

spartathlon2013
Recuerdo la gran preocupación que tenían los especialistas en 1989, porque se venía una nueva era, y no había nadie proponiendo una alternativa musical y cultural, como sí había ocurrido en 1979. Pienso en eso porque cuando Semana 52 cumplió su compromiso de las cincuenta y dos semanas, yo ya había pensado montones de cosas para cambiarle al blog. Desde el cuentakilómetros hasta otro diseño. Ya el cierre tuvo Twitter (red social que tenía absolutamente negada) y el gran cambio entre los cambios: plantear la meta de llegar a la Espartatlón.
Pero cuando pasé del segundo año al tercero, lo único que cambió fue que me flexibilicé y dejé de escribir todos los días. Era la única forma para que algo que me gusta y que le sirve a otras personas, se convirtiera en un tedio. No siempre me resulta fácil encontrarle el hueco a bloguear, pero todavía puedo hacerlo. Todavía mantengo esa suerte de “flexibilidad”, aunque estoy de nuevo actualizando con frecuencia.
Estamos cursando el cuarto año de blog, y las cosas se mantuvieron bastante inalteradas desde todos los cambios que propuse en el segundo año. Para ser honesto el diseño actual me gusta, pero probablemente sea hora de replantearlo. De todos modos, no es a cuestiones estéticas a lo que iba. Hubo una constante en Semana 52 que salió sin querer, y es que nunca le puse publicidad. Sí, en el camino me enteré de que WordPress lo hacía por su lado, y como yo era el administrador, a mí jamás me las mostraba. Pero ahí están, te puede salir un aviso de una hamburguesa en el mismo post donde hablo de las bondades de comer vegetales en forma estricta.
Pues bien, aunque pueda ser pronto para afirmarlo, tengo altas esperanzas de quedar en la Espartatlón de este año, e ir a correrla. Es algo que vengo soñando desde hace mucho, en lo que venimos trabajando con Germán, quien me orienta para que los entrenamientos me permitan ampliar mis límites. No es el mismo viaje el que haría este año que si lo hubiese hecho en 2013. Ahora siento que estamos más unidos, con metas claras y mucho entusiasmo. Hace poco me propuso algo que va a cambiar bastante la dinámica de este proyecto, y es que este no sea un emprendimiento personal como lo venía viviendo, sino de grupo (puntualmente, de todos los Puma Runners de Zona Norte). Yo solo sería el que correría toda la ultramaratón, pero ellos estarían ahí, ayudándome y contagiándose de toda esa experiencia.
Hasta ese momento, siempre imaginé la Espartatlón como un emprendimiento solitario. Quería que Germán me acompañara, pero no es sencillo para mí juntar el dinero para viajar a Europa, menos podría pedirle a otra persona que también lo haga. Por supuesto que cuando él me propuso que vayamos todos (o sea, los que quieran sumarse), en un principio no entendía nada. Entonces ahondó en su idea, la de hacer un esfuerzo conjunto para poder financiar este viaje. Con auspicios y recaudación de fondos, no solo podría ir a correr, sino que tendría mi equipo conmigo. Y después de investigar las experiencias de los que pudieron llegar a Esparta y los que quedaron en camino, se nota una diferencia determinante: los que la completan pudieron apoyarse en un grupo de asistencia, que los ayudaba a comer y a beber, en especial en los momentos de cansancio más extremo. Los que la jugaban solos veían sus posibilidades de llegar a la meta increíblemente más reducidas.
En consecuencia, esto me conviene, y hace que deje de ser un proyecto personal para que sea una experiencia colectiva, en la que ellos se vean tan involucrados como yo.
¿Y en qué afecta esto al blog? Bueno, WordPress es una plataforma fantástica, y siempre me resultó mucho más amigable que Blogger. El tema es que está realizada para que no se la pueda monetizar (al menos que uno no pueda). Ellos proveen el servicio, así que son ellos quienes buscan cómo hacerlo redituable. Hacer el sacrificio de mudar este blog a Blogger me permitiría ponerle publicidad, Adwords y sacarle unos dólares a todo esto. La plataforma actual no me permite poner un botón de donación, y es otro motivo para considerar la migración. Cualquier ayuda nos va a poner a todos más cerca de Atenas, y a ocho meses de la ultra es ahora o nunca.
Mantener dos blogs, el de los avisos y este, implicaría dividir a la gente, y necesito concentrar esfuerzos. El contenido va a seguir, hasta el día que le bese el pie a la estatua de Leonidas. Pero es probable que en febrero haya un cambio importante, con más presencia en redes sociales (Semana 52 todavía no tiene página de Facebook). Espero que los lectores sepan entender, este es el camino para hacer la carrera y terminarla. No soy el corredor más rápido y nunca he hecho podio, pero puedo recurrir a mi ingenio y a mi determinación para todo lo que hago en el día me encause a cumplir esa meta. Los mantendré informados, y espero que me acompañen en esta etapa.

Publicado el 21 enero, 2014 en determinación, esfuerzo, Espartatlón III semana 17, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: