Semana 15: Día 104: Un profesor baja 16 kg comiendo solo en McDonald’s

Seguramente leyeron la noticia. “John Cisna, profesor de ciencias de un colegio del estado de Iowa, decidió llevar a cabo un singular experimento: desayunar, almorzar y cenar en un restaurante de comida rápida McDonald’s durante 90 días”. Por supuesto, cruzarme con esta noticia, y lo que mucha gente entiende, encendió más de una alarma en mi cabeza.
Primero, quiero hacer una consideración. El poder que tienen los medios sobre lo que pensamos es enorme. Guau, seguro nunca escucharon eso, ¿no? Bueno, ahora que les abrí los ojos, les cuento que a veces no importa la noticia, sino el impacto. Y por más que te digan la verdad, el tema es cómo te la dicen. En la publicidad de Coca Cola Life jamás dicen que no tiene azúcar. Empezaron diciendo que estaba “endulzada naturalmente con azúcar y stevia”, para después simplificarlo a “endulzada naturalmente”. Mucha gente con la que hablé hubiese apostado a su propia madre a que esa bebida no tenía nada de azúcar. Pero como el mensaje estaba “endulzado”, en la mente del consumidor se terminó de construir el mensaje falso.
Ahora tenemos esta noticia espantosa, de un profesor (o sea, alguien instruido), que en 90 días perdió 16 kilos comiendo solo en McDonald’s. Eso es lo que dicen los titulares, eso es lo que resaltan. Empiezan a hablar de la “Dieta McDonald’s”, y a insinuar que todo lo que sabemos de nutrición está errado (sí, vivimos equivocados, pero no tanto). En el siguiente video se aclara que el “experimento”… estuvo financiado por una sucursal de la cadena de comida rápida.

Si visitamos cualquier sitio de internet que haya levantado la noticia, vamos a ver que se destaca todo el tiempo el resultado “impensado”, y lo compara con el documental Super Size Me. Para quienes no lo hayan visto, en este verdadero experimento sobre la comida chatarra, el cineasta independiente Morgan Spurlock comió solo comida de los Arcos Dorados, llegando a consumir 5 mil calorías diarias. Además de que solo podía comer lo que se ofrecía en ese restaurante, se había impuesto que si le ofrecían el tamaño “Super Size”, lo tenía que aceptar (lo tuvo que soportar unas 7 veces). El resultado fue que aumentó 11 kilos en 30 días, más los cambios en su salud (energía, apetito sexual, humor, palpitaciones).

Este estudio nuevo, que parece contradecir lo expuesto en Super Size Me, viene por supuesto con trampa. Primero, porque Cisna no consume más de 2 mil calorías por día (el 40% respecto de lo que comía Spurlock). El menú promedio de McDonald’s tiene 1050, por lo que podemos suponer que solo pide uno por día. Segundo, hace 45 minutos de caminata, seis veces por semana, lo que supera la cantidad de ejercicio recomendado por la OMS (media hora). Caminar es de por sí un ejercicio muy completo y infravalorado. “El experimento no tiene como fin recomendarle a la gente que únicamente coma esta comida, sino demostrar que son sus propias decisiones las que pueden marcar la diferencia”, aseguró el maestro, que añadió que lo importante para reducir los niveles de obesidad entre la población no es prohibir el consumo de ciertos alimentos, sino enseñarle a la gente a ponerse límites a la hora de comer y fomentar el ejercicio físico.
Ahora bien, puede ser muy difícil encontrar un artículo que diga “Profesor de ciencias demuestra que se puede bajar de peso caminando y controlando las calorías que se consumen”. No, todo pasa por “comió en McDonald’s”, pero no sabemos qué. Sí podemos suponer todo el menú que tuvo a su alcance, pero si mantuvo las 2 mil calorías diarias, tuvo que optar por ensaladas, y no ponerle queso rallado o las salsas, que terminan agregándole más calorías que las que tiene una hamburguesa. Probablemente pudo pedir helado de postre, pero para no pasarse debió consumir manzanas o algo de menor contenido calórico.
De vez en cuando surge alguna noticia dispuesta a sacudir todo lo que sabemos de nutrición. Me pongo a la cabeza, intentando convencer a la gente de lo nociva que es la proteína animal. Pero a su vez “compito” con este tipo de informes, como el que dice que no es necesario consumir tanta agua (supuestamente se puede obtener de los alimentos directamente), y depende de en qué año estemos, el huevo sube el colesterol o lo baja. Toda esta desinformación no colabora en que la gente tome esas sabias decisiones, como pretendía el profesor.
Si queremos revolucionar los conceptos de nutrición, imitemos a Spurlock o a Cisna… o a mí, sin ir más lejos. Que cada uno pruebe conscientemente cuál es el plan alimentario más saludable y los verdaderos beneficios de hacer actividad física. Aprender a alimentarnos bien y tener una vida verdaderamente sana debería ser más sorprendente que esta noticia que busca dejar bien parada a McDonald’s… y que fue financiada por McDonald’s…

Publicado el 9 enero, 2014 en Alimentación, Espartatlón III semana 15, McDonald's, nutrición. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: