Semana 9: Día 60: El parque de diversiones runner

image
Decathlon. Esa sola palabra resuena en mis oídos como si estuviese hablando de Disneylandia. Cuando uno disfruta de correr (o de cualquier deporte), esta tienda es el paraíso.
No existe en Argentina, lo que la hace muy codiciada por mí en cada viaje. Resultó que tenían una tienda en cada uno de los destinos de mis vacaciones, solo que en Londres ni siquiera la busqué. Mi idea era visitarla en Barcelona, aprovechar sus precios ridículamente bajos y después pedir el descuento del Tax Free para que sea todavía un poco más barato. Pero no pude con mi genio y decidí averiguar dónde podría estar la sucursal de Francia. Resultó que estaba yo robándole wifi a McDonald’s (único motivo por el que estaría en este espantoso restaurante) y decidí curiosear en el Google Maps. Ahí vi que tenía una tienda de Decathlon a poquísimas cuadras, cerquísima del Arco del Triunfo.
Me dirigí raudamente. La disposición del local es muy diferente a los dos que conocí (Madrid y San Pablo), pero la ropa y los precios son exactamente los mismos. Incluso tienen esos llamados “productos azules”, que no son otra cosa que ofertas todavía más bajas. Por 20 euros uno puede comprar de todo, o al menos una prenda de muy buena calidad. Yo iba babeándome y arrojándole cosas a la canasta, hasta que me di cuenta de que me convenía esperar a Barcelona (la tienda más cercana está a 10 cuadras del departamento.
Igualmente no dejé pasar la oportunidad para jugar un poco con sus productos y ver precios. Supongo que en Barcelona se mantendrán esos valores y algunas de esas ofertas (que existen por fin de temporada o sobre stock). Ahí me sentí, como había dicho al principio, en un parque de diversiones, revisando todo, toqueteando, y hasta jugando con cascos y máscaras. Fue más divertido que el ascenso a la Torre Eiffel, con viento y 0 grados de temperatura.
Así que solo jugué, como en cada viaje, y me queda pendiente todavía realmente hacer compras. Pero mañana me resta el fondo por París, como para meter al menos un entrenamiento por ciudad. Estoy cansado, caminé muchísimo y tengo sueño. Así y todo no me puedo perder la oportunidad de entrenar en Francia, a más de 11 mil kilómetros de casa.

Publicado el 26 noviembre, 2013 en Decathlon, Espartatlón III semana 9, París, viaje. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: