Semana 15: Día 102: Progresando, por Scott Jurek

De más está decir que mi ídolo indiscutido (antes, incluso, que Batman) es Scott Jurek, un ultramaratonista que fue precursor del veganismo en este deporte de alto rendimiento. Debería notar que descubrí su existencia hace relativamente poco, ya que es uno de los protagonistas de “Nacidos para correr”, de Christopher McDougall. Hace poco editó su propio libro, “Eat & Run”, y en mi reciente viaje a Barcelona conseguí un ejemplar en castellano (así que tuve la oportunidad de volver a leerlo, esta vez en mi lengua madre).
Las enseñanzas que da este muchacho son invaluables, sobre todo para alguien que busca seguir sus pasos. Supongo que hay muchísimo que cualquiera podría aplicar de lo que él enseña. Que hable de carreras de 160 km o más no invalida que uno lo incorpore para distancias mucho más cortas, o incluso para otras actividades. Pero definitivamente esta autobiografía se ha convertido en mi Biblia, un texto de consulta permanente. Jurek comenzó a correr cuando había poquísima bibliografía de ultramaratones, así que tuvo que aprender por su cuenta y a enseñarse “a sí mismo”.
Uno de los consejos que da es sobre el progreso, y cómo lograr mejorar el ritmo de carrera. Me pareció que valía la pena compartirlo. Le recomiendo a cualquiera que se consiga una copia de su libro, dudo que decepcione.

Progresando
Correr regularmente es ya de por sí toda una satisfacción. Si eres competitivo, una satisfacción incluso mayor te invade cuando la velocidad y la distancia aumentan, pues te desafías a ti mismo. Progresar puede ser una gran motivación y un gran incentivo para seguir practicando ejercicio.
Si quieres superarte como corredor, puedes (y deberías) realizar entrenamientos suplementarios, que hagan hincapié en el fortalecimiento, en la flexibilidad y en la mejora técnica. Pero la manera más simple de mejorar es correr más rápido; u la forma de hacerlo es entrenarte corriendo con más intensidad, como yo lo hice en mis largas subidas a Mount Si [Los fines de semana y para prepararse para carreras de montaña, Jurek trepaba corriendo estos 1000 meros de altura, que sube en un recorrido de seis kilómetros -o más de 150 metros de subida por cada kilómetro horizontal-, veces por entrenamiento].
¿Cómo hacerlo? Después de haber corrido entre 30 y 40 minutos, al menos tres veces por semana durante seis u ocho semanas, ya estarás preparado para comenzar a correr ocasionalmente al 85 o 90 por ciento de tus posibilidades físicas, que es el umbral en el que aumenta el lactato en los músculos, pero el cuerpo aún sigue teniendo capacidad para eliminarlo y procesarlo. Llega al punto en el que puedas mantener el umbral láctico durante 5 minutos, después corre más despacio durante un minuto para darle tiempo al cuerpo a que se recupere y entonces repite. Conforme vayas progresando, incrementa el número de intervalos y su duración, manteniendo una proporción de 5 a 1 entre trabajo y descanso. Por tanto, podrías hacer intervalos de 10 minutos de carrera intensa seguidos de descansos de 2 minutos, o bien de 15 minutos con descansos de 3, etcétera.
A las cuatro o seis semanas, podrás mantener ese nivel de esfuerzo durante 45 o 50 minutos y serás más veloz.

Publicado el 7 enero, 2014 en correr, Entrenamiento, Espartatlón III semana 15, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, running, ultramaratón. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: