Semana 13: Día 88: Balance de fin de año: LA BEBIDA

image
Sin dudas el tema de la bebida, en especial el alcohol, fue el cambio más grande que hice desde que empecé este blog, en agosto de 2010. Se podría decir que en 2013 me di un par de libertades, que alguno creía que iba a mantener en secreto en este blog. Pero bueno, no podía ir a Londres y no pasar por un pub a tomar una cerveza. Tampoco podía dejar de lado el brindis de fin de año con los Puma Runners cuando Mak se apareció con un champagne de 3 litros.
Al igual que el reajuste con la comida, este año también significó un reajuste de la bebida. Intenté tomar toda el agua posible (bebo casi exclusivamente eso porque detesto a las gaseosas), y cuando me encontré corto de dinero, herví el agua de la canilla. Fue quizá mi momento de tocar fondo a nivel económico, y logré salir a flote gracias a la ayuda de mis padres y al ingenio. Además de poner la olla a hervir, recurrí a todo lo que había en la alacena, incluso esas cosas que había decidido dejar de lado, como el arroz blanco o las pastas que no eran integrales. El agua de la canilla está lejos de ser la mejor, tiene metales, cloro, y un sabor que a mí se me hace espantoso. Pero apenas salí de esa deuda que me significó irme de vacaciones a Europa, pude volver a comprar los botellones de agua mineral.
Y hubiese seguido así, dándole plata eternamente a Villa del Sur, hasta que encontré un filtro PSA muy barato en Mercado Libre (y a estrenar). Aunque mi canilla no tiene de dónde engancharle el pico (ya probé de todo), sostengo las mangeras con la mano cada vez que quiero llenar mis botellas de vidrio, las que van directo a la heladera. Ahora tengo agua todo el tiempo, cuando quiero, sin olores ni sabor extraño. Estoy seguro de que, a mayor escala, Villa del Sur hace exactamente lo mismo con los botellones que yo les compraba. Esto es muy liberador, y ya no me limito por la cantidad que compré, sino que tomo todo el tiempo, en especial en esta época de horrorosos calores.
Gracias a mi fobia al plástico me hice de un par de botellas de cerveza (vacías) con un pico de porcelana. Tomar de un envase de vidrio resulta mucho más refrescante, y hasta se me hace más higiénico. Siempre parece que estoy tomando alcohol, pero de algún modo se me hace que esto de renunciar al plástico va en sintonía con lo de comer más sano.
Tomar agua y dejar el alcohol fueron los cambios más importantes desde que empecé, pero la incorporación más espectacular de 2013 fue la juguera. Me cuesta recordar cómo era mi vida antes de este maravilloso aparato que me regalaron mis padres. Siempre me costó comer todas las verduras que debía, así que… ¿por qué no beberlas? Las colaciones, que siempre eran alguna fruta, ahora son jugos en un sinfín de combinaciones. Yo creía que el líquido no me iba a llenar, pero resultó ser todo lo contrario. No hay nada más natural y nutritivo que estas bebidas, sin conservantes, ni azúcar, ni colorante. Nada que ver a hacerse un licuado, y hasta es más sabroso que comer la fruta o la verdura al natural. Las peras, que siempre están duras, pasadas por la juguera dan un jugo riquísimo. Y lo probé dándole un vaso a quienes me visitan en mi departamento, y a todos les encanta. Por supuesto, la única contra que tiene este aparato es que hay que lavarlo después de cada uso, pero yo ya lo incorporé al proceso.
Siguen sin gustarme las gaseosas, y todo lo que tenga gas. En alguna fiesta que se acabó el agua tomé sorbos de Sprite y me resultó un jarabe espantoso. Es increíble cómo en una época era adicto a estas cosas…
La abstinencia es algo que seguramente mantenga en años venideros, si no es en toda mi vida. Además de lo poco que le aporta al cuerpo, desde que descubrí que podía hablar con mujeres y bailar sin tomar alcohol previamente, el cielo es el límite…

Publicado el 24 diciembre, 2013 en agua, alcohol, Espartatlón III semana 13, jugos, juguera, nutrición, salud. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: