Semana 12: Día 84: Soñar con zombis

Ayer a la noche estaba realmente dispuesto a actualizar el blog. ¿Sobre qué escribir? Quién sabe, algo iba a surgir.
Pero me tiré cinco minutos en la cama. Para descansar la vista. Y me quedé dormidísimo.
Entregado a los brazos de Morfeo, soñé…
Estaba en un mundo infestado de zombis. No los veía, pero la amenaza estaba ahí, latente. Uhía en una camioneta por el campo, iluminado solo por los faroles. Hacía frío, la idea era no frenar por nada. Los haces de luz se marcaban por la niebla.
Me vi obligado a bajar y caminar. Un grupo de vecinos encapuchados montaban guardia. ¿Me tomarían por un muerto vivo? Vestían túnicas que les tapaban todo el cuerpo, con su cabeza gacha, escondida. Alguno rompía esa escena monótona iluminando su rostro con el chat del teléfono.
Logré que me dejen ingresar con ellos. Estaban en un shopping mall, y adentro habían armado como una pequeña ciudad, donde todos convivían normalmente. Me tocó compartir un colchón matrimonial en el piso con otro hombre. No había problema, el otro joven, francés, se tiró en un extremo y cerró los ojos. Quedé en boxers y me tiré. Entonces el joven se acercó y empezó a abrazarme, con sus ojos cerrados, como si fuese un sonámbulo. Le quité las manos pero seguía tanteándome. Me destapé, furioso, y lo insulté. Me fui a otro colchón, en una habitación contigua, solo. Tenía un televisor LCD gigante, e hice un poco de zapping hasta quedar dormido.
Desperté al día siguiente y fui al patio de comidas donde un gran tumulto de gente comía. Necesitaba ropa, tenía solo la prenda que llevaba puesta y estaba ya sucia. Mi entrenador, Germán, se acercó y me ofreció los pantalones que llevaba puestos. Le dije que no hacía falta y me respondió que no había problema. Simplemente tenía que elegir una tienda cualquiera, romper la vidriera y llevarme lo que quisiera. Me apenó estar llegando a esa situación.
Por supuesto que no había comida vegana ni vegetariana. Fui a la cocina y todo el alimento estaba protegido en una caja fuerte, cuya puerta la custodiaba una persona… que solo hablaba en francés. Quise hacerme entender, solo quería buscar unas milanesas de soja para mí… pero no me entendía, y me obligaba a retroceder. Obviamente apareció el muchacho francés que había intentado avanzar conmigo la noche anterior y se puso a hablar fluidamente con el guardia de la comida. Me di cuenta que no iba a tener otra opción más que hacerme el que no había pasado nada… o no iba a poder alimentarme.
Salí al patio, donde había una pileta vacía y algunas construcciones de material sobre las que era fácil caminar y trepar a las paredes. De hecho, los muros no eran demasiado altos ni parecían muy resistentes… ¿soportarían un embate zombi? Claramente no, más si sufríamos una horda… esa situación me angustiaba mucho, estábamos comiendo y repartiéndonos la ropa de las tiendas, sin saber que nuestra seguridad pendía de un hilo. Unas hienas cachorras que merodeaban el patio intentaron entrar a la cocina, y me tocó a mí retenerlas. Las levanté en mis brazos, mientras alguien me recomendaba darles un caracol para distraerlas, como si se tratase de darles un caramelo. Yo tenía pánico que me arrancaran un trozo de la cara. Las retuve todo lo que pude, preocupado porque no entren ni que me devoren.
Y me desperté. Eran las 4 de la mañana, demasiado tarde para actualizar el blog.
¿Por qué soñé con zombis? Me da la impresión de que no es la primera vez. Para colmo ni siquiera veía a estas criaturas, eran como una amenaza latente. No estaban, pero estaban.
Si me permiten un análisis barato, me resuenan a los saqueos que se hicieron costumbre a fin de año, y a esa paranoia en la que vivimos. El pánico por aquello que no se ve. Pero siempre en ese contexto de los muertos vivos, donde las reglas de la sociedad empiezan a desmoronarse. Lo que me pasaba por la cabeza mientras veía esa bóveda que guardaba todo el alimento, era que eventualmente se iba a acabar… ¡era un tesoro finito!
Supongo que se le pueden dar 80 vueltas más al sueño. La pregunta es… ¿debería volver a terapia?

Publicado el 20 diciembre, 2013 en http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, sueño. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: