Semana 16: Día 110: Inscripción a la Espartatlón

253 días, 4 horas, 34 minutos y 9 segundos. Eso es lo que estoy viendo ahora, en el witio web de la Espartatlón, o sea el tiempo que falta para la largada. Parece mucho, como también poco. Hoy leía a un veterano corredor que decía que solo podrías enfrentarte a esta ultramaratón si tu entrenamiento comenzó en Navidad… Tan mal no estoy, entonces…
No sé qué pasó, por ahí mi próximo comentario va a dar medio hipster, pero yo me enteré de casualidad de la Espartatlón, buscando información sobre la Maratón. Fue una de las primerísimas entradas del blog, narrando la epopeya de Filípides y la que se terminó convirtiendo en una prueba espartana moderna. Era, como tantas cosas, algo que se me hacía muy lejano. Pero después me volví a reencontrar con esa historia, y empecé a coquetear con la idea de correrla, sin saber en lo que me estaba metiendo.
Quise correrla en 2012, pero no cumplía los pre-requisitos de correr 100 km en 10 horas y media o 200 sin límite de tiempo. Me inscribí en la Patagonia Run, pensando que eso me podía servir (creo que ni siquiera el ganador, Reyes, bajó de las 11 horas, y yo le puse unas agónicas 18). Escribí a la organización y les pedí una excepción. Su respuesta me tranquilizó: “Quedate tranquilo que estás inscripto”, y me daban mi número de corredor. Resultó que me confundieron con un mexicano de apellido “Casanovas”. Así que aunque creía que estaba adentro, en realidad no lo estaba.
Lloré, imploré, pedí una excepción. Que se hagan cargo de su confusión. Ya había sacado los pasajes a Grecia. Estos tipos no se conmueven ante nada. “¿Cómo vas a sacar un pasaje a otro país sin siquiera saber si estabas inscripto?”. Después de una eterna lista de mails en los que propuse correr 100 km antes de que cerrara el plazo máximo de la inscripción (31 de mayo), el director de la carrera me dijo que me ponía en lista de espera. En ese momento había 30 corredores esperando, de los 350 que suponía el cupo máximo. Faltaban dos semanas, así que inventamos la Ultra Buenos Aires, junto con Fede Lausi de Salvaje. Él decidió hacerlo en Marcos Paz. El 26 de mayo, sin haberme recuperado del todo de Patagonia Run, me mandé más solo que el 1 a correr 100 km. Acompañado por familia y amigos, llegué hasta el km 77 antes de abandonar. Al día siguiente mandé un e-mail a la organización diciéndoles que no me iba a inscribir, les agradecí y les dije que reintentaría al año siguiente.
En ese interín, algo pasó. No sé qué fue. Quizá tuvo algo que ver con que fue el 30 aniversario, y por ahí tuvo mucha prensa. Pero de una edición a la siguiente, la popularidad de la Espartatlón estalló. Salvaje volvió a organizar la Ultra Buenos Aires, esta vez abriéndola a quien quisiera correrla, y agregándole categoría beginner (25 km) y Half (50 km). De nuevo mis amigos y mi familia estaban ahí, apoyándome, y esta vez con más preparación y determinación, hice los 100 km en 10 horas y 14 minutos, con 16 de resto para alcanzar la marca necesitada. Fue una experiencia muy diferente a la del año anterior. Me sentí con resto, aunque los 246 km se me hacían muy lejanos. Significaba hacer un 150% más de todo ese esfuerzo. Lejano, pero no imposible.
Volví de Marcos Paz, y fui derecho a la computadora para inscribirme. Esta vez había corrido los primeros días de abril, así que tenía que tener cupo. Pero en la página de la Espartatlón se habían cerrado las inscripciones. Habían cubierto los 350 lugares a los pocos días, y cuando llegaron a 190 personas en lista de espera, se dieron cuenta de que no tenía sentido seguir recibiendo pedidos. Me sentí desilusionado, pero a la vez con cierto alivio porque tenía otro año más para entrenar y mejorar.
Estuve muy atento a las nuevas fechas para la edición de 2014, mi tercer intento por inscribirme. Hace una semana anunciaron que hoy, 15 de enero, a las 19 horas de Grecia, abría la inscripción para la 32º edición. En mis cálculos mentales eran las 4 de la tarde de Argentina, pero no se me conoce por ser bueno con las matemáticas. Esa semana, una o dos veces por día entraba a la web y veía qué decía la sección de “Registration”. Siempre el mismo mensaje: “Athletes registrations begins 15/01/2014”. La espera era eterna.
Hoy, aunque suponía que todo comenzaba a las 16 hs, entré más temprano, y encontré que el registro estaba activado. Después de pasar por un estado de pánico tipo el “El Grito”, de Munch, empecé a inscribirme. A diferencia de otros años, era completando un formulario online y no con un word (yo, para adelantar, ¡ya tenía el word escrito! No me sirvió de nada). Completé todo, me saqué una foto, escaneé un apto médico (mientras me preguntaba por qué no había hecho todo esto antes), llené todos los campos e hice click en “Send”. Me aclaraban que en 15 días me darían respuesta a mi solicitud, y que me habían enviado un correo para verificar mis datos y estar registrado en la página. Por supuesto el e-mail nunca me llegó. Pero por fortuna tuve la brillante idea de ir a buscarlo a la carpeta de Spam, donde estaba ahí, entre ofertas de viagra y oportunidades laborales para trabajadores independientes.
Ya entregado, con el registro completo, me pude relajar un poco y dedicarme a esperar dos semanas a que me digan si estoy adentro o no. Aproveché para entrar en el grupo de Facebook que contiene a corredores de la Espartatlón veteranos y a los que queremos probar por primera vez, y pude presenciar el pánico generalizado por el formulario que no siempre funcionaba y el mail de confirmación que nunca llegaba. Lo que más me sorprendió fue ver a una persona de la organización decir, a las 15:10, que en esa hora y monedas habían recibido 290 solicitudes. Una gran diferencia a dos años antes, cuando en mayo la lista de espera era de solo 30 personas.
Evidentemente la Espartatlón creció, no por nada ahora ofrecen 380 lugares y no 350, como era costumbre. En definitiva, ¡quiero dejar en claro que yo quería hacer esta ultramaratón cuando no era tan conocida!
Me voy a dormir 15 días y vuelvo.

Publicado el 15 enero, 2014 en Carrera, Espartatlón III semana 16, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, inscripción. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: