Semana 14: Día 92: Balance de fin de año: LOS SUPLEMENTOS

image
Última entrega del balance de 2013, en donde pasaron muchas cosas, buenas y malas… pero con la balanza inclinándose hacia lo positivo.
Este año fue en el que finalmente pude superar los 30 kg de músculo. Vamos por partes, cuando empecé con Semana 52, era un desastre. Tenía una pésima rutina alimenticia, no estaba muy comprometido con el entrenamiento, y tenía que bajar mucha grasa. No era algo tan fácil de lograr, pero estaba motivado. Lo que ya sabíamos que iba a pasar era que iba a perder músculo, porque los fondos hacen eso. Pero no me preocupé, decidí darle para adelante igual. En los meses subsiguientes perdí grasa, pero también masa muscular, cada mes más. Cuando empecé el gimnasio logré nivelarme un poco, pero no fue hasta este año que logré ese objetivo que se había puesto mi nutricionista de superar los 30 kg de musculatura.
Lo que en su momento no conté fue cómo lo logré. Principalmente porque temía que no funcionara y que alguien me imitara (ACLARACIÓN: Chicos, no hagan esto en sus casas, soy un profesional). Me gusta aconsejar en base a experiencias exitosas. Este año, con el boom de los envíos desde china (la vieja y querida Ali Express), buscando muñecos de las Tortugas Ninja y accesorios para running, me encontré con un producto que lo tenía todo: la HiperEspirulina® (o Chāo luóxuán zǎo). Este producto es básicamente espirulina metabolizada, que puede absorberse más fácilmente, con un refuerzo de nutrientes, ginseng y glucógeno. Contiene 870% más de proteína que la carne de vaca, 500% más magnesio que los champiñones, 1300 veces más clorofila que las verduras de hojas verdes y 2 veces más vitaminas del complejo B que las almendras.
Comencé a tomarla con el desayuno, mezclado con la avena y las pasas de uva. Al principio es difícil acostumbrarse porque tiñe todo de verde y hace que el gusto de la comida sea parecido a la acelga. Pero con el tiempo uno siente los beneficios. Antes me quedaba dormido en todas las reuniones, sobre todo después de comer. Ahora me siento atento y afilado, listo para la acción. Logré subir 2 kilos de músculo por mes… ¡incluso en los meses en los que no iba al gimnasio! Además mejoré mis tiempos de carrera, como puede atestiguar cualquiera que vea mi desempeño: en la maratón de Río, en junio, hice 3 horas 27 minutos. En solo 3 meses, cuando corrí la de Buenos Aires, bajé a 3 horas 3 minutos. Ya en este punto consumía HiperEspirulina® en todas las comidas, a veces mezclado con arroz, tofu y ananá, y otras preparándome jugos con agua y una pizca de stevia.
Soy el primero en admitir que lo que más me hubiese gustado es no obtener estos logros consumiendo suplementos y que sea todo en forma natural, pero lo que realmente cambió mi modo de pensar fue cuando se destapó la verdad del caso Armstrong (Lance Armstrong, no Neil Armstrong). Si bien la FDA no aprueba el uso de HiperEspirulina® en las competencias (en el dopaje muestra un acelerado nivel electrolítico), quedó demostrado que la superación va de la mano de la química. Emil Zatopek, hoy en día, no podría ganar una competencia sin ayuda de la ciencia, por más entrenamiento corriendo en borceguíes, en la nieve, con la mujer a caballito. Hoy los campeones olímpicos se lo comerían crudos (de hecho, con los suplementos indicados, hasta yo le daría carrera).
Existen suplementos de origen natural (y vegano), como los polvos protéicos con soja, la corteza de bambú o el batido de jengibre, ópalo y azúcar orgánica, pero sus resultados son ínfimos y muy lentos. Hoy ya tres de mis colaciones diarias son HiperEspirulina®, y realmente no la cambiaría por nada (lo que daría porque HiperEspirulina® me auspicie este blog… HiperEspirulina®, ¡nunca salgo de casa sin ella!).
Nuevamente, les recuerdo que no hagan esto en sus casas, no conviertan a su cuerpo en un conejillo de indias. Mejor es consultar a su nutricionista para que les indique la mejor forma de incorporar HiperEspirulina® en su dieta. Las primeras semanas tuve un poco de sangre en la orina y algunas migrañas, pero ya casi se me fue.
Y con esto cierro el balance de 2013, una seguidilla de posts aburridos que casi nadie comentó. Mañana, a retirar los kits de la San Silvestre, ¡y a cerrar el año corriendo!

Publicado el 28 diciembre, 2013 en Día de los Inocentes, Espartatlón III semana 14. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: